Elecciones andaluzas 2018 Zapatero enarbola la bandera de las políticas sociales como "el mejor patriotismo"

  • El presidente del Gobierno que puso en práctica la Ley de Dependencia participa en San Fernando en un acto electoral con el que el PSOE entra en la recta final de la campaña 

Irene García, Manuel Jiménez Barrios, José Luis Rodríguez Zapatero y Patricia Cavada, esta mañana en San Fernando Irene García, Manuel Jiménez Barrios, José Luis Rodríguez Zapatero y Patricia Cavada, esta mañana en San Fernando

Irene García, Manuel Jiménez Barrios, José Luis Rodríguez Zapatero y Patricia Cavada, esta mañana en San Fernando / Román Ríos (San Fernando)

Comentarios 1

El PSOE ha emprendido la recta final de la campaña enarbolando en San Fernando la bandera de las políticas sociales como seña de identidad y compromiso político de la mano del presidente del gobierno que impulsó en 2006 la puesta en marcha de la Ley de Dependencia. José Luis Rodríguez Zapatero –un invitado nada habitual en las convocatorias electorales– arropó al candidato a las autonómicas por la provincia de Cádiz, Manuel Jiménez Barrios, y defendió la "conquista social" que supuso la aprobación de las ayudas a las personas en situación de dependencia en el transcurso de un acto político compartido con los múltiples colectivos y entidades de ayuda mutua que radican en La Isla.

"El sentido último de la política es la política social", llegó a decir el que fuera también secretario general del PSOE durante la década pasada, que se esforzó en centrar su intervención en una mirada "con perspectiva" para resaltar "las cosas que de verdad importan" y que –insistió– "hacen que merezca la vida vivir en este país". El logro de la dependencia, claro está, es una de ellas.

Para el ex presidente del Gobierno –que envidió de los gaditanos su "capacidad de ironía" y para "contemplar la vida con distancia"– estas políticas sociales que para el PSOE "son su prioridad" vertebran "el mejor patriotismo" que pueda existir. "Una nación no es grande por que tenga ni las más grandes banderas ni los más grandes portaaviones sino porque tenga el mejor sistema de dependencia, de sanidad y de educación", afirmó al reivindicar lo público y señalar que los socialistas, claro está, siempre han pretendido "una patria grande" en este sentido. Es decir, "aquella en la que tienen un sitio especial las personas con más dificultad", señaló Zapatero, que reconoció también el trabajo del CERMI, donde se aglutinan y representan todas las asociaciones que trabajan con personas con discapacidad.

Los socialistas –en el acto participaron también la secretaria general del PSOE en Cádiz, Irene García, y la alcaldesa isleña, Patricia Cavada– sacaron pecho de estos logros sociales, que utilizaron para marcar distancia de los rivales políticos en liza a los que en esta campaña que toca ya a su fin y en la que –eso dijo Jiménez Barrios– no se les escucha hablar de propuestas para los andaluces. Andalucía, lamentó, se ha convertido con estas elecciones "en el campo de batalla para dirimir el liderazgo de la derecha".

La dependencia –reiteraron ayer de manera unánime– ha sido siempre una meta, un compromiso, a pesar de las dificultades que ha tenido su aplicación, especialmente durante los peores momentos de la crisis, como recordó también durante el acto la regidora isleña. Un dato salió a relucir ayer durante este acto político: los más de 680 millones de euros que la Junta de Andalucía ha repartido en ayudas a la dependencia.

Para Zapatero, la Ley de Dependencia marcó "un antes y un después" y fue "el código que abrió la puerta a un nuevo horizonte a las personas que no pueden valerse por sí mismas".

El ex presidente del gobierno llegó incluso a reconocer que no hay nada de lo que se sienta más satisfecho de su gestión que de haber conseguido que "ni una sola persona en España quede al albur de su destino y que tenga el apoyo de una administración, de un gobierno, es decir, de sus compatriotas".

El logro social alcanzando con esta ley –dijo– era algo simplemente "inimaginable" hace tan solo 40 años cuando empezó la democracia, cuando se aprobó la Constitución de 1978. Para Zapatero, esa patria social imposible hace unas cuantas décadas –sanidad y educación pública y gratuita, un sistema de pensiones universal y el reconocimiento de los derechos de las personas con discapacidad "que durante siglos han estado preteridas"– lleva inexorablemente el apellido del PSOE.

También aludió el ex presidente del gobierno a las reivindicaciones feministas, a la complicada situación de las mujeres con discapacidad que se ven "doblemente discriminadas" a la hora de buscar trabajo y a la inmigración. Admitió así que "sufre" cada vez que escucha en política decir que "no cabe todo el mundo", "que hay que redoblar las fronteras", "cerrarse" o "imponer nuestras costumbres"... "¿Se imaginan si escucháramos decir eso a un líder político de Alemanoa al referirse a los españoles que han ido allí?", se preguntó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios