Miércoles de Pasión

La Quinta Angustia de Córdoba y un vía crucis íntimo con el Soberano Poder

El Señor del Soberano Poder, en su salida procesional.

El Señor del Soberano Poder, en su salida procesional. / Juan Ayala

La iglesia de la Merced abrió de nuevo sus puertas para la salida del paso procesional de Nuestro Padre Jesús del Soberano Poder, titular de una hermandad de la Quinta Angustia que espera entrar este año en la Agrupación de Cofradías y salir el Sábado de Pasión dentro de dos años. En su decimoprimer año de existencia, en el que el 17 junio tendrá una salida extraordinaria con su Virgen, la corporación sigue avanzando en un patrimonio que sigue creciendo.

Tras su estreno en 2019, imagen realizada por Juan Jiménez González y Pablo Porras, Nuestro Padre Jesús del Soberano Poder, en su tercera salida por las calles de la ciudad, se reencontró con el pueblo de Córdoba. Puntual a su hora de salida, numerosos devotos y fieles no se quisieron perder este momento. Los flashes de las cámaras y los móviles inmortalizaron su salida de la iglesia de la Merced.

Una vez ya fuera de su sede canónica, la cofradía fue realizando la lectura del rezo del vía crucis junto a su Señor, "cuya soberanía reside en su mirada humilde de espíritu", como apuntó la propia corporación a través de sus redes sociales. Acompañado por la música de capilla de la banda de la Estrella de Córdoba, el paso procesional estaba adornado con jacintos y con cuatro faroles realizados por Paula Orfebres

Tras su salida de la iglesia de la Merced, el Señor del Soberano Poder avanzó hacia la parroquia de San Miguel, una iglesia que significa mucho para esta corporación también. Ahí permaneció la Virgen de la Quinta Angustia durante unos meses por las obras de la reforma de su sede canónica. Ahora fue el titular de esta corporación el que llegó a esta iglesia tras pasar previamente por la Puerta Osario, Manuel María de Arjona, Caño, Plaza Chirinos, Plaza de los Carrillos, Ramírez de Arellano y Góngora.

En un acto "para meditar junto a Nuestro Señor", la hermandad modificó su recorrido para el ejercicio del vía crucis, el cual ayudó "a elevar las plegarias", como reconoció una cofradía que transitó en el silencio ya de la noche por la Plaza de las Tendillas, Jesús y María, Juan Valera, Santa Victoria y Plaza de la Compañía, donde residen en su iglesia los titulares del Santo Sepulcro.

En este novedoso recorrido, la cofradía también apostó por pasar por Capitulares, ante la puerta del Ayuntamiento de la ciudad y de la iglesia de San Pablo. Posteriormente, la corporación siguió por Alfonso XIII, Carbonell y Morand y una vez pasado el Convento del Císter ya volvió a sus orígenes, a su paso por la Plaza del Cardenal Toledo, el Bailío y la Plaza de Capuchinos, ante la imagen del Cristo de los Faroles, que aguarda la llegada de un nuevo Viernes de Dolores en el que multitud de fieles y devotos pisarán el suelo empedrado de una plaza con mucho aroma a Paz, Sangre, Clemencia y Dolores.

En la tranquilidad de una noche primaveral, el Señor del Soberano Poder llegó a su templo tras su tradicional paso por los Jardines de Colón. Sin alardes y con un paso rápido, los costaleros de la hermandad de la Quinta Angustia hicieron la maniobra final de entrada a la iglesia de la Merced. Así se puso el punto y final al Miércoles de Pasión, con la mirada puesta por la corporación en su entrada en la Agrupación de Cofradías este año y en la salida extraordinaria de la Virgen el próximo 17 de junio. Y en un futuro, para 2029, la intención de estar en la Semana Santa cordobesa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios