Los Pedroches

Pozoblanco recibe con los brazos abiertos la vacuna contra el coronavirus

  • Las dosis han llegado este miércoles a las residencias Hermanos Muñoz y Jesús Nazareno

  • La primera vacunada del municipio ha sido Amelia Nieves, de 86 años

Amelia Nieves, primera en vacunarse en Pozoblanco. Amelia Nieves, primera en vacunarse en Pozoblanco.

Amelia Nieves, primera en vacunarse en Pozoblanco. / Sánchez Ruiz

Los nervios y la expectación ante la llegada de la vacuna del covid-19 han sido los protagonistas de la mañana en Pozoblanco. Alegría después de tantos meses de incertidumbre con la pandemia, pero que cobra especial sentido en las puertas de la residencias de mayores de Pozoblanco, porque como reconocía una de las trabajadoras de la residencia Hermanos Muñoz Cabrera, "ellos son los que más han sufrido la pandemia, llevan aislados mucho tiempo, con visitas muy restringidas y un protocolo estricto, porque no hay que olvidar que son los más vulnerables".

Pero "hoy comienza a verse el inicio del final del túnel", declaraba la gerente del Área Sanitaria Norte, Ana Leal, al recibir a los dos equipos sanitarios que hoy se encargarán de administrar la primera dosis de la vacuna a las residencias Hermanos Muñoz Cabrera y Jesús Nazareno.

"Un día fantástico, esperado desde hace mucho tiempo. Son meses los que llevamos con las ganas de empezar la vacunación. Un día importante, pero no debemos bajar la guardia, porque hasta que no pasen siete o diez días desde la segunda dosis de la vacuna no hay inmunización, por eso es muy importante que la gente se resguarde ahora y no se contagie, para que puedan tener su inmunización con la vacuna", aseguraba Ana Leal esta mañana, quien ha reconocido que la llegada de las primeras dosis al Hospital Comarcal Valle de Los Pedroches se han recibido con alegría, "como un verdadero día de Navidad", con abrazos entre los compañeros, aplausos y alguna lágrima.

Recepción de las vacunas. Recepción de las vacunas.

Recepción de las vacunas. / Sánchez Ruiz

Ha sido inevitable que los sanitarios del centro hospitalario se hicieran fotos con la vacuna con un mensaje único: "Ya está aquí", que han empezado a circular por los grupos de WhatsApp sanitarios, porque todos estaban esperando este momento.

Los dos equipos formados para administrar la primera dosis de la vacuna en el Área Sanitaria Norte, formado por cuatro personas cada uno, llegaban sobre las 10:30 a sendas residencias de Pozoblanco, que comienzan el cuadrante de vacunación que se extenderá hasta el 15 o 18 de enero, ya que "depende de cómo se vayan suministrando las vacunas, ya que llegarán de forma diaria", según informaba la gerente del área.

Tras la presentación del equipo a las residencias, se han trasladado hasta el hospital para recoger las dosis. Ambos equipos llegaban pasadas las 11:00 a la entrada de la residencia Hermanos Muñoz Cabrera con dos neveras donde portaban las dosis. La madre de una de las trabajadoras de la residencia se acercaba alegre a la entrada para confirmar que "¿ya han llegado los Reyes Magos, hija?", al ver las neveras a los pies del equipo directivo de la residencia.

Amelia Nieves Rubio, de 86 años, ha sido la primera residente en recibir la dosis en Pozoblanco, a la que le seguirán los 93 residentes y el personal de la residencia Hermanos Muñoz Cabrera. Tan solo dos personas no se vacunarán porque no es recomendable por otras patologías. En la residencia de Jesús Nazareno serán 70 los residentes que reciban su primera dosis, más el personal.

Vacunación en la residencia. Vacunación en la residencia.

Vacunación en la residencia. / Sánchez Ruiz

No hay que olvidar que la vacuna es voluntaria, que depende de cada persona el ponérsela, así lo recordaba Trinidad Fernández, trabajadora del Centro de Minusválidos Físicos de Pozoblanco, que paseaba por las inmediaciones de la residencia de Pozoblanco esta mañana y reconocía que estaba nerviosa al saber que en unos días se vacunará. "Sientes reparo, pero a la vez esperanza y ganas, porque piensas que esto es el principio del fin", reconocía Trinidad tras recibir una foto en el WhatsApp con los viales de la vacuna, compartida entre el grupo de trabajadores del centro.

El mensaje es claro: "llegó el día pero no nos podemos relajar", así lo expresaba de tajante Ana Leal, que explicaba que esta vacuna es segura y no va a tener efectos secundarios destacables, más allá de los que puede producir la de la gripe. Primero serán los mayores de las residencias y su personal, y después llegará el turno de los mayores que viven en sus domicilios, que "deben esperar a que su enfermera les llame y les programe la vacunación, que calculo puede iniciarse a finales de enero o principio de febrero", para poco a poco ir haciendo los grupos rebaño de la inmunización tan esperada.

La esperanza del momento obligaba también a reseñar la realidad del día a día, cuando en Añora han surgido unos focos de positivos tras "una relajación en estos días de Navidad, lo que es una pena, cuando Añora ha estado casi libre de covid en toda la pandemia", ha indicado Ana Leal, quien ha señalado que "este es uno de los efectos colaterales de la vacuna, porque la vacuna está aquí y creemos que esto ya se ha acabado, pero no, no se ha acabado, el problema sigue aquí y debemos ser muy cuidados, especialmente en el primer trimestre de 2021, hasta que se pueda conseguir una inmunidad de rebaño suficientemente grande".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios