Cuatro décadas de ayuntamientos democráticos (12) | Servicio Provincial de Bomberos De cederle vehículos a los ayuntamientos a prestar servicio con profesionales

  • La provincia cordobesa inició la era democrática en materia de bomberos con la Diputación cediéndole vehículos a los ayuntamientos para que llevaran a cabo un servicio que entonces era totalmente amateur, hasta que se profesionalizó con el Consorcio Provincial de Prevención y Extinción de Incendios

Detalle del parque comarcal de bomberos de Puente Genil. Detalle del parque comarcal de bomberos de Puente Genil.

Detalle del parque comarcal de bomberos de Puente Genil. / El Día

Defendía el vicepresidente de la Diputación Salvador Blanco en anteriores páginas de este especial de los 40 años de los ayuntamientos democráticos la importancia del servicio de bomberos que presta la institución provincial. “Recuerdo que hasta principios de los 90 el servicio de extinción de incendios se llevaba a cabo en los municipios de forma comunitaria y con electricistas y fontaneros de los propios ayuntamiento que estaban de guardia y a los que se le había dado cursos al respecto, pero que no eran bomberos profesionales.

Se creó el Consorcio Provincial de Bomberos, que tiene un costo muy importante, el servicio de bomberos de la Diputación ronda los 16 millones de euros y ahora tenemos parques comarcales y un servicio permanente llevado a cabo por profesionales, que no es poco”, puntualizó quien ha sido uno de los testigos y protagonistas de los cambios experimentados por la provincia cordobesa en las cuatro últimas décadas de ayuntamientos democráticos.

Como destaca Salvador Blanco, hasta la creación del Consorcio el servicio de bomberos que tenían los ayuntamientos era muy precario y amateur. Como recuerdan documentos de principios de los 80 de la antigua Comisión de Turismo Parque y Talleres, ese servicio se empezó a mejorar con el inicio de la renovación del parque automovilístico para la extinción de incendios. en esos documentos se detalla que el entonces Servicio Provincial de Bomberos venía funcionando con “vehículos, camión autobombas y Land Rover” cedidos a los ayuntamientos.

En esa época “debido a la incidencia de los fuegos en la provincia durante los últimos años, se inspeccionó el estado de todos esos vehículos existentes; de tal inspección resultó que existían unas deficiencias en equipamiento que inmediatamente hay que corregir”, según detalla el documento de la antigua comisión fechado en 1980, que también incide en las “deficiencias mecánicas” encontradas en otros vehículos.

En el documento se apuntaba además que en colaboración con la Junta de Andalucía se iba a proceder al estudio total de las necesidades que a nivel del servicio de bomberos tenía la provincia. “En tanto se concretan estas actuaciones está prevista la adquisición de dos nuevos camiones autobombas para el año 1981 a fin de esperar la cobertura provincial”, se insiste en el documento de la antigua Comisión de Turismo, Parque y Talleres.

Dicha comisión era también la responsable de el servicio de transportes a los Colegios Provinciales, al Hospital Psiquiátrico y al Centro de Subnormales, así como del servicio de ambulancias al Hospital General y al Psiquiátrico, además del Servicio del Parque Provincial de Vías y Obras, el Servicio de Talleres y el de la gestión del Turismo. “En este último punto, de tanta importancia [el de la gestión turística] la Comisión se encontró que por las Corporaciones provinciales anteriores [a las democráticas] no se había definido ningún programa concreto.

Sólo se había participado en algunas manifestaciones turísticas a nivel de Corporación”, apunta el documento. En el que también quedó reflejado que la Comisión de Turismo, Parque y Talleres planteó la necesidad de crear un programa basado en el desarrollo de un turismo de interior, “es decir, llevar a los cordobeses a que conozcan su provincia, tan rica y tan variada, y al mismo tiempo tan desconocida para nosotros mismos”, incide.

Los tiempos han cambiado tanto y tanto la gestión turística como la del servicio de bomberos nada tiene que ver con las gestiones primitivas y precarias de hace 40 años. Casi a finales de los 90, la Diputación de Córdoba y los ayuntamientos de más de 20.000 habitantes de la provincia constituyeron el Consorcio Provincial de Prevención y Extinción de Incendios y Protección Civil de Córdoba (CPPEIPC) –Cabra, Lucena, Montilla, Palma del Río, Priego de Córdoba y Puente Genil– con el objetivo, como su propio nombre indica, de la prestación de los servicios de prevención y extinción de incendios y salvamento dentro del ámbito de la provincia de Córdoba. Hoy en día en este servicio está consorciado casi el 100% de los municipios cordobeses .

Entre las funciones de este organismo están las de planificación y ejecución de operaciones de prevención y actuación frente a incendios y otros siniestros, la asistencia y salvamento de personas y la protección de bienes. Además, del desarrollo de medidas preventivas y en particular, la inspección en materia de cumplimiento de la normativa de protección frente a riesgos de su competencia. Y en su caso, la elaboración de informes preceptivos con carácter previo a la obtención de licencias de explotación.

También la adopción de medidas excepcionales de protección y con carácter provisional hasta que se produzcan la oportuna decisión de la autoridad competente, respetando en todo caso, el principio de proporcionalidad. Asimismo, la investigación y la elaboración de informes sobre las causas y desarrollo de siniestros; el estudio e investigación en materia de sistemas y técnicas de protección frente a incendios y salvamentos, incluyendo la formación y perfeccionamiento del personal; la participación en la elaboración de planes de emergencia, así como en el desarrollo de las actuaciones previstas en éstos; y la participación en campañas de formación e información a los ciudadanos.

Para el cumplimiento de los fines el Servicio de Bomberos del Consorcio Provincial, se estructura en la actualidad en una decena de parques comarcales y un parque auxiliar, repartidos geográficamente dentro del conjunto de la provincia y ubicados en función a la densidad de población a proteger, la superficie del área a cubrir, los riesgos específicos de cada zona, las comunicaciones con la zona a cubrir y la ayuda conjunta según las necesidades y disposiciones de los parques vecinos en función de apoyo. Los parques comarcales están ubicados en Baena, Lucena-Cabra, Montilla, Montoro, Palma del Río, Peñarroya- Pueblonuevo, Pozoblanco, Priego de Córdoba, Puente Genil y La Carlota, mientras que el parque auxiliar se encuentra ubicado en Hinojosa del Duque, dependiendo del parque comarcal de Pozoblanco.

“Todos los parques están perfectamente equipados y dotados con material y vehículos suficientes para alcanzar los fines para los que fueron creados cubriendo las 24 horas del día los 365 días del año en turnos de 24 horas de permanencia continuada en el parque”, según destacan desde el Consorcio, desde donde añaden que el parque auxiliar de Hinojosa del Duque está operativo con personal presencial en el mismo solamente en turno de día de 12 horas, permaneciendo cerrado durante el turno de noche.

Aunque estos parques del Consorcio Provincial de Prevención y Extinción de Incendios y Protección Civil de Córdoba tienen asignada una zona de cobertura, con un número determinado de pueblos donde deben intervenir ineludiblemente, “el espíritu del Consorcio ha sido crear 11 parques que se apoyen perfectamente unos en otros y se envíen efectivos desde un parque a otro en función de la magnitud del siniestro y de la disponibilidad del personal y su pronta localización”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios