Subbética

En la Feria de la Primavera de Lucena: "Esto es totalmente seguro, no hay peligro"

Una de las atracciones de la Feria de la Primavera de Lucena. Una de las atracciones de la Feria de la Primavera de Lucena.

Una de las atracciones de la Feria de la Primavera de Lucena.

Manuel González

La música aflamencada o discotequera, la bachata o el reguetón refrescan las lejanas impresiones y nos adentran, antes de acceder físicamente a la superficie acotada, en un ambiente inimitable y embriagador. Es la feria. Tradicional y actualizada, rejuvenecida y clásica. Un trayecto de 15.000 metros cuadrados que contornea una L invertida dibujando el renacimiento de esta forma de vivir y sentir. La L de Lucena, ciudad que se ha atrevido a reactivar este escenario festivo.

Los empresarios feriantes o, con mayor propiedad, trabajadores por cuenta propia, han padecido 18 meses de angustia familiar, insolvencia económica y protestas desdeñadas. Finalizaba la campaña rutinaria de 2019 y el reinicio previsto en el segundo trimestre de 2020 devino en imposible. La pandemia, con infinidad de dramas humanos, también, como consecuencias colaterales, acumuló polvo en atracciones y caravanas y selló las rutas anuales de los integrantes de este sector.

Meses de manifestaciones, reivindicaciones antes diferentes esferas políticas y múltiples movilizaciones han obtenido, en primera instancia, una feliz respuesta en Lucena. Una propuesta plenaria del grupo municipal de Ciudadanos lograba el beneplácito unánime y decidido del conjunto de las formaciones políticas y, en coordinación con la Asociación de Empresarios Feriantes de Córdoba, presidida por el lucentino Ángel Cristo, emanó la Feria de la Primavera. La administración local bonifica al 99% el uso del suelo público.

La insensible lluvia de la jornada inaugural hizo perseverar una época de decepciones y desengaños. El suministro eléctrico, solicitado oportunamente por el Ayuntamiento, precisan los feriantes, se demoró hasta las 21:15, y las esperanzas acaban transportadas al primer día del fin de semana, con una apertura hasta las 22:30 que, por el momento, únicamente perdurará hasta el domingo.

El nivel de alerta 4-1, decretado en el distrito Sur de Córdoba, anticipa el cierre, al menos durante una semana, a las 20:00 y, además, restringe el aforo máximo a 1.000 personas, un 40% de los 2.500 asistentes simultáneos estipulado como ocupación total.

Entre La Ranita, el Baby Pinto, Maxi Dance, los Coches de Choque, el Barco Pirata, La Olla, el Tren de la Bruja o el Palo Loco, jóvenes y adolescentes, madres que empujaban carritos de niños, familias al completo y ciertos curiosos sobresalían entre los perfiles prominentes en la soleada tarde del viernes. Más de 2.000 vecinos, de Lucena y comarca, pisaron albero.

16 atracciones y 26 puestos

En la asignación de las parcelas ha imperado la antigüedad en pretéritas Fiestas Aracelitanas. Feriantes de Lucena y Aguilar de la Frontera, municipios que aglutinan a centenares de núcleos familiares anclados a este heredado y esforzado negocio, regentan las 16 atracciones instaladas y los 26 puestos de pesca de patos, tiro, kebab, churrerías, hamburguesería, algodón o gofres distribuidos en el nuevo Recinto Ferial.

"Que no tengan miedo, que vengan y echen un vistazo, no se van a arrepentir", expresa Aurora Mata, natural de Aguilar de la Frontera y responsable de sendos establecimientos de hamburguesas y patatas asadas. Remarca que "es importantísimo el paso que ha dado el Ayuntamiento de Lucena" puesto que, "después de estar 18 meses parados, nos ha dado un voto de confianza". Garantiza que "no van a subir los contagios con esto" y anima a cualquier Consistorio, "ojalá también el de Aguilar", a que "se sume" y emule esta fórmula también denominada parque temático.

Desde la imaginada portada, el catálogo de pautas y medidas de prevención y protección sanitaria resulta difícilmente superable. Contorno acotado; puntos diferenciados de entrada y salida; control de afluencia supervisado por vigilancia privada aportada por el Ayuntamiento; y constantes dispensadores de gel hidroalcohólico.

"No hemos tenido ingresos ninguno"

Las precauciones particulares complementan las directrices generales. Los feriantes exhiben y transmiten una rigurosidad, sacrificio y atención ímprobos y permanentes para el cumplimiento de recomendaciones y obligaciones. Desinfectan cada asiento al término del viaje; separan entradas y salidas; higienizan con ozono, escrupulosamente, sus superficies; insisten en la observancia de la distancia de 1,5 metros; y colocan pegatinas y señales que fijan los lugares adecuados a utilizar.

"Nosotros somos los máximos interesados en que vaya bien esto", acentúa Antonio Ramírez, lucentino, mientras recoge las fichas de su pista de coches de choque. Vive sus 50 años y afirma que "nació" en la feria. Al rebobinar en el implacable tiempo "de encierro y parálisis" y apreciar de nuevo funcionando sus aparatos, confiesa que "se me pone el vello de punta de alegría y emoción". Narra que "no hemos tenido ingresos ninguno" y, en contraposición, apunta que "hoy estamos que nos salimos".

Entre los feriantes es unánime la gratitud al Ayuntamiento de Lucena y a "todo el mundo que nos ha apoyado", expresa Antonio Ramírez, quien también insiste en desear que "sea el inicio de todo y el espejo para todos para que otros pueblos también podamos seguir para adelante".

"Esto es totalmente seguro, no hay peligro"

La trascendencia de la prueba de Lucena, y el ejemplo que entraña, queda constada por la visita a la Feria de la Primavera de representantes de colectivos de feriantes de varias provincias de Andalucía y miembros de distintos ayuntamientos.

En el interior de su caseta de tiro, Enrique Aranda, también de Lucena, relata que "ha sido un tiempo muy malo, lo hemos pasado bastante mal" y manifiesta que "nos hemos tenido que reconvertir en trabajadores de verano". Reconoce la labor de Virginia Ramírez, promotora de manifestaciones y múltiples iniciativas, y de la Asociación de Feriantes de Córdoba en la perseverancia por "trabajar en lo nuestro, de lo que comemos y vivimos". Abunda en que "esto es totalmente seguro, al aire libre, no hay ningún peligro".

La Feria de la Primavera, que abre cada tarde a las 17:00 y sábados, domingos y festivos al mediodía, avanzará hasta el lunes 3 de mayo, último día del ciclo oficial aracelitano, anulado por segundo año consecutivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios