Crónica del Domingo de Ramos Un inicio más que perfecto

  • La Entrada Triunfal, las Penas, el Rescatado, la Esperanza, el Amor y el Huerto realizan estación de penitencia en un arranque de la Pasión con un tiempo inmejorable

Nuestro Padre Jesús de los Reyes por la Cruz del Rastro. Nuestro Padre Jesús de los Reyes por la Cruz del Rastro.

Nuestro Padre Jesús de los Reyes por la Cruz del Rastro. / Juan Ayala

Córdoba vivió ayer un inicio de la Semana Santa más que perfecto. Nada que ver con el Domingo de Ramos de 2018, cuando ese enemigo de la Semana Santa que es la lluvia se hizo presente aguando la espera cofrade de todo un año de la Hermandad de la Entrada Triunfal (La Borriquita) y empañando las del resto de corporaciones del día: las Penas, El Rescatado, La Esperanza, El Amor y el Huerto. El Domingo de Ramos de 2019 fue así como el día a la noche respecto al de 2018, un día, el de ayer, que cumplió las expectativas y que se abrió en la parroquia de San Lorenzo para cerrarse en la de los Padres de Gracia ya en la madrugada del Lunes Santo.

La Borriquita

A las 10:00 en punto se abrieron las puertas de San Lorenzo para que iniciaran su estación de penitencia Nuestro Padre Jesús de los Reyes y Nuestra Señora de la Palma acompañados por la Banda de Cornetas y Tambores Nuestro Señor Caído y Fuensanta.

El paso de misterio, a las órdenes del capataz Juan Horacio de la Rosa, iniciaba así una estación de penitencia en la que acabó perdiendo la palmera antes de llegar a la Puerta del Puente, por lo que entró sin ella en la carrera oficial. Mientras que en su paso de palio, a las ordenes del capataz Luis Miguel Carrión, Nuestra Señora de la Palma lucía la saya de estilo persa realizada por el bordador cordobés Antonio Villar que le regalaron por su 25 aniversario.

La Virgen de la Palma. La Virgen de la Palma.

La Virgen de la Palma. / Juan Ayala

Como cada año, fueron muchos los niños que acompañaron a la Entrada Triunfal, palma en mano, en la que es la primera estación del Domingo de Ramos. Hubo incluso levantás costaleras por los pequeños que no pudieron acompañar a los venerados titulares de la corporación de San Lorenzo. Los que sí lo hicieron fueron unos tiernos bebés, algunos de ellos recién nacidos, vestidos de esclavinas, y en brazos de sus madres y padres. La comitiva, compuesta por casi 200 nazarenos, acabó la estación de penitencia cuando se había rebasado con creces la hora prevista para hacerlo –las 15:10–; no obstante, esta premura sirvió para que los cientos de espectadores que la esperaban en la puerta de San Lorenzo tuvieran tiempo de desplazarse unos cientos de metros para ver la salida del Rescatado.

Las Penas

La estrechez de la parroquia de Santiago Apostol, los colores negro y rojo sangre y el característico titular que da nombre a la hermandad son algunas de las insignias de las Penas. El Crucificado del siglo XIII es, quizá, una de las obras cristíferas más llamativas de toda la Semana Santa de Córdoba.

El Domingo de Ramos acompañó a la hermandad de Santiago aunque el calor hizo estragos en un público que desde bien temprano aguardaba la salida de la corporación, la primera de la tarde en pasar por carrera oficial. La mitad de la calle Agustín Moreno estaba en sombra y la otra, en sol. Por eso los hubo que suspiraron aliviados cuando escucharon formar a la banda de música de la cruz de guía.

Cristo de las Penas. Cristo de las Penas.

Cristo de las Penas. / Laura Martín

A su hora, el cortejo de nazarenos de raso partieron desde la parroquia para la salida del Cristo de las Penas por una estrecha y baja puerta en la que los costaleros tienen que hacer magia para que todo transcurra sin ningún tipo de problema. Aplausos en la salida del titular de las Penas, con Nuestra Señora Madre de los Desamparados y San Juan Evangelista a sus pies, que poco después de virar para encarar su camino hacia carrera oficial recibió una petalada desde los balcones vecinos que también se repitió con la salida de María Santísima de la Concepción.

El camino hasta carrera oficial fue corto aunque a la vuelta la cofradía se recreó para acceder por Tundidores y la plaza del Socorro hasta su templo. Completó así las Penas una nueva estación de penitencia llenando el Domingo de Ramos de devoción.

Rescatado

Pocos sitios hay en Córdoba que guarden un color tan cofrade como el Alpargate. Desde allí parten los titulares de dos de las hermandades con más solera de la Semana Santa cordobesa. La primera en hacerlo es la del Rescatado. Así lo hizo ayer el Señor de Córdoba, acompañado de la Virgen de la Amargura, que este año han vuelto al orden tradicional, Él delante, Ella detrás.

El mar morado que crean los capirotes aterciopelados del Rescatado caminaron por San Lorenzo y Ronda de Andújar para después, desde San Pedro, llegar hasta la carrera oficial. El Jesús cautivo que corona el paso de misterio dejó, un año más, algunas de las estampas más bellas de la Pasión cordobesa.

Palio de la Amargura. Palio de la Amargura.

Palio de la Amargura. / Juan Ayala

La Mezquita-Catedral volvió a ser ese marco incomparable ante un Rescatado de caminar elegante, sin florituras, que volvió silencio el ambiente de arcos bicolor del monumento más famoso de Córdoba. El regreso a casa fue largo, pues la cofradía trinitaria es la que cuenta con el recorrido más largo de todo el Domingo de Ramos. Coronación de Espinas y Nuestra Señora de la Fuensanta no dejaron de marcar los compases que ayudaron a los costaleros a mostrar a la ciudad a una de las imágenes con más penitentes de toda la Semana Santa.

Por San Fernando, Capitulares y San Andrés regresó el Rescatado a su templo. El Alpargate estaba aún más expectante de la llegada de la cofradía, que además tiene la recogida más tardía del Domingo de Ramos. Hasta el cocherón lateral llegaron los nazarenos que estuvieron cerca de nueve horas en la calle y allí regresaron el Rescatado y la Amargura, aguardando ya el próximo Domingo de Ramos y dando la venia al Cristo de Gracia que, el Jueves Santo, volverá a resaltar el color cofrade del Alpargate.

La Esperanza

San Andrés es sinónimo de bulla el Domingo de Ramos. Ni el fuerte calor, que dejó temperaturas cercanas a los 30 grados, pudo frenar que decenas de fieles se agolpasen desde incluso casi una hora antes a las puertas de la iglesia fernandina que lleva el nombre del apóstol para ver salir a Nuestro Padre Jesús de las Penas, más conocido como el Gitano, y a la Virgen de la Esperanza. Y es que esas puertas de San Andrés son cada tarde de Domingo de Ramos un río humano que sube hasta la calle Capitulares.

Esas puertas se abrieron y la bendita marea verde y blanca emprendió la marcha con una Gitana, que portaba un impresionante manto bordado en oro y sedas de colores sobre terciopelo verde Lyon, caminando delante del acompañaniento musical de la corporación de San Andrés y con Rafael Ramírez como capataz.

Virgen de la Esperanza. Virgen de la Esperanza.

Virgen de la Esperanza. / Juan Ayala

Antes hizo su aparición, de la mano del capataz José Ángel Tejero, El Gitano, a quien la Agrupación Musical Nuestro Padre Jesús de la Pasión (de la localidad jiennense de Linares) le ponía banda sonora. Cientos de fieles y no tan fieles inmortalizaron con sus móviles la salida de ese paso de misterio de Nuestro Padre Jesús de las Penas –y también la del de palio–, un paso de misterio de cuyas imágenes se ha cumplido el 25 aniversario de su bendición. buscando la Catedral por San Pedro, la bulla se esfumó en unos minutos, buscando nuevos sitios donde reencontrarse con la corporación de San Andrés. La vuelta a su templo fue el culmen a una estación de penitencia brillante y cargada de mucha Esperanza.

El Amor

Cada Domingo de Ramos, el barrio del Campo de la Verdad se transforma para recibir a su Cristo, el crucificado del Amor. Con recogimiento y devoción, los vecinos se agolpan a las puertas de la iglesia de Jesús Divino Obrero, en la calle Beato Henares, la espina dorsal de la barriada, a la espera del inicio de la estación de penitencia.

Con puntualidad, las puertas de Jesús Divino Obrero se abren para dar paso a Jesús del Silencio, que camina acompañado de la Agrupación Musical Santísimo Cristo de Gracia, sobre un paso que dirige el capataz Rafael Jorge Cerezo; Detrás, el Santísimo Cristo del Amor, bajo las órdenes del capataz Lorenzo de Juan y con los sones de la Banda de Cornetas y Tambores de Nuestra Señora de la Salud. Cierra el cortejo, María Santísima de la Encarnación, a quien acompaña la Agrupación Cultural del Cristo del Amor, en un paso que dirige el capataz Carlos Herencia. Es un día especial para el barrio y especial también para la hermanda, un día en el que el paso Nuestro Padre Jesús del Silencio presenta importantes novedades, como unas andas que ya cuentan con el barnizado completo del paso de manos.

Virgen de la Encarnación. Virgen de la Encarnación.

Virgen de la Encarnación. / Juan Ayala

La nueva junta de gobierno de la Hermandad del Amor, con Rocío Arranz a la cabeza, comenzó su mandato abordando dicha terminación del paso de misterio que tantos años llevaba a la espera; ahora estrena el terminado de su primera fase. El momento más emotivo se vive al paso de la hermandad por la Puerta del Puente, cuando, tal y como dicen los cofrades, su Cristo llega a Córdoba. Este momento consigue llegar a los sentimientos más profundos de los que lo presencian, dejando marcadas en sus memorias una estampa de Domingo de Ramos difícil de olvidar.

El Huerto

El Compás de San Francisco volvió a ser punto de reunión cofrade en el Domingo de Ramos cordobés. Una abarrotada plaza esperaba la salida de la Hermandad del Huerto, con tres titulares que conforman algunas de las más bellas imágenes de la Pasión en la ciudad. A las 17:30 se abrieron las puertas de San Francisco para que saliera la cruz de guía en la que fue la primera salida procesional de Francisco José Figueroba como hermano mayor del Huerto, cofradía en la que ha vestido el hábito nazareno durante más de 30 años.

Aplausos en la salida del primer paso de misterio, el de Nuestro Padre Jesús en la Oración en el Huerto que, por segundo año consecutivo, lució los apóstoles durmientes (San Juan, San Pedro y Santiago). Tras Él, el Señor Amarrado a la Columna, que durante su estación de penitencia sufrió un pequeño percance y perdió una de las potencias que decoran la imagen.

Palio del Huerto. Palio del Huerto.

Palio del Huerto. / Laura Martín

María Santísima de la Candelaria completó la terna de pasos de esta Hermandad del Huerto que fue la última en acceder a carrera oficial a pesar de ser, a su vez, una de las que más cercanas está a la Mezquita-Catedral.

Antes de acceder al recorrido común, el Huerto visitó la Corredera, San Pedro y Lineros y desde ahí ya partió a la Ribera para completar un Domingo de Ramos esplendoroso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios