Ciencia

Microalgas: « the green power »

  • M.Esther Pérez Pérez, Científica Titular CSIC del Instituto de Biología Vegetal y Fotosíntesis (IBVF), explica los efectos positivos de experimentar con microalgas.

Muestras de microalgas para su estudio Muestras de microalgas para su estudio

Muestras de microalgas para su estudio

Comentarios 0

Las microalgas constituyen un grupo de microorganismos muy heterogéneo que pueden vivir en hábitats muy diversos; se encuentran tanto en agua dulce, como salobre o salina, en suelos húmedos e incluso en ambientes con condiciones extremas.

Las microalgas son microorganismos fotosintéticos, es decir, son capaces de utilizar la energía solar para producir compuestos orgánicos y oxígeno, además de eliminar dióxido de carbono atmosférico.

Estos pequeños seres vivos son de gran relevancia para la biosfera, ya que además de constituir la base de la cadena trófica, tienen una enorme importancia ecológica y pueden ser empleadas para frenar el cambio climático debido a su alta capacidad de eliminar CO2. De hecho, la mayor producción de oxígeno y fijación de CO2 del planetatiene lugar en los océanos, gracias a la fotosíntesis realizada por estos microorganismos.

Hace millones de años, gracias a los antecesores de las microalgas actuales, la atmósfera pasó de una composición reductora a otra oxidante, haciendo posible la vida tal y como la conocemos actualmente.

Asimismo, las microalgas tienen un gran potencial biotecnológico, ya que producen y acumulan compuestos de interés para la industria o que pueden ser aprovechados para la generación de biocombustibles.

Actualmente, las microalgas se utilizan en diversos sectores, desde la agricultura hasta la nutrición humana, pasando por la acuicultura y la industria farmacéutica. Además, en los últimos años, la investigación en microalgas ha aumentado notablemente debido a su capacidad de acumular lípidos en ciertas condiciones ambientales, por lo que pueden ser utilizados para la producción de biodiesel.

Las microalgas son consideradas biocombustibles de “segunda generación” que podrían generar una energía limpia y sostenible en el futuro cercano. Las microalgas presentan una serie de ventajas respecto a las plantas, o biocombustibles de “primera generación”, como son su rápido crecimiento, sus sencillos requerimientos nutricionales y su capacidad de adaptarse a ecosistemas muy diversos; además, al no utilizar terrenos agrícolas, no compiten con la alimentación humana.

En resumen, las microalgas son pequeñas “biofactorías verdes” que podrían ser utilizadas para generar energía sostenible al mismo tiempo que contribuyen a la eficiente eliminación de CO2 y a la producción de O2.

Laboratorio de microalgas. Laboratorio de microalgas.

Laboratorio de microalgas.

La investigación en el Instituto de Bioquímica Vegetal y Fotosíntesis (Grupo “Señalización celular en Chlamydomonas”, IBVF, CSIC-Universidad de Sevilla) trata de elucidar cuáles son los mecanismos moleculares implicados en la regulación del crecimiento de las microalgas, y más concretamente en el papel de la autofagia en el crecimiento bajo condiciones de estrés.

La autofagia es un proceso degradativo altamente conservado en todos los organismos eucariotas gracias al cual las células son capaces de eliminar y reciclar el material celular dañado o inservible.

Se investiga el papel de la autofagia en la adaptación a condiciones adversas o limitantes, así como su conexión con la producción de lípidos que pueden ser utilizados como biocombustibles.

Para ello, se utilizan dos microalgas verdes: Chlamydomonas reinhardtii, una microalga modelo ampliamente utilizada en laboratorios de todo el mundo, y Chlamydomonas urium, una nueva microalga extremófila, aislada recientemente del nacimiento del río Tinto (Nerva, Huelva).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios