Semana Santa en Córdoba

Un Viernes Santo para asumir tu cruz

Flores en San Jacinto en honor a la Virgen de los Dolores. Flores en San Jacinto en honor a la Virgen de los Dolores.

Flores en San Jacinto en honor a la Virgen de los Dolores. / Juan Ayala

Iba a ser el año de La Conversión, estaba escrito que la hermandad de Electromecánicas debía este Viernes Santo cumplir su anhelado sueño de realizar su primera estación de penitencia en la Semana Santa de Córdoba, -hasta ahora procesionaba el Sábado de Pasión- pero la crisis por el coronavirus, ese virus del demonio, lo ha impedido. Y también ha extendido el dolor y la frustración por las cofradías del resto de la jornada, las de la Buena Muerte, la Soledad, la Expiración, el Descendimiento, el Santo Sepulcro y los Dolores.

Si para la Iglesia Católica el Jueves Santo es el día del amor fraterno, el Viernes Santo es el día en el que cada cual debe asumir su Cruz, eso que le sobrepasa en la vida, eso que le hace sufrir, pero no con resignación, sino con la valentía con la que al final Jesús asumió la suya camino del Gólgota. 

El Viernes Santo es una de las más representativas y profundas conmemoraciones del cristianismo. Es el quinto día de la Semana Santa y en él se recuerda la crucifixión y muerte de Jesús de Nazaret. En este día, la Iglesia Católica manda a sus fieles guardar ayuno y abstinencia de carne como penitencia. Otros grupos cristianos —como ortodoxos, anglicanos, luteranos, metodistas y ortodoxos orientales— también recuerdan esta fecha.

La Soledad iba a efectuar su última salida desde Santiago al aprobar su traslado de sede canónica a Santa María de Guadalupe

Pero volvamos a las fallidas estaciones de penitencia. La jornada se abrió de madrugada con la Buena Muerte, hermandad que un grupo de jóvenes profesionales, mayoritariamente médicos y abogados de la alta sociedad cordobesa fundó en el año 1943, conformando su primer cabildo de oficiales, a cuyo frente se encontraba el prestigioso médico Enrique Luque Ruiz. La extracción social de sus fundadores y la ubicación en pleno centro de la ciudad de la Colegiata de San Hipólito dieron a la hermandad una imagen elitista, que, aunque pocos años después ya no se correspondía con la realidad, ha sido lastre permanente de su historia. La única hermandad de la Madrugada cordobesa que a través de las redes sociales ha rezado el vía crucis y ha enviado a sus cofrades testimonios de hermanos como el alcalde de la ciudad José María Bellido.

En el año 2003, un grupo de niños y niñas de entre 9 y 13 años del Colegio Mirasierra (Parque Azahara) comenzaron a reunirse los miércoles por la tarde junto a un "profesor cofrade", Rafael Dorado Gutiérrez, para aprender todo lo que pudieran sobre la Semana Santa. Dicho grupo se organizaba mediante una estructura muy parecida a la de una Hermandad, contando con escudo propio, normas por las que regirse, e incluso cargos como el de presidente, vicepresidente, secretario, tesorero, prioste, vocal de Penitencia, de Cultura... Con el tiempo, los padres de esos niños comenzarían a involucrarse en este Taller Cofrade, comenzando a organizarse visitas a talleres de dorado, talla, imaginería, e incluso a Hermandades de Córdoba y de otras provincias andaluzas. 

En este contexto, surgió un grupo de feligreses que propusieron a dicho taller la misión de despertar la devoción que se le tenía en la barriada de Electromecánicas a la imagen de Nuestra Señora del Rosario, titular de la iglesia del mismo nombre. Este es el germen de La Conversión, que tras ver frustrada su primera salida procesional en Semana Santa, ha elaborado "una amplia y ambiciosa programación para que dicho día sea especial para todos los hermanos a pesar de las circunstancias". 

Titulares de la Conversión en su templo. Titulares de la Conversión en su templo.

Titulares de la Conversión en su templo. / Juan Ayala

Una programación que incluye los oficios del Viernes Santo telemáticos desde su parroquia, celebrados por Juan Diego Recio; además, por redes se hará púbico el recorrido que iba a seguir hoy la Hermandad de Electromecánicas y el repertorio a interpretar por la banda de Puertollano, que la iba a acompañar; el consiliario dirigirá unas palabras a las que seguirán las del hermano mayor, Rafael Dorado, y un vídeo de la salida de 2019; así como un concierto de la agrupación musical San Miguel Arcángel; imágenes de la historia de la hermandad; una poesía de Pepe Castilla, unas palabras del capataz, Enrique Garrido, y una saeta de Rocío García. También se recordará la llegada del Cristo de la Oración y la Caridad a la Catedral para la exposición Por tu Cruz redimiste al mundo y se rezará el vía crucis. La emisión concluirá con imágenes de la recogida del año pasado y la despedida del hermano mayor.

También es una jornada histórica para La Soledad, que hoy habría salido por última vez desde Santiago, tras aprobar su traslado a una nueva sede canónica, la franciscana iglesia de Santa María de Guadalupe, en el barrio de Levante. La Soledad, cofradía franciscana, ha organizado para emitir hoy por vía telemática el audiovisual Viernes Santo 2020-Una mirada al pasado, un vídeo que recoge desde u primera estación de penitencia, allá por 1978, narrado por el pregonero de la Semana Santa de este año y hermano de esta cofradía, Rafael Fernández Criado. Además, enviará a los hermanos también por redes los misterios dolorosos del santo rosario que se rezarán con imágenes de su estación de penitencia.

Detalle de la última Semana Santa de La Soledad en Santiago. Detalle de la última Semana Santa de La Soledad en Santiago.

Detalle de la última Semana Santa de La Soledad en Santiago. / Juan Ayala

Existe constancia de la existencia de una cofradía penitencial con el título de Descendimiento de la Cruz erigida en la iglesia conventual de San Pablo en el año 1578, aunque a finales de este siglo XVI ya había desaparecido. El paso del Descendimiento vuelve a estar presente en la ciudad a partir de 1911. Un paso que hoy no se podrá ver por las calles, como alternativa su cofradía ha preparado una sesión telemática que incluye un vídeo con la reflexión de los Misterios de la Pasión del Señor; un vía crucis; una pieza titulada Un Viernes Santo diferente; así como imágenes de su última estación de penitencia, la de 2019.

Una mujer contempla las flores dejadas en honor al Descendimiento. Una mujer contempla las flores dejadas en honor al Descendimiento.

Una mujer contempla las flores dejadas en honor al Descendimiento. / Juan Ayala

En el año 1903 se terminan los trabajos de restauración de la Iglesia de San Pablo que había impulsado el claretiano Antonio María Pueyo. El domingo 23 de agosto de 1903 se produce la inauguración del remozado templo. Unos meses después de la apertura del templo al culto, el Padre Pueyo coloca la talla del Santo Cristo de la Expiración. Pide autorización al obispo de Córdoba para el traslado de la imagen y el 22 de marzo de 1904, este se lo concede. Este es el germen de la cofradía de la Expiración, que ha organizado para el Viernes Santo de 2020 el rezo del santo rosario sobre un montaje reparado el Grupo Joven de la hermandad. Además, también se suma desde primeras horas de la tarde a las imágenes que emite el Cabildo desde la Santa Iglesia Catedral.

Desde sus orígenes en el último tercio del siglo XVI hasta la exclaustración de 1835 la cofradía del Santo Sepulcro se encuentra ligada a los carmelitas de la antigua observancia. Una hermandad que para el Viernes Santo 2020, como la de la Expiración, invita a sus hermanos a seguir la retransmisión de los Santos Oficios desde la Santa Iglesia Catedral presididos por el obispo, Demetrio Fernández. Además, se rezará el vía crucis desde casa.

Primer plano de flores en honor al Descendimiento. Primer plano de flores en honor al Descendimiento.

Primer plano de flores en honor al Descendimiento. / Juan Ayala

A lo largo del último cuarto del siglo XVII y primeros lustros del siguiente, se desarrolla en la ciudad la devoción a Nuestra Señora de los Dolores. A finales del siglo XVII Juan Salvador Amo solicita al general de los Siervos de la Virgen María la fundación de una congregación bajo el título de Nuestra Señora de los Dolores en la iglesia del hospital de pobres incurables de San Jacinto.

Desde entonces, ya ha llovido y nadie en la historia de la corporación alcanzaría a pensar lo que ha sucedido este año, un año en el que la hermandad de la Señora de Córdoba ha suplido su estación de penitencia por la celebración de los Santos Oficios desde la parroquia de Nuestra Señora de Belén y por vía telemática, oficiados por el párroco de Belén y hermano de los Dolores, Juan José Romero Coleto. La cofradía además ha preparado una forma de hacer estación de penitencia por vía digital bajo el nombre Nazareno, lleva al mundo el corazón traspasado de María. Para saber de qué va el tema hay que entrar en sus redes sociales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios