Embalses Córdoba Y el agua que no llega

  • Los pantanos Iznájar, la Breña y el Arenoso afrontan los meses de verano en situación de alerta, al igual que los de Sierra Boyera y Guadalmellato

  • El abastecimiento está asegurado para los próximos tres años

Embalse de Iznájar, en la Subbética. Embalse de Iznájar, en la Subbética.

Embalse de Iznájar, en la Subbética. / El Día

En Córdoba no llueve desde hace demasiado tiempo y todo se resiente, incluidas las reservas de agua, que no pasan por su mejor momento. Y es que, según los datos aportados por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), hay varios pantanos de la provincia que afrontan estos meses de verano en situación de alerta. Eso sí, a pesar de ello desde la CHG destacan que el “abastecimiento está asegurado para los próximos tres años”.

En concreto, según la misma información, en esta situación se encuentra el pantano de Iznájar, que es el de mayor capacidad de Andalucía, con 981 hectómetros cúbicos. Pues bien, este embalse se encuentra al 43% de su capacidad, según los datos consultados en el Sistema Automático de Información Hidrológica (SAIH). Por cierto, que este embalse es también el más importante de la provincia de Córdoba en cuanto a abastecimiento, puesto que suministra a toda la zona Sur y a parte de la Vega, hasta sumar alrededor de 300.000 vecinos.

La situación se repite en la Breña II –en Almodóvar del Río–, que también está en alerta, ya que está al 21,75% de su capacidad. Esta presa es una de las que más agua descarga para los cultivos de regadío de la zona, mientras que es la que recibe menos aporte de agua por parte del río Guadiato, debido a su bajo caudal. El Arenoso, por su parte, también se encuentra en situación de alerta. No en vano, esta presa que se encuentra en la zona de Montoro se encuentra al 23,6% de su capacidad. El de Sierra Boyera y el del Guadalmellato, según las mismas fuentes, se encuentran también en situación de alerta.

La reserva de agua de la cuenca es del 37,8%

Los que se encuentran en mejor situación y alejados de cualquier tipo de alerta son los sistemas de Córdoba y Martín Gonzalo, que están “en situación de normalidad”, junto con el del Bembézar, un pantano con unos 340 hectómetros cúbicos de capacidad.

La cuenca hidrográfica del río Guadalquivir tiene una extensión de 57.527 kilómetros y se extiende por 12 provincias pertenecientes a cuatro comunidades autónomas, de las que Andalucía representa más del 90% de la superficie de la demarcación. Actualmente, el estado global de la cuenca es de “prealerta” con un volumen embalsado al 44,07% de su capacidad. Con ello, el volumen de agua almacenado en los pantanos de la provincia de Córdoba es menor a la media.

Fue en diciembre de 2017 cuando la CHG solicitó al Gobierno la aprobación de un Real Decreto de Sequía para la demarcación del Guadalquivir. La Confederación no tuvo más remedio que hacer esta demanda después de que el Sistema de Regulación General llevara dos meses consecutivos en situación de emergencia así como al bajo nivel de reservas de agua que almacenan los embalses de la demarcación que el 1 de diciembre de hace dos años se encontraban al 31,5% en total, y al 25,9% en el Sistema de Regulación General.

La sombra de la sequía sobrevuela la provincia de Córdoba desde principios de años. Y es que, en enero de 2019 el último informe pluviométrico de la CHG, con datos del primer trimestre del año hidrológico que arrancó el 1 de octubre de 2018, con los pantanos al 47% de su capacidad. Y es que, hasta el 31 de diciembre del año pasado, Córdoba había registrado 222 litros por metros cuadrado, frente a los 272 litros de media de los últimos 25 años. Esto se tradujo en un déficit de precipitación del 18%.

A fecha del pasado miércoles, la reserva hidráulica nacional ha disminuido al 53,8%, con 30.181 hectómetros cúbicos almacenados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios