Investigación y Tecnología

En qué consiste el cáncer de vías biliares, un tumor maligno con diagnóstico tardío y con final infeliz

  • Las opciones curativas se reducen y la supervivencia es baja: ocho de cada diez van a morir tras los primeros años tras el diagnóstico

En qué consiste el cáncer de vías biliares, un tumor maligno con diagnóstico tardío y con final infeliz

En qué consiste el cáncer de vías biliares, un tumor maligno con diagnóstico tardío y con final infeliz

Su nombre real es colangiocarcinoma, un tumor raro y maligno que se desarrolla en las vías biliares que solo afecta a un 1% de la población, pero dado que su sintomatología es confusa, el diagnóstico llega tarde porque cuando se detecta, el paciente no se puede salvar. Tanto es así, que un escaso 20% llega vivir cinco años desde que se descubre la existencia del tumor.

En este sentido, reclaman más investigación ya que cuando el enfermo escucha este tipo de tumor por primera vez, no sabe que existe. Para ello, se deben conocer un poco la sintomatología que haría sospechar de un posible cáncer en esta zona y en qué consiste para familiarizarse con él. 

Las vías biliares son los conductos que llevan la bilis y los deshechos que genera el hígado y que llegan al intestino. Dentro de ese tumor hay dos grupos: el cáncer de vesícula biliar y el colangiocarcinoma, por lo que los síntomas son muy inespecíficos. De ahí, el retraso en el diagnóstico definitivo. En este sentido, los pacientes reclaman más atención, pero como es un tumor con muy pocos casos, aseguran que "la investigación se dedica más a otros cánceres".

Síntomas del colangiocarcionoma

Las señales pueden ir desde dolor abdominal a cansancio, pérdida de apetito y de peso. Hay veces que los pacientes se ponen amarillos de un día para otro y otras en las que esta enfermedad es tan silenciosa que no da síntomas y se diagnostica de manera accidental.

Los síntomas pueden ser tan variados que los pacientes llevan con el tumor mucho tiempo y, aunque se traten porque hay unos indicios, se suelen confundir con otras enfermedades más leves y se le resta importancia. Por lo que supone un largo camino lleno de dificultades hasta establecer un diagnóstico definitivo. 

Tampoco hay en la actualidad ningún método de screening o detección precoz, que es otro de los motivos por los que el colangiocarcinoma se diagnostica cuando ya está avanzado, de ahí que las opciones curativas se reduzcan y la supervivencia sea baja: ocho de cada diez van a morir tras los primeros años tras el diagnóstico.

Después del diagnóstico

La investigación sobre el colangiocarcinoma está aún "muy lejos" de las de otros cánceres que sí tienen la visibilidad que este aún no tiene. De todas formas, se han hecho avances con los que ha mejorado mucho la situación. El oncólogo médico del Hospital Universitario Gregorio Marañón, Andrés Muñoz, se pronuncia al respecto en declaraciones al portal EfeSalud: "Nosotros también queremos poner el foco en los tumores raros, que requieren nuestra atención. Evidentemente ha habido un cambio muy notable, muy significativo, muy favorable, pero nos queda mucho trabajo".

Una vez que el paciente tiene el diagnóstico seguro, la única opción posible de tratamiento es la cirugía, pero luego hay otros como la quimioterapia o la inmunoterapia, las cuales han demostrado eficacia contra este tipo de cáncer y las terapias diana o terapias dirigidas que son aquellas en las que se identifica el receptor que regula el funcionamiento específico de cada célula y son menos agresivas que la quimioterapia. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios