pedroche

En jamuga hasta Piedrasantas

  • La Fiesta de los Piostros, de Interés Turístico de Andalucía, reúne más de 400 cabalgaduras en la que es la mayor concentración equina de la provincia

Una mujer sobre la silla típica, ante el Ayuntamiento de la localidad. Una mujer sobre la silla típica, ante el Ayuntamiento de la localidad.

Una mujer sobre la silla típica, ante el Ayuntamiento de la localidad. / sánchez ruiz

Fieles a la tradición, más de 400 cabalgaduras se lanzaron ayer a recorrer el camino que separa la parroquia del Salvador de la ermita de la Virgen de Piedrasantas para acompañar a la patrona y dar el pistoletazo de salida a las fiestas de Pedroche. Miles de personas de toda la comarca se acercaron para presenciar esta cita única, la de los Piostros, que cuenta con la declaración de Interés Turístico de Andalucía desde 2010 y que está considerada la mayor concentración equina de la provincia de Córdoba.

El sol benévolo de septiembre y una temperatura suave fueron los protagonistas de la esperada tarde, que sirve de punto de partida para tal espectáculo visual. Y es que la localidad se vistió con sus mejores ropas para disfrutar del paso de las cabalgaduras, engalanadas con las mantas típicas bordadas en terciopelo negro que acompañaron a la Virgen de Piedrasantas en el camino hasta su ermita, un recorrido que transcurre al borde del arroyo Santa María. Los asistentes disfrutaron de estampas clásicas con los hombres a caballo y, después de ellos, las jamugas, con la mujer y su paje detrás en una tradicional yunta de mulas. El colorido lo aportaron, un año más, las cubiertas para los equinos, unas mantas bordadas a mano y finalizadas en unas bolas de lana para las que, un año más, los vecinos pusieron empeño, trabajo e imaginación.

Cuando el reloj daba las cinco de la tarde comenzaron los acontecimientos, con la reunión de todos los piostros en la puerta de los mayordomos de este año, el matrimonio formado por Ana Belén Nevado y José Cristóbal Moral, situada en la calle Lope de Vega. Desde ahí, la comitiva se encaminó hacia la parroquia del Salvador para recoger a la patrona de Pedroche y vivir grandes momentos de emoción.

"Tenemos mucha ilusión pero también hay nervios", confesaba momentos antes de unirse a la comitiva José Cristóbal Moral, de 46 años, que además se estrenaba a lomos del equino. "Soy músico, no caballista", bromeaba este saxofonista de la banda de música Santa Cecilia, que ayer disfrutó del desfile desde otro punto de vista, con "más responsabilidad" y también "con mucho orgullo".

Como manda la tradición, la mayordomía la decide el Pleno de la corporación el Día del Corpus Christi. Pueden ocuparla los concejales o los propios vecinos a petición propia. En el caso de Ana Belén y José Cristóbal, quisieron honrar a la patrona tras haber superado una mala situación familiar. "Nos encomendamos a la Virgen y hay que agradecérselo", narró.

Desde la parroquia, con la esbelta torre renacentista como vigía del caserío y los campos circundantes, los piostros, como arrancados de una estampa del Medievo, comenzaron su desplazamiento hacia la ermita de la Virgen de Piedrasantas, lugar en el que, tras la llegada de la enorme comitiva equina, se produjeron los momentos de mayor fervor al presentar hombres y mujeres sus respetos, plegarias y oraciones a la Virgen. Desde allí, de vuelta hacia el municipio para vivir un fin de semana de fiesta y fervor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios