religión · balance de la pasión

Concluye una Semana Santa "magnífica" con la salida de casi todas las cofradías

  • La suspensión del Resucitado deja la nota agridulce en la mejor celebración desde el año 2009.

Casi perfecta. Así se puede resumir la Semana Santa que acaba de concluir en la que todas las hermandades han podido realizar su estación de penitencia a excepción del Resucitado, que decidió no salir debido a la lluvia intermitente que apareció ayer desde primera hora de la mañana. La suspensión de la cofradía de Santa Marina ha sido la única nota agridulce en una celebración religiosa "magnífica", según apuntó el presidente de la Agrupación de Cofradías, Francisco Gómez Sanmiguel, tanto por el lucimiento de las procesiones como por la gran afluencia de público que ha habido en esta ocasión. De hecho, con los datos objetivos en la mano, no se recordaba una Semana Santa igual desde el año 2009, cuando la meteorología permitió el pleno y todas las hermandades lograron realizar su estación de penitencia. Desde entonces, la lluvia ha sido más o menos protagonista en ediciones posteriores, como ocurrió en 2011, cuando el Jueves y el Viernes Santo estuvieron pasados por agua o especialmente doloroso para los cofrades fue el año pasado cuando solo 11 de las 35 cofradías de la capital realizaron su estación de penitencia completa pasando por la carrera oficial.

No ha habido dudas ni ha sido necesario pedir prórrogas por la inestabilidad y el tiempo, por tanto, ha permitido una Semana Santa espléndida que ha dejado imágenes para la historia. Es el caso de la llegada de la hermandad Universitaria a carrera oficial el Martes Santo. Fue todo un hito para la Semana Santa cordobesa ver de día en procesión al Cristo sindónico (salía el Jueves de Pasión por la noche), una imagen que incluso puede provocar escalofríos por su dureza, y a Nuestra Señora de la Presentación. También el martes fue especial para la Agonía, que por primera vez completaba todo su recorrido hasta El Naranjo saliendo de la Catedral. Por cierto, que el primer templo de la Diócesis recibió a todas las hermandades el Martes Santo, una estampa que se repitió el Viernes Santo.

Otro momento especial se vivió el martes con la llegada la hermandad del Cristo de la Piedad a la carrera oficial por segunda vez en su historia. Todo un logro para esta cofradía de la barriada de Las Palmeras que vuelve a cumplir un sueño que hace poco parecía imposible gracias al increíble esfuerzo de sus vecinos.

La imagen para la historia, con permiso del resto de cofradías, la protagonizó Las Angustias el Jueves Santo en su regreso a su viejo templo más de medio siglo después. Los cofrades supieron valorar la trascendencia del momento y miles de personas se dieron cita en San Agustín desde mucho antes de la hora prevista para la salida. La afluencia de público, no obstante, ha sido una constante durante todas las jornadas tanto de cordobeses como de muchos turistas venidos de fuera.

El presidente de la Agrupación de Cofradías, Francisco Gómez Sanmiguel, destacó que "hacía muchos años que no se recordaba una Semana Santa igual" y valoró la colaboración entre todas las instituciones, lo que ha permitido que no se hayan destacado incidentes de notoriedad. Para la Agrupación, el balance de la celebración religiosa es "muy positivo" salvo por la "espinita" del Resucitado, que se convirtió ayer en la única hermandad de la Semana Santa del año 2014 que no realizó su estación de penitencia debido a la lluvia que empezó a caer desde por la mañana. Los cofrades ya esperan el próximo Domingo de Ramos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios