Rute

Una gran expresión de cariño y amor

  • Más de 2.000 personas acuden a la coronación papal de la patrona ruteña, en una ceremonia que presidió el obispo y que llevó la imagen de la Virgen por las calles de la localidad subbética

El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, oficia la eucaristía de la coronación de la Virgen del Carmen. El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, oficia la eucaristía de la coronación de la Virgen del Carmen.

El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, oficia la eucaristía de la coronación de la Virgen del Carmen. / reportaje gráfico: el día

Hace cuatro años que la Archicofradía de la Virgen del Carmen comenzó a trabajar para obtener la Coronación Pontificia de la imagen de la patrona de Rute. Pues bien, después de todos estos años de intenso trabajo, la Virgen del Carmen de Rute ya luce esa corona desde ayer, tras la celebración de una misa que presidió el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, y a la que acudieron más de 2.000 personas, que se dieron cita en un más que abarrotado parque de Nuestra Señora del Carmen.

Pasadas las 21:00, Fernández inició la homilía "con gozo y alegría; elevando un himno de gracia a Dios nos encontramos reunidos a día de hoy", dijo. En el primer tramo de su intervención destacó que se estaba viviendo un "alegre y entrañable día" en el que "Rute corona a su Virgen". Tras ello, la Orquesta Ciudad de Priego interpretó una pieza musical. De nuevo, después de un instante de silencio y oración, el obispo retomó la liturgia donde se leyó al profeta Isaías y al apóstol San Pablo. "Hoy eres coronada con un beso de amor de todos los ruteños", continúo antes de subrayar que "no sólo es el homenaje de todos los presentes sino el de tantos ruteños ausentes". El prelado saludó a la Virgen y se dirigió a ella porque "venerar tu imagen bendita es sentirte cerca, porque las imágenes nos representan a las personas".

Posteriormente, dio la bienvenida a las autoridades políticas, religiosas y civiles congregadas, además de a los vecinos presentes. "Esta imagen es venerada desde hace siglos y a través de ella los ruteños han sentido cercana a nuestra madre del Cielo", recordó, porque "ella es causa de nuestra alegría, y hoy lo es de manera especial". Una Virgen que sus devotos llevan "en su retina, corazón, cartera y pecho", por eso definió la coronación como "una expresión de cariño y de amor", indicó. Una vez que concluyó sus palabras, Fernández roció con agua bendita las coronas.

A las 21:45, el obispo de Córdoba subió hasta el altar donde se encontraba bajo palio la talla mariana. Primero coronó al niño Jesús y luego a la Virgen del Carmen, lo que generó el aplauso de los asistentes junto a la lluvia de pétalos y fuegos artificiales; todo ello en un ambiente de júbilo y fervor religioso con motivo de este acontecimiento tan esperado para los devotos del municipio.

Además de estrenar corona, la imagen de Nuestra Señora del Carmen lució también una nueva saya regalada y confeccionada por el artista sevillano Ignacio Escobar Guisado. La pieza que corona ya la cabeza de la patrona de Rute es obra de Díaz Roncero, restaurada por Alberto Quirós y en la que se han sustituido las 24 estrellas de la corona original y se han incluido nuevos rayos, una nueva cruz, tres medallones pequeños y un centro para el canasto con escudo carmelita como motivo central, esmaltado y pedrería alrededor del mismo. Además, el techo de palio que lució el paso fue también de nueva creación, regalo del Grupo Joven de la Archicofradía Juventud Carmeli y de numerosos fieles y devotos de Nuestra Señora del Carmen. El palio fue portado por 54 costaleros bajo las órdenes de los capataces Juan González Romero y José Manuel Reina López.

Antes de llegar a la coronación, Rute vivió una jornada centrada en su patrona, que comenzó a media tarde. Y es que a eso de las 18:00 se abrieron las puertas de la parroquia Mayor de Santa Catalina Mártir de Alejandría de Rute, templo en ela estado Nuestra Señora del Carmen desde el pasado 1 de julio para recibir a las cofradías y hermandades ruteñas. La procesión comenzó una hora más tarde hasta el parque y contó con la participación de numerosos fieles.

Hay que remontarse hasta 1692 para descubrir que fue entonces cuando la Villa de Rute celebró por vez primera sus fiestas en honor a Nuestra Señora del Carmen y, desde entonces, los carmelitas ruteños viven anualmente estos festejos que se prolongan durante los meses de julio y agosto. Tallada a finales del siglo XVII y reformada en el siglo XX para convertirla en talla completa, Nuestra Señora del Carmen es desde el año 1924 Patrona Canónica Oficial de la Villa, echo que corrobora la inmensa devoción que existe hacia esta advocación.

Como en todos los actos de coronación canónica pontifical, la archicofradía ha puesto en marcha un proyecto en esta localidad de la Subbética, que ha sido la nueve sede de Cáritas, cuya inauguración tuvo lugar el 28 de mayo y que ya presta servicio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios