28F: Día de Andalucía

Gabriel Pérez Alcalá, “Loyola es una universidad del siglo XXI”

  • Pérez Alcalá, Rector de la Universidad, desgrana las claves de Loyola, su importancia en la sociedad y la calidad de su amplia oferta educativa.

Gabriel Pérez Alcalá, “Loyola es una universidad del siglo XXI”

Gabriel Pérez Alcalá, “Loyola es una universidad del siglo XXI” / Archivo

Gabriel Pérez Alcalá (Jaén, 1961) es licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad Pontificia de Comillas y doctor en Ciencias Económicas por la Universidad de Córdoba. Ha sido becario de investigación del Deustcher Akademischer Austauschdienst (DAAD) y profesor visitante de Economía en las Universidades de Lüneburg, Passau y Munich (Alemania) y Linz y Viena (Austria). Fue editor de Economía en Cambridge University Press y es miembro de la American Economic Association y de la European Economic Association. Desde 2011 es Rector de la Universidad Loyola.

¿Cuál es el contexto la Universidad Loyola en el ámbito universitario andaluz?

– La Universidad Loyola, promovida por la Compañía de Jesús, es la undécima del sistema universitario andaluz y la primera privada de iniciativa social de Andalucía. Reconocida por el Parlamento Andaluz en 2010, inició su actividad en el curso 2013-14. En el presente curso 2019/2020 cuenta con un amplio catálogo de programas en Ciencias Sociales e Ingeniería, tanto en el nivel de grados como de másteres, y unos 3.700 estudiantes cursan estudios en sus dos Campus en Córdoba y Sevilla.

Precisamente, ¿cuál ha sido el papel de la educación superior en 40 años de Autonomía?

– Como en toda España, ha sido uno de los motores fundamentales para la transformación social, económica y política. Sin el crecimiento en el número de Universidades y de plazas universitarias en Andalucía en estos 40 años no hubiera sido posible la sociedad democrática y desarrollada de la que disfrutamos. Creo que el impulso dado desde la Educación Superior, desde las universidades públicas andaluzas, ha sido esencial para nuestro desarrollo. Y es un impulso del que la ciudadanía andaluza debe sentirse orgullosa y, al mismo tiempo, agradecer.

Pero, al mismo tiempo, hemos de ser conscientes de que este impulso no ha sido suficiente para sacar a Andalucía de su secular atraso relativo frente a otras regiones. Hemos, pues, para ganar el futuro, de perseverar en una Educación superior de calidad, competitiva, abierta a las nuevas tecnologías, dinámica. Y en este futuro creemos, desde la Universidad Loyola, que tenemos un papel que jugar.

¿Qué ha ofrecido y ofrece la Universidad Loyola diferente?

– La primera diferencia de la Universidad Loyola es que quiere formar, ante todo, personas con valores, pues queremos “formar hombres y mujeres para y con los demás” que ayuden a resolver los problemas del mundo. Nuestro concepto de Universidad es experiencial porque creemos que sólo se aprende desde la vivencia de lo aprendido, compartiendo con otros el aprendizaje, trabajando en proyectos que traten de problemas reales, mezclando saberes y abriéndose a experiencias que van desde el voluntariado o la cultura hasta lo profesional. Loyola forma, ante todo, personas. Personas responsables

La segunda diferencia es que Loyola nació internacional porque es una universidad del siglo XXI. En Loyola ofrecemos una experiencia académica internacional, pues, además de estar en las redes europeas Erasmus, la Universidad Loyola pertenece a la Asociación Internacional de Universidades Jesuitas (IAJU) donde comparte red con un total de 193 universidades jesuitas, que facilitan estancias de intercambio en USA, Latinoamérica, Asia, etc. Nuestra Universidad cuenta más de 200 convenios de intercambio activos con universidades extranjeras en todo el mundo. Cada año contamos con más de 500 estudiantes internacionales de más de 40 nacionalidades diferentes. Este carácter internacional se extiende también hasta el 9% de nuestros profesores, que provienen de otros países.

Un tercer elemento diferencial es la preocupación constante por la empleabilidad de nuestros titulados, por lo que contamos con un servicio de Carreras profesionales para orientarlos. Desde él se gestionan más de 700 convenios de colaboración con empresas e instituciones, tanto españolas como extranjeras, que facilitan más de 2.000 prácticas para estudiantes de todas las titulaciones. Así mismo se ofrece una orientación laboral personalizada y se organizan sesiones de reclutamiento en los campus, lo que da como resultado un índice medio de empleabilidad de nuestros egresados de más del 90%.

Y, concretamente, ¿qué grados y másteres podemos destacar?

– La Universidad Loyola ofrece la posibilidad de estudiar en sus campus hasta 63 itinerarios diferentes de grado (28 de Grados dobles, 19 de Grados Plus, que combinan un grado oficial con un título propio, y 16 de Grados simples), en las áreas de Administración y Dirección de Empresas (ADE), Economía, Comunicación, Criminología, Derecho, Educación, Ingeniería, Psicología y Relaciones Internacionales. Asimismo, cuenta con una oferta formativa de postgrado compuesta de 11 másteres dobles, 12 másteres simples, 3 Máster Plus (que combinan un máster oficial con un título de experto), así como 5 títulos de experto que pueden cursarse de forma independiente; 3 programas de doctorado y formación executive.Nuestra oferta se va completando y actualizando cíclicamente en función de las demandas del mercado laboral y de los intereses que manifiestan los estudiantes de los distintos niveles.

El Rector de la Universidad durante la entrevista. El Rector de la Universidad durante la entrevista.

El Rector de la Universidad durante la entrevista. / Archivo

¿Algún programa que solo vosotros ofrezcáis?

– Uno de los programas más atractivos que puede ofrecer la Universidad Loyola en exclusiva es el Dual Business Degree que ofertamos en colaboración con la Universidad Loyola Chicago. Es un programa único que otorga una doble titulación con reconocimiento oficial en Estados Unidos y la Unión Europea. A este innovador programa formativo se accede a través de las distintas especializaciones del grado en Administración y Dirección de Empresas, que se imparten en la Universidad Loyola.Todos los alumnos que cursen en la Universidad Loyola el grado de ADE en sus distintas versiones, ADE, ADE Bilingüe o grados dobles de ADE podrán ser seleccionados para cursar el Dual Bussines Degree. Aquellos alumnos que demuestren su excelencia durante el primer curso del grado en Administración y Dirección de Empresas de la Universidad Loyola, tendrán la oportunidad de ser seleccionados para estudiar un itinerario exclusivo.

Durante cuatro años, los estudiantes, que son seleccionados poco después de que cierren las actas de las notas del primer cuatrimestre de primero, completan su formación, ya sea en el Campus de Córdoba o el de Sevilla, con estancias internacionales en la Loyola University Chicago.

¿Qué perfil de alumnado tienen?

– El alumnado de Loyola procede sobre todo de Andalucía, Extremadura y Castilla-La Mancha, aunque tenemos alumnos de toda España. Además, más del 15% de los alumnos que pasan por nuestras aulas cada año son extranjeros, procedentes de países de todo el mundo.Entre los nacionales contamos con un buen número de estudiantes que se benefician de algún tipo de premio a la excelencia, beca o ayuda que les facilita estudiar con nosotros y alcanzar sus objetivos académicos.

Creo que podemos decir que tenemos unos estudiantes excelentes, pues la nota media de acceso es superior a 7 sobre 10 y el régimen de exigencia en nuestra Universidad es alto.

¿Qué suelen demandar?

– Entre las titulaciones más demandadas por los estudiantes que llegan a Loyola están sobre todo Psicología, las titulaciones dobles de Administración de Empresas, Relaciones Internacionales, Derecho o Comunicación.

Además, en nuestra Universidad se solicitan mucho los intercambios internacionales (más de 350 alumnos españoles hacen estancias en Universidades extranjeras cada año). Por último, destacaría la gran participación que hay en las actividades extraacadémicas como el Club de Debate, Voluntariado, el Grupo de Teatro, los equipos deportivos de diversas disciplinas, etc.

¿Qué tipo de pedagogía o metodología mantiene el profesorado con los alumnos?

– En la parte personal, ya me he referido anteriormente a la importancia que damos a la educación en valores. En Loyola ponemos a la persona en el centro de nuestra acción educativa y de nuestra misión transformadora en el mundo. Desde las asignaturas y desde los servicios se cuida de manera especial el crecimiento de las personas en el marco de una universidad global. Lo hacemos propiciando la reflexión sobre las grandes cuestiones que preocupan al hombre y la mujer de hoy en diálogo con los valores que deben configurar nuestro mundo: la responsabilidad, el compromiso con otros, la solidaridad con los más desfavorecidos, la preocupación por el Planeta.

En cuanto a la parte más académica, nuestra institución está concebida como una universidad experiencial, donde es importante participar en clase para poder adquirir conocimientos y trabajarlos en colaboración con los profesores y el resto de estudiantes, no solo de la carrera escogida, sino de otras carreras, colaborando frecuentemente en proyectos conjuntos. Por eso nuestros campus cuentan con todas las titulaciones que impartimos en el mismo espacio físico, para favorecer el encuentro, el intercambio y la colaboración.Para apoyar todo este proceso, la Universidad cuenta con la Unidad de Formación e Innovación Docente (UFI), que ayuda al profesorado en sus procesos de innovación pedagógica, ofreciéndoles formación y recursos como metodologías activas, estrategias didácticas o buenas prácticas, y con un espacio de autograbación de vídeos, ¡la sala “Flippa!” en la que los docentes pueden grabar píldoras de vídeo que consideren que pueden ser un apoyo a sus clases.

Entiendo que las TIC’s forman parte de las mismas, ¿no?

– Las nuevas tecnologías son un elemento facilitador de la formación, por eso nuestros campus incorporan toda la tecnología aplicable al ámbito académico con aulas que permiten trabajar y mostrar contenidos en formato digital, con acceso a internet en todas las instalaciones, laboratorios, estudios de TV y Radio o salas de informática (PC y Mac) perfectamente equipadas.

Propician intercambios académicos. ¿Qué impresión tienen y se llevan el profesorado y alumnado visitantes? ¿Qué comentan sobre la idiosincrasia andaluza?

– Ya he resaltado el importante volumen de intercambios académicos que llevamos a cabo cada año, tanto de estudiantes extranjeros que vienen a nuestra universidad, como de nuestros estudiantes que realizan estancias en alguna de las más de 220 universidades por todo el mundo con las que mantenemos convenios de colaboración. La valoración general de su experiencia por parte del profesorado y estudiantes que nos visitan suele ser ampliamente positiva, no solo por la experiencia académica en sí, que es una parte muy apreciada, sino también por todo lo que rodea al hecho de poder estudiar o enseñar en dos ciudades como Córdoba y Sevilla que tienen tanto que ofrecer. Se valora positivamente desde el clima, hasta el carácter abierto de los andaluces, pasando por la gastronomía, la cultura, la música e incluso las muchas oportunidades para desplazarse y conocer más de cerca otras ciudades, la cultura y la historia de nuestra comunidad autónoma.¿Podría destacar algún proyecto académico presente y futuro por favor?

– Académicamente tenemos muchos planes, pero baste decir ahora mismo que continuaremos aumentando nuestra oferta formativa, teniendo en cuenta no sólo lo que nos expresan los estudiantes, sino lo que el mercado laboral demanda actualmente y puede demandar en el futuro próximo.En cuanto al crecimiento de la Universidad, estamos en el proceso de integrar la Facultad de Teología que la Compañía tiene en Granada y, en los próximos cursos, reforzaremos los servicios que ofertamos en nuestros campus de Córdoba y Sevilla.