Fallas 2019 | Primera corrida de la Feria de Valencia

Octavio Chacón se estrena en Valencia con sangre y triunfo

  • El gaditano corta una oreja a ley

  • Rafaelillo y Varea, de vacío en una desigual 'victorinada'

El segundo toro de Victorino Martín, ‘Bordón’, le infiere una cornada en la zona escrotal a Octavio Chacón. El segundo toro de Victorino Martín, ‘Bordón’, le infiere una cornada en la zona escrotal a Octavio Chacón.

El segundo toro de Victorino Martín, ‘Bordón’, le infiere una cornada en la zona escrotal a Octavio Chacón.

Comentarios 1

La primera corrida de la Feria de Fallas, con toros de Victorino Martín, que retornaba tras trece años de ausencia, comenzó con el triunfo y la sangre derramada de Octavio Chacón en su debut en la plaza de Valencia.

Salió Bordón, vareado, protestado de salida. Chacón cosechó palmas por el manejo perfecto con el capote. El animal cumplió en varas. El diestro gaditano apostó fuerte y en los primeros compases con la muleta, en un pase de pecho con la diestra, el toro, que se revolvía con prontitud, se quedó debajo y buscó la femoral del torero, que quedó colgado del pitón izquierdo en unos segundos interminables en los que luchaba para zafarse y en los que giró sobre el puñal del victorino. Cuando pudo ponerse en pie se podía apreciar un agujero en la taleguilla, a la altura del escroto, rodeado de sangre. Con la cara ensangrentada y sin chaquetilla, el espada hizo frente con gallardía y agallas ante un burel al que mató de estoconazo para ganar, a ley, la primera oreja concedida en esta Feria de Fallas 2019 con la que pasó a pie y directamente a la enfermería, donde le operaron.

Chacón tuvo el gesto de lidiar su segundo toro tras pasar por el taller de reparaciones. Quiso salir a toda costa y –tras cambio de turno– pisó la arena entre una atronadora ovación. Lidió al que cerró plaza, el toro más imponente del festejo, que fue a menos en una faena voluntariosa, pausada y con reposo. El astado le tapaba la salida en la suerte suprema y no pudo matar al primer envite.

El murciano Rafaelillo se entregó con oficio y disposición ante su lote. Con el que abrió plaza, un toro que desde su salida humillaba tras las telas y que cumplió en varas, Rafaelillo se la jugó en dos largas cambiadas junto a tablas. Brindó su faena a los cirujanos de la enfermería. Su labor estuvo salpicada con algunos buenos muletazos sueltos pero que no llegó a romper.

Con el complicado cuarto, Rafaelillo se fajó en una lidia peleona, en la que no acertó en la suerte suprema.

Varea, torero castellonense poco placeado y sin apenas experiencia ante este hierro, que sustituía a Fortes, intentó torear con suavidad a sus oponentes;aunque no siempre acertó y manejó mal la espada. Con el corniabierto tercero, con nobleza, al que recibió con una larga cambiada a portagayola, realizó una labor muy larga con altibajos, que comenzó y cerró con sendos desarmes y en la que logró algunos pases, especialmente al natural. Falló con los aceros.

Con el quinto, Varea consiguió momentos de gran calidad con el capote, dibujando una media espléndida. Faena correcta, brillando nuevamente en algunos muletazos con la diestra, por el mejor pitón del astado.

Octavio Chacón, que se estrenó en Valencia con un importante triunfo y una cornada, dejó patente que quiere aprovechar al máximo sus oportunidades en 2019.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios