pozoblanco

La finca La Romana recupera el cerdo de la variedad torbiscal

Un momento de la visita del delegado de Agricultura a la finca La Romana. Un momento de la visita del delegado de Agricultura a la finca La Romana.

Un momento de la visita del delegado de Agricultura a la finca La Romana. / sánchez ruiz

La finca La Romana, ubicada en Pozoblanco, trabaja en la recuperación del cerdo ibérico de la variedad torbiscal, que se encuentra en peligro de extinción. El empresario Rafael Muñoz explicó ayer que la explotación cuenta con "una novedosa sala de lactación compartida que es ejemplo de manejo e infraestructura a nivel europeo y las condiciones climáticas de los animales son ideales".

"Los lechones que nacen en esta explotación se trasladan a la dehesa cuando reúnen las condiciones adecuadas para ser engordados a base a bellotas y recursos naturales, y están certificados por la Denominación de Origen de Los Pedroches", detalló y añadió que cuando finalice el proyecto "uno de nuestros principales objetivos es, entre otros, dejar de utilizar antibióticos con su correspondiente certificación".

Muñoz recordó también que La Romana es "un proyecto de una familia que ha vivido en la comarca de Los Pedroches, que quiere trasladar al consumidor más exigente el buen hacer y lo mejor del territorio apostando por la tradición pero también por la tecnológica y la innovación".

El empresario hizo estas declaraciones durante la visita a la finca del delegado de Agricultura, Francisco Zurera, quien destacó "el ejemplo de profesionalidad de un empresario joven, que trabaja en la recuperación de una variedad fundamental del porcino".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios