Fibromialgia

La gran desconocida

  • Más de la mitad de los profesionales de Atención Primaria y Medicina Interna creen que la fibromialgia es una somatización de origen psicológico

  • En España se calcula que unas 800.000 personas sufren esta enfermedad

Taller sobre fisioterapia en una actividad desarrollada por la Escuela de Pacientes de fibromialgia de la EASP. Taller sobre fisioterapia en una actividad desarrollada por la Escuela de Pacientes de fibromialgia de la EASP.

Taller sobre fisioterapia en una actividad desarrollada por la Escuela de Pacientes de fibromialgia de la EASP. / Archivo

La fibromialgia es un síndrome crónico benigno cuyo síntoma principal es cansancio y dolor generalizado en los músculos, ligamentos y tendones del cuerpo También provoca fatiga, problemas relacionados con el sueño o descanso, problemas cognitivos, dolor de cabeza, dolor abdominal y depresión. Desde 1992, la fibromialgia está considerada como enfermedad por la Organización Mundial de la Salud y, si bien su definición en el ámbito médico no ha estado exenta de controversia, los resultados de las investigaciones indican con bastante consenso que su origen es neurológico. Pese a ello, según un nuevo estudio andaluz, un alto porcentaje de profesionales médicos mantienen una percepción de la fibromialgia como una entidad psicógena, en especial, profesionales de Medicina Interna y Atención Primaria. De hecho, suelen mantener una posición en contra de la consideración de discapacidad y su difícil diferenciación de los trastornos del ánimo.

Este estudio, desarrollado por la Universidad de Almería y el Complejo Hospitalario Torrecárdenas, ha sido coordinado por Rubén Uclés–Juárez, del Departamento de Psicología de dicha universidad. Se basa en entrevistas con 103 profesionales médicos de distintas especialidades y de psicólogos del ámbito sanitario público y sus resultados se acaban de publicar en la Revista Española de Salud Pública.

La fibromialgia es una enfermedad frecuente. Aproximadamente la padecen entre el 1 y el 4% de la población, sobre todo mujeres. En España se calcula que unas 800.000 personas sufren esta enfermedad. Puede presentarse de manera aislada o asociada a otras enfermedades.

Según indica el trabajo, “el 59,7% de los profesionales de Atención Primaria y el 66,7% de los de Medicina Interna creen que, conceptualmente, la fibromialgia es una somatización”. Asimismo, el 58,9% de los profesionales de Atención Primaria indicó que en ningún caso había de considerarse como una enfermedad discapacitante, en comparación con el 16,7% de los de Reumatología, así como que para el 42,5% no era fundamental su diagnóstico, en comparación a la totalidad en otras especialidades. Los trastornos del ánimo, como entidades de las que resulta difícil de discriminar la fibromialgia, fueron mencionados por el 53,4% de los de Atención Primaria. Los problemas de sueño o problemas gastrointestinales se mencionaron en mayor medida como manifestaciones clínicas entre los de Reumatología (83,3% y 50%, respectivamente). Cabe recordar que entre un 70 y un 80% de pacientes con fibromialgia se quejan de dormir mal o tener problemas de sueño. Al tratarse de un sueño poco profundo, cualquier estímulo, incluso el dolor, les despierta. El dolor puede agudizarse los días que se duerme mal.

En concreto, para definir la disparidad de criterios, los investigadores destacan el alto porcentaje de profesionales de Atención Primaria y medicina interna que la entienden como una “somatización”. Sin embargo, y he aquí la mayor discrepancia, es en Reumatología donde menos se conceptúa como una entidad “psicógena”. En cuanto a la consideración de discapacidad, es destacable que el 58,9% de profesionales de Atención Primaria indicaron que “en ningún caso ha de considerarse la discapacidad” en esta población de pacientes.

Asimismo, en cuanto a “si es fundamental su diagnóstico”, donde mayor controversia existe es entre los profesionales de Atención Primaria. Entre todos aquellos profesionales para los que no se considera fundamental, las razones más frecuentes son “por problemas de constructo” y “porque genera estigma”. Por último la gran mayoría de profesionales no la diferencian claramente de otras patologías, a excepción de Reumatología, donde solo para el 33,3% no se diferencia de forma clara.

Por lo que respecta a qué especialidades han de llevar el peso principal en el abordaje de los casos, hay que señalar que tanto los médicos de Atención Primaria como los reumatólogos se consideran a sí mismos con ese papel, considerando a los otros en menor medida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios