El Colectivo Prometeo saca a la luz una lista de 180 bienes inmatriculados por la Iglesia

  • Julio Anguita acusa a las administraciones de un delito de "prevaricación" por no poner freno a la "voracidad" eclesiástica

Rueda de prensa del Colectivo Prometeo en el Rey Heredia. Rueda de prensa del Colectivo Prometeo en el Rey Heredia.

Rueda de prensa del Colectivo Prometeo en el Rey Heredia. / barrionuevo

Iglesias, terrenos, viviendas, locales... hasta sumar 180. De esta cifra se compone un listado ofrecido ayer por el Colectivo Prometeo sobre los bienes inmatriculados por la Iglesia Católica en Córdoba, no todos ellos públicos, pero sí "muchos", según denunciaron los representantes del colectivo, del que también forma parte el exalcalde de IU Julio Anguita. En este sentido, el colectivo desgranó que sólo 36 de esos bienes son iglesias o parroquias, entre las que se encuentran la Mezquita-Catedral o San Agustín, templo que se inmatriculó una vez ya había sido reformado con dinero de la Junta de Andalucía y de Cajasur. El resto la lista se compone de 16 plazas de aparcamiento, 36 locales, 55 viviendas, 16 solares, 17 complejos (como el Palacio Episcopal, la plaza del Triunfo o la plaza de la Marina del Parque Figueroa) y tres solares.

El presidente del Colectivo Prometeo, Juan García, detalló que fue con la llegada del Gobierno de José María Aznar cuando la ley permitió de manera más permisiva a la Iglesia inmatricular bienes, teniendo en cuenta que antes aquellos lugares dedicados al culto católico no podían considerarse de su pertenencia. Es así, a partir de 1998, cuando el listado de inmatriculaciones en toda España comienza a crecer de manera exponencial, contabilizándose, según Prometeo, "entre 30.000 y 40.000" bienes inmatriculados en todo el Estado.

Fue Antonio Pintor, otro de los integrantes de esta organización, quien calificó de "negligencia" la "falta de celo" de las administraciones, al tiempo que también instó a los cordobeses a que estén "alerta" porque, dado el listado ofrecido, "el patrimonio artístico cordobés está todo inmatriculado". Pintor criticó además la forma de actuar de la organización eclesiástica por "justificar" que esas inmatriculaciones se hacían para poner los bienes al servicio público, cuando, apostilló, "la ley dice que se hace para vender, alquilar o ejercer dominio" y que "no tienen fines pastorales".

Juan Rivera y Pedro Antúnez, también de Prometeo, ejemplificaron parte de lo ocurrido en Córdoba. Nombraron el caso de la plaza del Triunfo, sobre la cual, aseguraron, el propio Obispado renegaba que fuera suya. También hablaron de algunos casos, como los ocurridos con ermitas en el cementerio de la Salud o la de la plaza del Pocito, las cuales la Iglesia inmatriculó incluyendo a su vez varios metros a su alrededor, en algunas ocasiones con terrenos de 500 o 600 metros cuadrados. Se refirieron además a la plaza de la Marina del Figueroa, donde hay una iglesia, la cual inmatricularon incluyendo el resto de la plaza, unos 3.000 metros cuadrados.

Julio Anguita recordó que "el estado de derecho tiene que defender los bienes públicos" y añadió que "cuando se aparta de eso" comete "prevaricación". Por ello, el exalcalde de Córdoba y dirigente histórico de IU hizo un llamamiento a la ciudadanía para que "se dé cuenta de que está sufriendo un robo". Además, hizo alusión de nuevo a la plaza del Triunfo, reformada durante su época de alcalde, y sobre lo que sentenció: "El Ayuntamiento que yo presidí no daba un duro a algo que no fuera municipal".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios