EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Decepción entre los ecologistas

La Cumbre del Clima se clausura sin frío ni calor

  • La COP25 concluye con un llamamiento a aumentar la ambición climática en 2020 y cumplir el Acuerdo de París

  • No alcanza un acuerdo para regular los mercados de carbono y ordenar el comercio de los derechos de emisión en un sistema único para todo el mundo

Concentración de la plataforma Fridays for future este pasado viernes durante la Cumbre del Clima que se ha clausurado este domingo en Madrid. Concentración de la plataforma Fridays for future este pasado viernes durante la Cumbre  del Clima que se ha clausurado este domingo en Madrid.

Concentración de la plataforma Fridays for future este pasado viernes durante la Cumbre del Clima que se ha clausurado este domingo en Madrid. / Ferndo Villar (EFE)

Ni frío ni calor, tan sólo una declaración de intenciones entre un mar de desacuerdos, el balance a grosso modo de la Cumbre del Clima (COP25) más larga de la historia, que se cerró ayer en Madrid.

La COP25 ha concluido este domingo con un llamamiento a aumentar la ambición climática en 2020 y cumplir el Acuerdo de París que compromete a los países a evitar que la temperatura del planeta suba este siglo por encima de 1,5 grados.

Sin embargo, no se ha alcanzado un acuerdo para regular los mercados de carbono (previstos en el artículo 6 del Acuerdo de París) y ordenar el comercio de los derechos de emisión en un sistema único para todo el mundo, y se ha pospuesto para la próxima conferencia, que se celebrará en Glasgow.

La más larga Cumbre del Clima 

El acuerdo final llegaba dos días después de la jornada prevista para el cierre, en un tiempo de descuento que ha convertido la cita de Madrid en la Conferencia del Clima más larga de la historia; había sido la que más deprisa se organizó, porque España montó la cita en apenas un mes, después de la renuncia de Chile por la grave crisis que vive el país.

Las organizaciones ecologistas en España lamentan la "gran brecha" entre las demandas de la sociedad y la "inacción" demostrada por los gobiernos en las negociaciones de la COP25 con una declaración final que "no ha estado a la altura de la urgencia".

En declaraciones a los medios a las puertas del plenario donde la presidencia chilena de la COP25 ha aprobado el documento definitivo, la directora ejecutiva de SEO/BirdLife, Asunción Ruiz, ha subrayado que "lamentablemente, los resultados no han estado a la altura ni de la ciencia ni de los gritos de la calle".

Ruiz se ha congratulado de que "al menos, se ha logrado introducir la naturaleza y su función en la lucha contra el cambio climático, gracias a que muchos países han logrado aislar a Brasil en su pretensión de no incorporar el papel de los océanos y el uso de la tierra" en esta lucha. 0

Mar Asunción, responsable de Clima y Energía de WWF, ha afirmado por su parte que la sociedad civil está "bastante decepcionada", porque después de dos semanas "clamando por una mayor ambición", ésta no está garantizada.

Fuerte descontento ecologista: "No hay ningún compromiso que impida el aumento de la temperatura del planeta en 3 grados"

"No hay ningún compromiso que impida el aumento de la temperatura del planeta en 3 grados", ha subrayado la representante ecologista, quien ha calificado el texto de "demasiado débil" para garantizar que todos los países presenten compromisos más ambiciosos y en línea con la ciencia en 2020.

En cuanto al aplazamiento de la regulación de los mercados de carbono, Mar Asunción ha señalado que se trata de "un mal menor", pues lo peor es que hubieran salido reglas "que no garantizasen la salvaguarda, ni ambiental ni social", de esos mercados.

La ministra en funciones de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha reconocido a su vez que el resultado de la COP25 "deja un sabor de boca agridulce".

"Es una conferencia que deja un sabor de boca agridulce porque, aunque a mi juicio pesa lo positivo, hay algunos elementos que hemos echado en falta", señaló en declaraciones a los medios al concluir el cónclave.

Así, en el lado agrio ha colocado el no haber podido completar el trabajo en torno a los mercados globales de carbono para cerrar definitivamente el libro de reglas del Acuerdo de París hubiera, así como la ausencia de compromisos" mucho más contundentes y mucho más serios", así como concretos, por parte de las grandes economías.

En el lado, positivo ha situado el poder imponer la agenda multilateral, "a pesar de las dificultades" porque hay grandes países que no querían acelerar la acción climática.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios