Sociedad

El tren de residuos nucleares alemán llega a su estación de destino tras los incidentes

  • Unos 3.000 militares antinucleares bloquearon las vías férreas para impedir el viaje del convoy

El tren cargado de desechos radiactivos alcanzó ayer su estación de destino, Dannenbergen (Alemania), después de tres días de viaje obstaculizado por militantes antinucleares.

El convoy cargado con 123 toneladas de residuos entró en una estación de descarga donde los contenedores eran transbordados a camiones para recorrer por carretera los últimos 20 kilómetros hasta el sitio de almacenamiento de la mina de Gorleben, en la región de Baja Sajonia.

El tren permaneció bloqueado durante toda la madrugada del lunes a unos 25 kilómetros de Dannenberg, donde 3.000 militantes antinucleares ocuparon la vía férrea, el cuál reinició su recorrido después de que la policía desalojara a los militantes.

Se trata del duodécimo convoy que desde 1995 lleva a Alemania desechos nucleares alemanes tratados en Francia y nunca la movilización de los opositores fue tan importante como ahora.

El movimiento antinuclear se ha fortalecido en Alemania desde que el Gobierno liberal-conservador de Angela Merkel decidiera este año prolongar la explotación de las 17 centrales nucleares, que su predecesor socialdemócrata Gerhard Schröder quería cerrar en 2021.

En la madrugada de este lunes, muchos de los 3.000 militantes antinucleares que bloqueaban las vías aceptaron partir por sus propios medios al llegar la policía.

Otros, sin embargo, se resistieron, y algunos, que intentaron volver a las vías tras ser desalojados o que no querían moverse, fueron puestos en detención provisional en tiendas de campaña, según una portavoz de la policía.

Durante la jornada se produjeron enfrentamientos violentos, en los que los agentes recurrieron a las matracas, los gases lacrimógenos y los cañones de agua. Según la Policía, hubo heridos de ambos lados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios