Uno de cada diez vehículos de Córdoba circula sin ITV: estas son las multas a las que te arriesgas

Tráfico

Más de 34.000 turismos recorren las carreteras de la provincia sin haber pasado la inspección, a los que hay que sumar casi 12.000 motos y 18.000 del resto del parque

Varios coches circulan por la Ronda Norte de Córdoba.
Varios coches circulan por la Ronda Norte de Córdoba. / Juan Ayala

La Inspección Técnica de Vehículos (ITV) es la forma que tiene el Gobierno de controlar y verificar qué están aptos para poder circular por las carreteras. De esta manera, acudir y pasar satisfactoriamente la prueba es obligatorio para todos los conductores que, sin embargo, no siempre lo hacen. En Córdoba hay miles que han hecho caso omiso de esta exigencia, poniendo en riesgo su seguridad, la de los demás, al medio ambiente al no tener controladas sus emisiones y su propio bolsillo por ser fuente inagotable de averías.

En la provincia, y según los datos publicados en la última memoria anual de la Dirección General de Tráfico (DGT), hay más de 64.000 vehículos que están circulando sin haber pasado la ITV, lo que sitúa el incumplimiento en torno al 10%. Un porcentaje elevado que, pese a todo, queda por debajo, por ejemplo, del 15% que hay en Málaga, y que superan o alcanzan algunos municipios como Lucena (13%), Puente Genil (11,8%), Cabra (11%) o la capital (10,9%).

Como es lógico, dado su volumen de población, Córdoba es la ciudad con un parque de vehículos más elevado, con 223.666 y más de un tercio del total de la provincia (603.417); y por tanto, también donde más incumplimientos hay: 13.919 turismos, 5.591 motos y 4.954 del resto, para un total de 24.464. Lucena le sigue muy de lejos, con 32.946 vehículos censados, de los que 4.280 están sin ITV. Los números del resto de grandes municipios de la provincia ya quedan más alejados, y en algunos como Palma del Río, Montilla, Priego de Córdoba o Pozoblanco, el porcentaje queda por debajo de esa media provincial del 10%.

En esta estadística se incluyen todos los vehículos que forman parte del parque de Córdoba, donde hay un censo de 470.200 conductores, según la DGT, siendo los turismos, con más de 34.000 sin tener la ITV al corriente, los más comunes. Los datos reflejan también casi 12.000 motocicletas y 18.000 del resto, que incluye furgonetas o camiones, que no cumplen los requisitos establecidos.

La estadística de la DGT habla de vehículos sin ITV que tengan menos de 25 años, que son lógicamente la inmensa mayoría. No obstante, el parque en la provincia está realmente antiguo y la pandemia y la incertidumbre económica no han contribuido precisamente a que se rejuvenezca en los últimos meses. De hecho, en todas las localidades de Córdoba, la antigüedad media del parque supera los 10 años; por tipología, esa misma tendencia se repite en ciclomotores, turismos y furgonetas, y apenas se rompe en motocicletas y camiones en algún municipio como Valsequillo, Villaharta o Zuheros, en el primer caso, y Villafranca en el segundo. En la capital, por ejemplo, se sitúa en 11,81 años, y en Lucena, en 12,96.

¿Cuáles son las sanciones?

Las sanciones por no estar al corriente de la Inspección Técnica de Vehículos, sea por estar caducada o por no haber pasado la ITV, son simplemente económicas; es decir, no acarrean la pérdida de puntos en el carné. Así, de acuerdo con con el codificado de infracciones de la DGT (Art. 10.1.5A), la multa por no haber presentado el vehículo en el plazo debido asciende a 200 euros, y lleva de la mano un volante que el agente entregará al conductor con diez días de validez para la circulación y prioridad en la estación de ITV.

La misma cuantía económica (200 euros) es la sanción en caso de circular con una ITV desfavorable, que viene a ser que en la inspección se comprobó que no cumple con alguno de los requisitos establecidos, abriendo así un plazo de dos meses para ejecutar la reparación y volver a pasar la prueba. Así, en estos 60 días, el vehículo solo podrá circular del taller a la estación técnica, y viceversa, siendo multado en otras circunstancias. En el caso de ser requerido fuera de esos dos meses, además de la sanción, se procederá a la inmovilización del vehículo, iniciando el proceso de baja y precinto del mismo.

Por último, también podría darse que la estación de inspección catalogue como negativa la ITV. En este caso, el vehículo tendrá que ser trasladado al taller por una grúa al no estar en disposición de hacerlo por sí mismo. Circular por las vías en estas circunstancias conllevará la sanción más grave: multa de 500 euros y la inmediata inmovilización del vehículo (sanción recogida en el art. 10.1.5B del codificado de infracciones de tráfico).

Igualmente, los agentes podrán multar a los vehículos que estén aparcados sin haber pasado la ITV, así como a aquellos conductores que no lleven la pegatina (distintivo V-19) que se entrega en la estación al haber pasado con éxito la prueba, pues es obligatorio que esté visible, acarreando en caso contrario una multa de 80 euros, si bien por norma general los agentes no suelen multar por esto.

Lo último