La zarzuela reivindica sus valores con una antología en el Gran Teatro

  • Dirigido por Jesús Peñas y Pascual Osa, el espectáculo revisará el viernes y el sábado algunos de los grandes momentos del género, con la Orquesta de Córdoba y el Coro Ziryab

La presentación del espectáculo, ayer en el Gran Teatro. La presentación del espectáculo, ayer en el Gran Teatro.

La presentación del espectáculo, ayer en el Gran Teatro. / carmen cremades

La presentación ayer en el Gran Teatro de Antología de la zarzuela, espectáculo que celebrará sendas funciones el viernes y el sábado de esta semana (20:30), supuso una reivindicación de los valores culturales y artísticos de este género que, según Pascual Osa, director musical de la propuesta, es "tan difícil y exigente o más que la ópera" y del que hay registrados en torno a 12.000 títulos (mientras que "la ópera no llega a 5.000"). Alrededor de 120 personas entre escenario y foso participan en un montaje que cuenta con Jesús Peñas como director de escena y en el que participarán la Orquesta de Córdoba, el Coro Ziryab (dirigido por Albano García Sánchez), la soprano Inmaculada Almeda, el tenor Israel Lozano, el barítono Javier Galán y el Ballet Filarmonía.

Con vestuario de María Paz Volpini (directora general del espectáculo) y coreografía de José Manuel Buzón, Antología de la zarzuela arranca con el preludio de El barberillo de Lavapiés (Barbieri) para recorrer algunos de los títulos más significativos del género: La Gran Vía (Chueca), El rey que rabió (Chapí), La Tempranica (Giménez), La verbena de la Paloma (Bretón), Pan y toros (Barbieri), La revoltosa (Chapí), Marina (Arrieta), Las hijas del Zebedeo (Chapí) y La Dolores (Bretón). La velada destaca por su "color" y su "diversidad", según Almeda, por sus "paisajes" y su cualidad fotográfica, e invita especialmente a que el público de edades más tempranas se asome a un género que necesita rejuvenecer su cofradía de adeptos.

Antología de la zarzuela, producido por Filarmonía y que cuenta con Plácido Domingo como presidente de honor, ha recorrido el mundo (Berlín, Buenos Aires, Hong Kong, Jerusalén, La Habana, Las Vegas, Lisboa, Londres...) en sus distintas versiones desde su creación en 1966 por José Tamayo, con las voces de Ángeles Chamorro, Mari Carmen Ramírez y Pedro Lavirgen, entre otros. Ha sido visto por alrededor de 17 millones de espectadores.

Volpini subrayó la calidad de la "cantera" española de artistas líricos, para los que pide más oportunidades: "Hay que conseguir que lleguen a los 80 años cantando". Entre ellos, Almeda, nacida en Puente Genil y que desarrolló los estudios de técnica vocal con Carmen Blanco, Carlos Hacar, Juan Luque y Ana María Iriarte.

Con más de 500 trajes y una ambiciosa puesta en escena, esta antología subraya, según Peñas, "la dignidad de la zarzuela, nuestro teatro musical por excelencia, que no desmerece al musical anglosajón ni a la ópera". Un espectáculo de "ritmo trepidante", añadió su director de escena, que a través de su "repertorio vibrante" persigue "que el público se divierta y se emocione". Las entradas valen de 16 a 45 euros y hay un 20% de descuento para los menores de 26 años.

Al fallecer Tamayo en 2003, esta antología perdió continuidad, hasta que fue retomada por sus herederos artísticos, que renovaron su escenografía y vestuario y le asignaron una estructura teatral y musical acorde a las ideas que el creador del espectáculo había desarrollado en sus últimos años.

El Instituto Municipal de las Artes Escénicas (IMAE) cierra con zarzuela el mes de mayo y para junio propone el ciclo Escena Córdoba, que comprende 12 citas, entre ellas el concierto de verano del Colegio Británico y los festivales de fin de curso de varias academias de danza. El programa incluye también los dos últimos conciertos de la temporada de abono de la Orquesta de Córdoba y el estreno de la obra teatral Perfiles ocultos, dirigida por Mariano de Paco y protagonizada por Macarena Gómez y Ferrán González.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios