Cinegética

El periodo de caza mayor llega a su fin en Córdoba con una caída "sin precedentes" de los precios de la carne

  • Asaja Córdoba defiende la "absoluta necesidad" de las monterías como medida de control de la población de ciervos y jabalíes

Un cazador, durante una jornada cinegética.

Un cazador, durante una jornada cinegética. / El Día

El periodo hábil de caza mayor llega a su recta final. En concreto, las últimas monterías de Córdoba se celebran el 13 de febrero y pondrán fin a una temporada que ha estado marcada nuevamente por la pandemia de covid-19, como ha explicado este viernes la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja) de Córdoba.

La evolución de la pandemia, en todo caso, ha permitido que muchas monterías, ganchos y batidas no celebrados el año pasado hayan podido celebrarse este año. De esta manera, se han desarrollado las cacerías, pero con "importantes limitaciones" en la componente social de las mismas, como reuniones matinales, comidas o juntas de carnes. Así, se ha podido montear "simplemente cumpliendo las recomendaciones que en cada momento se han exigido en materia sanitaria".

Desde Asaja entienden que "el sector ha estado a la altura de las circunstancias, desde los propios cazadores, pasando por los orgánicos, así como la infinidad de personal que suele trabajar en este tipo de cacerías, como veterinarios, carniceros, postores o rehaleros".

Y es que ha quedado de manifiesto la "absoluta necesidad", según Asaja, de llevar a cabo la caza de las especies de caza mayor, dado que, de no hacerlo, “se incrementarían de forma inevitable los accidentes de tráfico, los daños en fincas agrícolas, el daño a la flora autóctona y su regenerado por el aumento de poblaciones, así como serían considerables los daños de naturaleza sanitaria por contagios entre la fauna silvestre y la ganadería doméstica”.

En el caso concreto del jabalí, las poblaciones de esta especie siguen al alza, tanto en entornos de campiña como en la sierra. A pesar de cazarlo a lo largo de todo el año con modalidades como los aguardos o los recechos, la especie "no para de expandirse". Así, la provincia de Córdoba en su totalidad sigue declarada en emergencia cinegética hasta el próximo día 31 de mayo y "todo parece indicar que esta declaración será prorrogada para la próxima campaña", ha asumido Asaja.

En cuanto a los precios de la carne, a consecuencia del covid-19 han experimentado una caída "sin precedentes" respecto a las campañas pasadas. En este sentido, los precios de la carne de ciervo en 2020 han oscilado entre 1,00 - 1,20 euros el kilo, frente a las cotizaciones logradas en campañas pasadas, cuando rondó los 4,10 euros. En el caso del jabalí, se produce la misma situación, habiendo oscilado los precios entre 0,60 - 0,80 euros frente a la horquilla de campañas pasadas, entre 1,40 y 1,65.

Respecto a la caza menor, aún están practicándose modalidades como la perdiz con reclamo o la de la paloma, que finalizará el próximo día 20 de febrero. Según Asaja, la caza menor este año no se ha visto afectada por los cierres perimetrales de municipios, de manera que los cazadores han podido desplazarse y se ha vuelto "a la normalidad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios