Semana Santa

Citas indispensables para vivir la Cuaresma más intensa de la provincia de Córdoba

  • Baena, Cabra, Lucena, Priego de Córdoba y Puente Genil, municipios que forman parte de la red Caminos de Pasión, organizan innumerables actividades hasta el Viernes de Dolores

Miserere en Baena. Miserere en Baena.

Miserere en Baena. / Caminos de Pasión

La Cuaresma se vive con intensidad en todos los municipios de Córdoba. Aunque es en el Sur de la provincia donde la cuenta atrás hacia la Semana Santa se disfruta con la mayor pasión posible, con misereres, originales belenes pasionistas, saetas, concursos fotográficos o traslados de imágenes. Baena, Cabra, Lucena, Priego de Córdoba y Puente Genil, que integran la red Caminos de Pasión, ofrecen innumerables propuestas hasta el Viernes de Dolores que aquí repasamos, aunque cualquier localidad cordobesa merece una escapada.

Baena

Coliblancos y colinegros en Baena. Coliblancos y colinegros en Baena.

Coliblancos y colinegros en Baena. / Sara Núñez

La música protagoniza gran parte de la Cuaresma en Baena, que en la víspera de San José reúne cada año a más de tres 3.000 tamborileros que recorren su casco histórico visitando los candelorios o candelas que la chiquillería enciende en las plazas y calles de la localidad. De gran arraigo es también el concurso local de redobles y el recital de saetas, una tradición que se transmite de padres a hijos y que se mantiene viva en escuelas especializadas. La clausura del taller de saetas, el pregón del judío y la elección del cofrade ejemplar, la exposición fotográfica del premio Arco Oscuro y los populares misereres ofrecen al visitante una buena muestra de la intensidad con que se vive la fiesta religiosa en este municipio cordobés.

Imprescindible: Los misereres. En su origen, eran actos penitenciales de arrepentimiento que se realizaban para alcanzar la reconciliación con Dios tras haber pecado. En la localidad de la Campiña Este, donde esta tradición se remonta a fechas anteriores al siglo XVIII, estos actos consisten en desfiles de las cofradías y hermandades a las iglesias en las que se encuentran sus santos titulares. Tras el recorrido, se lleva a cabo una función religiosa en la que se interpreta el popular miserere, un canto penitencial que en Baena tiene su propia partitura de letra y música. Se celebran desde el Miércoles de Ceniza durante todos los viernes de Cuaresma.

Cabra

Belén Pasionista de la hermandad de la Sangre. Belén Pasionista de la hermandad de la Sangre.

Belén Pasionista de la hermandad de la Sangre. / El Día

Las hermandades organizan un sinfín de actos que ponen de manifiesto la entrega y devoción con que celebran su fiesta grande. Así, es habitual encontrar traslados como el de Nuestro Padre Jesús Nazareno en el Santo Sepulcro, que va desde la iglesia de San Juan de Dios hasta la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, y vía crucis como los del Cristo de la Sangre, el Santísimo Cristo de las Almas, Jesús de las Penas, El Calvario o El Cristo de la Salud, entre otros.

Muy esperado es también el Pregón de la Hermandad de la Expiración que celebra su 34 edición, así como los recitales de saetas o el concierto de marchas procesionales, que organiza la Asociación Instructivo Musical Banda de Música de Cabra, fundada en el último tercio del siglo XIX. En estas fechas se lleva a cabo también la Noche de Nissan, una interesante ruta que da a conocer la Semana Santa del municipio visitando las imágenes que procesionan en Semana Santa en cada una de sus Iglesias, las casas hermandad o los ensayos de las bandas.

Imprescindible: El Belén Pasionista. Curioso y llamativo belén, puesto en marcha por la Cofradía del Santísimo Cristo de la Sangre Tambores Enlutados, que recoge una escenificación de la Semana Santa egabrense con todo tipo de detalles y efectos. Puede visitarse durante toda la Cuaresma.

Lucena

Vía crucis en Lucena. Vía crucis en Lucena.

Vía crucis en Lucena. / El Día

Para tener una experiencia completa de cómo Lucena vive su Semana Santa, no hay nada como visitar las casas hermandad que en Cuaresma celebran jornadas de puertas abiertas. En todas ellas se vive un ambiente de cofradía y santería que acerca al visitante a los secretos de esta devoción.

También es una ocasión perfecta para degustar los buenos caldos de la tierra con los tradicionales bolos lucentinos o postres tradicionales como los gajorros; para acudir a la misa del santero ante María Santísima de Araceli, que se realiza en su santuario, o para sentir la conmoción del vía crucis del Silencio, el más antiguo de Lucena, donde el Cristo de la Salud y Misericordia, el del Silencio, es acompañado por sus hermanos enlutados que van tocando un toque de ronco tambor muy particular, mientras se van haciendo las estaciones del vía crucis ante un conmovedor y riguroso silencio.

Imprescindible: Solemne miserere de Nuestro Padre Jesús Caído y solemne miserere en la capilla de Nuestro Padre Jesús Nazareno. El primero, organizado por la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Caído y María Santísima de la Salud y la asociación musical de Cámara Elí Hoshaná, interpreta el miserere Deus de Gregorio Allegri compuesto para ocho voces mixtas.  En el segundo, la Hermandad de Tambores de Lucena realiza por las calles la llamada de hermanos con el tradicional toque del tambor lucentino y el toque del torralbo, tradicional toque de cornetín, hasta llegar a la capilla desde donde sale la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno al llanete, para el Solemne Miserere al término del cual da la bendición al pueblo.

Priego de Córdoba

Procesión de Jesús de la Columna. Procesión de Jesús de la Columna.

Procesión de Jesús de la Columna. / El Día

Priego de Córdoba es un pueblo de gran belleza artística y monumental cuya herencia musulmana se hace patente en sus calles, que durante la Cuaresma se llenan de matices en forma de música, saeta y otras manifestaciones religiosas y populares de las que participan vecinos y visitantes. Una devoción que se vive entre conciertos de marchas procesionales, como el de la banda de la Soledad Coronada, que congrega cada año a multitud de público; vía crucis, como el de Jesús Preso, y traslados como el de Nuestro Padre Jesús de la Columna al altar mayor, que tiene lugar en la iglesia de San Francisco y recoge uno de los momentos de gran belleza durante la Cuaresma prieguense por la belleza de su imagen. También de noche, se mantiene en la madrugada del sábado al domingo el tradicional rosario cantado de los Hermanos del Aurora por las calles del municipio.

Imprescindible: Vía crucis de la Hermandad de los Dolores. Se celebra cada viernes de Cuaresma al amanecer y es uno de los actos religiosos más significativos. Unas 250 personas se reúnen en la Iglesia del Carmen para subir al Calvario en un peregrinar preparatorio de lo que ocurrirá el Viernes Santo. Tras pasar por la iglesia de la Virgen de la Cabeza comienzan las vereíllas del Calvario, donde se sitúan las primeras cruces de la estación de penitencia y se entonan los rezos que finalizan en la ermita. Se trata de una tradición vivida de manera muy auténtica, íntima y religiosa, a la que se le suma la belleza del paisaje que se puede ver al amanecer.

Puente Genil

Sábado de romanos en Puente Genil. Sábado de romanos en Puente Genil.

Sábado de romanos en Puente Genil. / El Día

El Jueves Lardero, inmediato al Miércoles de Ceniza, señala en Puente Genil el comienzo de la Cuaresma con actividades como el certamen de marchas procesionales, o la popular Exaltación de la Saeta Cuartelera. Conocida así por haber nacido dentro de los Cuarteles de las Corporaciones bíblicas, la Saeta Cuartelera es una variante de la Saeta Vieja, cantadas por dos personas y que narran versículos de los Evangelios. Con el tiempo ha ido evolucionando, engrandeciéndose por aportaciones personales, haciéndose más lírica y artística, aún dentro de la estricta pureza. No obstante, dos semanas antes del Jueves Larderos tienen lugar las Jornadas de Puertas Abiertas donde se realizan actos que incluyen las visitas a los cuarteles (museos vivos), Iglesias, Museo de la Semana Santa e incluso degustación de productos de la tierra.

Imprescindible: Sábados de romanos. Así, todos los sábados de Cuaresma a las 22:00 las corporaciones hacen, manteniendo una tradición heredada desde el siglo XVIII, la subida al Calvario, donde está la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno El Terrible, llamado así porque es "el amo de todas las cargas", como dicen los fieles pontaneses. Allí, entre uvitas (vino de la tierra) y cuarteleras (saetas), se entonan los misereres. A continuación, cada corporación inicia la bajada hacia el cuartel para realizar la cena de hermandad, donde posteriormente se le quitará la pata a la vieja cuaresmera, marcando que ha pasado uno de los siete sábados de Cuaresma.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios