Crónica del Viernes y Sábado Santo

Soledad para alcanzar la Gloria

  • La provincia vive dos jornadas en las que las hermandades han estado pendientes del cielo ante el riesgo de lluvia para decidir si sacar en procesión a sus titulares

La Virgen de la Soledad de Cabra. La Virgen de la Soledad de Cabra.

La Virgen de la Soledad de Cabra. / Antonio J. Roldán

La inestabilidad del tiempo durante el Viernes Santo hizo que las juntas de gobierno de las hermandades y las agrupaciones de cofradías tuvieran que replantearse las salidas procesionales de sus titulares. Desde la madrugada, la provincia vivió una jornada en la que el fervor y la tradición acompañó a algunas de las imágenes con más devoción de los municipios.

Sin embargo, no todos pudieron realizar sus estaciones de penitencia debido a la amenaza de la lluvia, que finalmente hizo aparición. Similar fue la situación el Sábado Santo o de Gloria en los lugares donde había previstas procesiones en las que el protagonismo fue para la Soledad.

Almodóvar del Río

A pesar del chaparrón caído por la tarde en Almodóvar del Río, la localidad de la Vega del Guadalquivir pudo disfrutar del Viernes Santo. El Santo Sepulcro y María Santísima de la Amargura salieron de la capilla del colegio Nuestra Señora de Gracia y San Francisco Solano acompañados de un cortejo en el que hubo representantes del resto de hermandades de la localidad. Por su parte, la Cruz del Descendimiento y Nuestra Señora de la Soledad iniciaron su estación de penitencia desde la iglesia de la Inmaculada Concepción para recogerse cerca de las 02:30.

Baena

La madrugada del Viernes Santo se tornó lluvia en Baena, sin embargo ésta hizo su aparición justo después de encerrarse la procesión de El Silencio. Como si estuviese todo calculado, el agua cesó para la salida de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno de San Francisco y aunque con un poco de retraso de la hora habitual, pudo completar el nuevo recorrido procesional. Eso sí, los Actos Sacramentales y el Prendimiento del Nazareno en la plaza de la Constitución fueron suspendidos ante el riesgo de precipitaciones.

Nuestro Padre Jesús Nazareno de Baena. Nuestro Padre Jesús Nazareno de Baena.

Nuestro Padre Jesús Nazareno de Baena. / Sara Núñez

La tan temida lluvia obligó a anular procesiones y a acortar recorridos. Las hermandades de San Juan, María Magdalena y La Soledad tuvieron que volverse al templo apenas habían andado unos metros. El resto aceleraron el paso para regresar por el recorrido oficial.

Cabra

La madrugada del Viernes Santo tiene un nombre: Santo Domingo. Desde este templo salen las dos corporaciones que realizan su estación de penitencia en las primeras horas de la jornada central de la Semana Santa. A la una, lo hizo la hermandad del Silencio cuyo titular es el crucificado del Socorro, que fue el arranque de una noche que prosiguió, antes del alba, con la salida de la Humildad y Paciencia.

Del tránsito de la mañana a la tarde se ocuparon las cofradías del Mayor Dolor y el Nazareno desde la parroquia de la Asunción. Un templo que, ya por la tarde, abrió sus puertas a la Hermandad de Pasión.

Aunque, sin duda, uno de los momentos más esperados cada año es el tradicional desfile del Viernes Santo. Nazarenos de las Angustias, los Dolores y el Sepulcro e Imperio Romano recorrieron las calles del centro camino de sus respectivos templos con los sones de la Banda de Música de Cabra.

Entre tanto, tuvo lugar la salida de la Hermandad del Descendimiento desde su capilla en el barrio del Cerro, mientras que la noche se cerró con la estación de penitencia de la Virgen de las Angustias, que tuvieron que acelerar el paso a la vuelta debido a la incipiente lluvia. El Santo Sepulcro no salió por “problemas logísticos”, según un comunicado de la hermandad.

La Virgen de las Angustias de Cabra. La Virgen de las Angustias de Cabra.

La Virgen de las Angustias de Cabra. / Antonio J. Roldán

El Sábado de Gloria estuvo protagonizado por la Virgen de la Soledad y la Virgen del Socorro, que llenaron las calles de Cabra anticipando lo que será el Domingo de Resurrección.

Hinojosa del Duque

Como es tradición, a las 09:00 salieron El Cirineo y la Virgen de los Dolores desde la Catedral de la Sierra de Hinojosa del Duque. El tiempo permitió que la mañana del Viernes Santo se completara con la salida de Nuestro Padre Jesús Nazareno y el Cristo de la Caridad, dos de las imágenes que más fervor despiertan en la localidad. Ya entrada la noche, comenzaron su estación de penitencia el Santo Sepulcro y la Virgen de la Amargura.

Iznájar

El Nazareno es la imagen que más fervor despierta en Iznájar y el Viernes Santo no faltó a su cita para recorrer las calles de la localidad. La hermandad de Jesús Nazareno y Virgen de los Dolores salió de la ermita de la Antigua pasadas las 09:30 entre una gran expectación por parte de los vecinos.

Y es que la procesión del Nazareno es una de las más peculiares de la Semana Santa de Iznájar y también del conjunto de la provincia, puesto que durante la estación de penitencia se realizan tres paradas en referencia a las tres caídas que sufrió el Señor en su camino al Monte del Calvario y se representan escenas de la Pasión de Cristo.

Detalle del Santo Entierro de Iznájar. Detalle del Santo Entierro de Iznájar.

Detalle del Santo Entierro de Iznájar. / Juani Rosales

Por la noche era el turno del Santo Entierro y la Virgen de los Dolores, un cortejo mucho más solemne que el de la mañana y que salió desde la parroquia de Santiago Apóstol.

La Rambla

El Nazareno de La Rambla, obra de Juan de Mesa, salió de la iglesia del Santo Espíritu más tarde de lo previsto ante la predicción meteorológica. La hora del inicio de su estación de penitencia era las 04:00 aunque la hermandad decidió retrasarla hasta las 06:00, volviendo a su templo sobre las 11:00 y siguiendo un recorrido alternativo. Ya por la tarde, el Cristo de la Expiración pudo también procesionar por las calles del municipio.

Por su parte, el sentimiento cofrade del Sábado Santo lo pusieron el Cristo Yacente y Nuestra Señora de la Soledad.

Lucena

Jornada de contrastes en el Viernes Santo de Lucena. El Nazareno no faltó a su cita con la localidad, pero la Junta de Gobierno de la cofradía, ante la inestabilidad meteorológica prevista para la tarde-noche, decidió suspender la procesión oficial del Santo Entierro. Los lucentinos al menos disfrutaron de una las procesiones que mayor fervor despiertan, la del Nazareno, donde un total de cinco pasos recrean la Pasión.

Por otra parte, la cofradía decana de Lucena, la de la Virgen de la Soledad, fue la figura central del Sábado Santo.

Montilla

El Viernes Santo montillano se vivió con plenitud debido a la salida de las tres hermandades que procesionan en esta jornada. Por una parte, la del Nazareno, que acompañó el amanecer de la campiña con los sones de la Centuria Romana Munda; por otra el Descendimiento, una obra escultórica de Antonio Bernal; y por último, el Santo Entierro, cuyas imágenes datan de los siglos XVI y XVII.

Montoro

Nuestro Padre Jesús Nazareno y María Santísima de los Dolores pintaron de morado la madrugada del Viernes Santo montoreño iniciando su recorrido desde la iglesia de San Juan de Letrán con el acompañamiento del Imperio Romano y los pasos de San Juan Evangelista, La Magdalena y la Santa Mujer Verónica. Ya por la mañana, la Virgen y su Hijo se encontraron en la plaza de España en el Sermón del Paso.

El Sermón del Paso en la plaza de España de Montoro. El Sermón del Paso en la plaza de España de Montoro.

El Sermón del Paso en la plaza de España de Montoro. / T. Coronado

Aunque el día comenzó con normalidad, por la tarde un aguacero provocó que la Cofradía del Santo Entierro y Nuestra Señora de la Soledad se dieran la vuelta a su templo. A los Estudiantes el chaparrón le pilló por el barrio de San Miguel, por lo que el Cristo de La Misericordia se refugió en el Arco de la Cárcel y Nuestra Señora de las Angustias en la parroquia del Carmen.

Palma del Río

De nuevo, el color morado pintó la madrugada del Viernes Santo gracias al cortejo de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno, María Santísima de la Piedad y San Juan Evangelista. A las 05:00, por las puertas de la iglesia del Hospital de San Sebastián salieron los dos pasos de esta cofradía.

Ya por la tarde, casi con una hora de retraso salió la Hermandad del Santo Sepulcro y María Santísima de los Dolores (que lució un nuevo palio), aunque acortó camino yendo desde la plaza de San Francisco hasta la calle Portada, avenida Pío XII y regreso a la iglesia. Es decir, un recorrido breve por el barrio de San Francisco debido a la amenaza de lluvia.

Pozoblanco

Los cofrades pozoalbenses pudieron disfrutar de un Viernes Santo pleno con la salida de todas sus hermandades. En especial se vivió un ambiente de recogimiento, como es habitual, con el Santo Sepulcro y Nuestra Señora de la Soledad.

El Santo Sepulcro de Pozoblanco. El Santo Sepulcro de Pozoblanco.

El Santo Sepulcro de Pozoblanco. / Sánchez Ruiz

Priego de Córdoba

Difícil es coger sitio en el Compás de San Francisco en la mañana del Viernes Santo en Priego para contemplar la salida en procesión de Nuestro Padre Jesús Nazareno, María Santísima de los Dolores Nazarena y San Juan Evangelista.

Como cada año, se cuentan por cientos las personas que viven la particular subida al Calvario del Nazareno prieguense, desde donde ofreció su bendición a todo el pueblo y a los tradicionales hornazos, aunque al poco rato de su salida la lluvia sorprendió a la cofradía, que tuvo que volver a toda prisa hasta su templo. Más tarde, las Angustias y la Soledad decidieron realizar su estación de penitencia, aunque acortando sus recorridos.

Puente Genil

Nuestro Padre Jesús Nazareno, patrón de Puente Genil y conocido popularmente como El Terrible abrió la jornada del Viernes Santo pontanés, en la que también desfilaron el Cristo de la Misericordia y la Virgen del Mayor Dolor; la Virgen de la Cruz y San Juan Evangelista; y la Virgen de los Dolores, que este año ha procesionado de forma extraordinaria a hombros de bastoneros al cumplirse el 250 aniversario de la cofradía.

Estas hermandades adelantaron su hora de recogida ante la previsión de lluvia. La noche se vivió con normalidad con la Cofradía del Santísimo Cristo de la Buena Muerte, la Virgen de las Angustias, San Juan Evangelista y la Virgen de la Soledad.

Nuestro Padre Jesús Nazareno de Puente Genil. Nuestro Padre Jesús Nazareno de Puente Genil.

Nuestro Padre Jesús Nazareno de Puente Genil. / J. M. Cabezas

A espera del Resucitado, la Semana Santa de Puente Genil se completó el Sábado de Gloria con la salida del Santo Sepulcro y la Virgen de las Lágrimas.

Santaella

La localidad pudo disfrutar de la Madrugada del Viernes Santo, en la que procesionaron con normalidad Nuestro Padre Jesús Nazareno, San Juan Evangelista, María Magdalena, la Santa Mujer Verónica y María Santísima de la Soledad. Sin embargo, ante la amenaza de precipitaciones el Santo Sepulcro decidió no procesionar.

Villanueva de Córdoba

Virgen de la Alegría de Villanueva de Córdoba, el Sábado de Gloria. Virgen de la Alegría de Villanueva de Córdoba, el Sábado de Gloria.

Virgen de la Alegría de Villanueva de Córdoba, el Sábado de Gloria. / José Ángel Cabrera

En Villanueva de Córdoba, el Viernes Santo tuvo un sabor agridulce. La hermandad del Santo Entierro, que cuenta con tres pasos, prefirió tirar de prudencia y no hacer estación de penitencia por la amenaza de lluvia a pesar de que, finalmente, apenas cayó agua. Sí salió, a las 00:00 ya del Sábado de Gloria, la Soledad. La Dolorosa procesionó desde la parroquia de San Miguel acompañada por sus devotas portando velas. También ayer por la noche estaba prevista la salida de la Virgen de la Alegría.

Con información de Sara Núñez, Antonio J. Roldán, Rafael Morales y Laura Serrano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios