Subbética

Un dispositivo especial velará en Iznájar por que no se celebren las fiestas patronales

  • El Ayuntamiento recuerda que las concentraciones de más de diez personas en espacios públicos están prohibidas

  • También está multado hacer botellones o derramar cera de velas sobre el acerado o la calle

Vista general del municipio de Iznájar y del embalse. Vista general del municipio de Iznájar y del embalse.

Vista general del municipio de Iznájar y del embalse. / El Día

El Ayuntamiento de Iznájar ha anunciado este miércoles la puesta en marcha de un operativo de seguridad y control para velar por que las normas contra el covid-19 se cumplan de manera estricta del 5 al 8 de septiembre, fecha de celebración de las fiestas patronales, que han sido suspendidas. El alcalde, Lopez Ruiz (PSOE), ha detallado que en el dispositivo participarán Policía Local, Guardia Civil, Protección Civil y equipo de Guardería Rural, quienes patrullarán y vigilarán para el cumplimiento de las medidas sanitarias.

El pasado mes de julio quedaron suspendidas las fiestas patronales, en honor a la Virgen de la Piedad, una decisión consensuada entre el Ayuntamiento y la Cofradía, al tiempo que se decidió la celebración de ciertas actividades virtuales y otras que no implicasen riesgo para la ciudadanía en espacios públicos o edificios del municipio de la Subbética.

En estos momentos, según los datos a fecha de 2 de septiembre, Iznájar vuelve a contar nuevamente con un caso positivo de covid-19, y se está a la espera de los resultados de diferentes pruebas realizadas a varios vecinos. En vista de la situación creada en las últimas semanas en distintos pueblos de la comarca y en otros de provincias limítrofes, el equipo de gobierno ha tirado de "responsabilidad" para preservar la salud de la ciudadanía.

Así, ha solicitado a todas las personas devotas de la patrona, tanto locales como foráneas, que este año vivan su devoción a la Virgen de la Piedad "de forma privada", sin acudir de forma masiva al santuario. "Consideramos que habrá tiempo de demostrar nuestro fervor cuando la situación sanitaria lo permita", argumenta el Ayuntamiento, que ha recordado asimismo que la suspensión de las fiestas supone la no celebración de la tradicional y multitudinaria procesión del 8 de septiembre. Por ello, ha recomendado a la población que eviten realizar “el recorrido”, puesto que el Ayuntamiento "no cuenta con los medios para garantizar la seguridad sanitaria en un espacio público tan amplio".

El alcalde también ha recordado que no está permitida la concentración de grupos superiores a 10 personas en espacios públicos, debiendo siempre mantenerse la distancia social de seguridad de 1,5 metros. Igualmente, se encuentra "terminantemente prohibido"· el uso de velas de cera así como derramar la misma en la vía pública, calles, plazas, paseos, acerados o aparcamientos. También está "claramente prohibido" el botellón.

El equipo de gobierno ha hecho un llamamiento a la calma, apelando a la responsabilidad colectiva en el cumplimiento de las normas de prevención, especialmente entre los grupos de mayor riesgo y particularmente entre los jóvenes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios