La ejecución de la cubierta en la pista del colegio Antonio Machado de Lucena finalizará en 2021

Subbética

El presupuesto sube hasta los 298.000 euros y el Ayuntamiento lo divide en dos anualidades

La adjudicación se prevé concluir en tres meses y la intervención comenzaría antes de final de año

La ejecución de la cubierta en la pista del colegio Antonio Machado de Lucena "finalizará" en 2021
La ejecución de la cubierta en la pista del colegio Antonio Machado de Lucena "finalizará" en 2021 / M. González
Manuel González

27 de mayo 2020 - 15:53

El inicio de la obra antes de que acabe el presente año y su conclusión en 2021 son los nuevos plazos fijados por el Ayuntamiento de Lucena en el proyecto de construcción de una cubierta en la pista multiusos del colegio Antonio Machado, centro escolar que carece de una instalación de este tipo techada. Rectificaciones y cambios en las particularidades técnicas han dilatado una intervención exigida por la comunidad educativa desde hace años.

Las modificaciones también han incumbido a la dotación económica. Una nueva alteración ha elevado en unos 20.000 euros el importe inicial. En la sesión plenaria de este martes, correspondiente al mes de mayo, probablemente la última por sistema de videoconferencia, los grupos políticos han aprobado, por unanimidad, un programa de inversión bienal. En el ejercicio presente, la cantidad asignada es de 103.000 euros; y, en 2021, se detraerán 195.000 euros, también de las arcas municipales, hasta soportar un desembolso de 298.000 euros.

Aparte de la colocación de una cubierta, propósito primordial de la intervención, el diseño, redactado por el arquitecto lucentino Manuel Roldán Fernández, contempla la iluminación de la infraestructura y su conexión, mediante un moderno acceso, con el interior del centro educativo.

La portavoz del equipo de gobierno socialista, Teresa Alonso, resaltaba que este espacio polivalente estará “a disposición de todos los vecinos del barrio y de los escolares”. En un plano más político, sostenía que el Ayuntamiento “asume, en algunas ocasiones, competencias que no le corresponden directamente”, en indirecta alusión a la Junta de Andalucía.

La edil anticipaba que el expediente, después de consumarse la transferencia, “ya está en contratación”. Horas después, profundizando en este extremo, su compañera, la responsable de Obras, Mamen Beato, ha estimado “en unos tres meses” el tiempo que transcurrirá hasta adjudicar la obra y firmar el acta de replanteo. Una previsión que posibilitaría empezar los trabajos “antes de que acabe el año” para “finalizar” en 2021, puesto que el plazo de ejecución quedó estipulado en nueve meses.

La recompensa a varias movilizaciones

La oposición acogía con satisfacción y sin disensiones la propuesta resuelta por Alcaldía. Una sintonía general no exenta de ciertas puntualizaciones. Por parte de Izquierda Unida, Miguel Vila enfatizaba que “ha sido posible gracias a la movilización, al coraje, al esfuerzo y a la constancia de padres, madres, alumnos, maestros y personal”. Aseveraba, como mensaje final, que “la movilización ciudadana consigue objetivos políticos”.

Más breve, desde Vox, Antonio Hidalgo hacía alusión a la presencia, en el Pleno de octubre del 2019, de distintas madres de los estudiantes, “reclamando” esta actuación “a la hoy le damos salida y es objeto de satisfacción”.

Ciudadanos se limitaba a votar afirmativamente y, por último, el Partido Popular, reduciendo el entusiasmo, apuntaba, a través concejala, María de la O Redondo, que “solamente se está moviendo la cuantía de un año a otro y los padres llevan muchos años luchando”. En su intervención, recordaba que, en la anualidad 2019, el pacto presupuestario suscrito entre el PP y el gobierno socialista propició la generación de una partida de 150.000 euros que “finalmente, no pudo ser”.

Redondo insistía en ponderar la perseverancia de los menores y sus padres, aunque, igualmente, ensalzaba la dedicación de los grupos municipales, demostrada “en una reunión, en el salón de plenos, de la que no se movía nadie hasta tener el compromiso de que iba para adelante”.

Este acuerdo plenario se adopta un año y medio después de una manifestación que convocó a más de 600 personas –padres y alumnos- en la Plaza Nueva, delante del edificio del Ayuntamiento. Partieron, aquel 16 de noviembre del 2018, desde el colegio reclamando un espacio cubierto y cerrado donde recibir la asignatura de Educación Física y practicar actividades complementarias sin depender de la lluvia.

Denunciaban entonces “discriminación” y calificaban de “injusticia” esta “desigualdad de derechos”. Otra acción reivindicativa paralela terminó con la presentación de 3.000 firmas en el Ayuntamiento. Movilizaciones que, 17 meses después, comienzan a lograr respuestas verificables y tangibles.

Lo último