Sociedad

El 40% de los hogares gitanos están ubicados en barrios vulnerables

  • Un estudio ha identificado 91.965 viviendas para una población cercana al medio millón de personas · Aunque hay una tendencia a la "normalización", la infravivienda afecta casi al 12% del colectivo

El 88% de los gitanos residen en viviendas normalizadas en España (pisos, casas, adosados) aunque cuatro de cada diez, un 40%, de estos inmuebles, se localizan en barrios vulnerables y en más de la cuarta parte de los casos, tienen severas carencias estructurales, según el Mapa sobre Vivienda y Comunidad Gitana en España 2007 presentado ayer por la Fundación Secretariado Gitano (FSG) en Madrid.

El estudio, que contó con la participación del Ministerio de Vivienda, analiza la situación residencial de la comunidad gitana y su evolución desde 1991, cuando se elaboró el único precedente documental sobre la materia. Así, se han analizado 1.145 municipios, 2.948 barrios y asentamientos y se han identificado 91.965 viviendas para una población cercana al medio millón de personas, el 70% de los cuales está en Andalucía, Comunidad Valenciana, Madrid y Cataluña.

En conclusión, presenta una "tendencia a la normalización" entre el colectivo, aunque refleja "una persistencia de la infravivienda", ya que en el 11,9% de los casos, los gitanos residen en chabolas, cuevas, viviendas móviles, edificios no habitables o casas en avanzado estado de deterioro. Esta cifra ascendía al 31% hace quince años.

En cuanto a la localización residencial, el análisis refleja la tendencia del colectivo al "arraigo" en barrios con antigüedad por encima de los 15 años, lo que se da en el 77% de los casos, y a la concentración, pues en el 40,9% de las zonas se localizan más de una decena de viviendas ocupadas por gitanos. Según el director de la FSG, Isidro Rodríguez, este agrupamiento provoca la "estigmatización de los barrios" donde residen.

Las zonas más comunes son los barrios de primera o segunda expansión de las ciudades, donde vive el 24,4% de los gitanos; los barrios periféricos, con un 24,2% y el casco antiguo, donde vive el 18,7%. Además, hay un 21,8% que vive en casas dispersas dentro del conjunto urbano y un 6% que reside en "asentamientos segregados del núcleo urbano", una cifra cuatro puntos porcentuales por debajo de la registrada en el estudio de 1991.

Sobre la calidad residencial, el estudio incide en que el 40,6% de la población gitana está instalada "en un ambiente en el que se producen situaciones sociales calificadas como de especial vulnerabilidad", relacionadas con la inseguridad ciudadana, la baja calidad de los servicios públicos o el impacto de los suministros, porque si bien se han "mejorado las instalaciones básicas", un 4% carece aún de agua corriente, según explicó Rodríguez.

Para acceder a la vivienda, el colectivo acude en más de la mitad de los casos a la vivienda protegida, mientras que el 42,1% recurre al mercado libre. En ellas vivirán de media unas 4,9 personas, aunque en el 18% de los casos la media son más de seis.

Por su parte, la ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, explicó que el Gobierno está trabajando, de forma coordinada con las comunidades y ciudades autónomas para mejorar las condiciones de acceso a la vivienda de los grupos más vulnerables.

"Este estudio se configura como una herramienta básica para mejorar la información y el conocimiento de la población gitana en relación con la vivienda y facilita el diseño de políticas eficaces por parte de las diferentes administraciones para intentar paliar los problemas que sufre este colectivo", dijo Corredor.

En la presentación, el presidente de la FSG, Pedro Puente, recorsó que la comunidad gitana española representa la minoría étnica más importante en España y Europa y que después de casi seis siglos de historia sigue siendo el colectivo más rechazado y uno de los más excluidos social y económicamente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios