Zona Sur

La mitad de los humedales de Córdoba carecen de protección medioambiental

  • La Junta actualiza el inventario con datos sobre las 31 lagunas con las que cuenta la provincia

  • Además de su situación legal, muchas de las lagunas están “alteradas” o “muy alteradas”

Flamencos en la laguna de El Donadío, en Santaella Flamencos en la laguna de El Donadío, en Santaella

Flamencos en la laguna de El Donadío, en Santaella / Cristóbal Río

Son un patrimonio valioso y característico de Córdoba, sobre todo en la zona Sur, objeto de estudio por expertos ambientalistas y reciben cada año la visita de miles de personas, principalmente escolares. Se trata de las lagunas que forman parte del paisaje la provincia, pero cuya protección es muy distinta dependiendo de cada enclave.

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible ha renovado la información disponible de los humedales, que están incluidos en el Inventario de Humedales de Andalucía mediante un nuevo formato sencillo y unificado que facilita la consulta y ofrece información actualizada y ampliada. El objetivo es mejorar la calidad de los datos y hacerla más útil para cualquier consulta, así como para los organismos y administraciones implicados en su conservación y gestión.

Pero si analizan esas fichas, no es oro todo lo que reluce. La provincia cuenta en la actualidad con 31 humedales, pero 15 de ellos carecen de protección mediante alguna figura legal que la preserve de amenazas. O lo que es lo mismo, la mitad de esas lagunas no están amparadas por la legislación para su cuidado y mantenimiento, más allá de formar parte de ese listado, lo cual ya supone un avance importante respecto a situaciones anteriores. En todas ellas –en las 15– se deja claro además que se trata de espacios que tampoco cuentan con un plan de gestión.

Laguna de El Donadío Laguna de El Donadío

Laguna de El Donadío / Cristóbal Río

Ese grupo de humedales lo encabeza la laguna de El Donadío, en Santaella, que ocupa una 13 hectáreas y que cuenta entre sus especies con el pato malvasía, en peligro de extinción hasta hace poco tiempo. Se encuentra incluida en el inventario desde el año 2007, hace nada menos que 13 años y su estado de conservación se califica en el informe como “alterada”.

Desde el año 2007 están también en el listado las lagunas de La Quinta y el Rincón del Muerto, ambas en Baena, y la del Taraje, en Lucena. La Quinta ocupa 7,70 hectáreas y el Rincón del Muerto –también alterada– 4,64, mientras que la del Taraje (alterada) se expande por 8,87 hectáreas.

En otro grupo están los humedales incluidos en el inventario de la Junta en diciembre de 2015y en el mismo se encuadran las lagunas de Casasola, con 1,94 hectáreas; de Cortijo Viejo con 1,4, del Curado (5,26), Laguna de la Roa (1,76); Navarredonda o de Los Arenales (12,35), Vadohondo o Laguna Salada (14,77), del Butaquillo o Cambroncillo (0,41). La mayoría de ellas se encuentran en el término de Baena y otras en los de Lucena y Puente Genil. Todas tienen el mismo patrón: carecen de un plan de gestión y su estado de conservación es “alterado” o incluso “muy en alterado” en algún caso, como la de la Roa, según consta en la actualización.

Laguna de la Quinta, en Baena. Laguna de la Quinta, en Baena.

Laguna de la Quinta, en Baena. / F. Ordóñez

El tercer grupo de humedales que carecen de protección legal son los que se incluyeron en el listado autonómico en el año 2018. Son tres: la laguna de Jarata en Montilla, que ocupa una extensión de 8,66 hectáreas y cuyo estado de conservación es “alterada”. A este espacio se une la laguna de la Gamonosa, en Baena, que tiene una cubeta de 1,97 hectáreas y que según la propia Administración autonómica presenta un estado muy alterado. El último humedal incluido es el de San Cristóbal, en el término municipal de Cabra, que cuenta con una superficie de 2,29 hectáreas.

Todos ellos se encuentran el Inventario Andaluz de Humedales porque constituyen el hábitat de especies de microorganismos, flora y fauna o por su interés geológico, geomorfológico, biogeoquímico o cultural, o que presenten un gran valor por su rareza o representatividad. No obstante, esos valores no han sido suficientes, por ahora, para que gocen de una especial protección que los 16 humedales cordobeses que sí la tienen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios