ÚLTIMA HORA Irán lanza un ataque contra Israel con "docenas de drones"

Memoria Histórica

La voz de los deportados cordobeses llega al campo de concentración nazi de Mauthausen

Carteles de los deportados cordobeses en Mauthausen.

Carteles de los deportados cordobeses en Mauthausen. / El Día

Hombres y mujeres de Torrecampo, Belalcázar, Villaralto, Villanueva de Córdoba, Belmez, Peñarroya-Pueblonuevo, Fuente Obejuna, La Granjuela, Posadas y Almodóvar del Río son los protagonistas de una serie de carteles que el memorial del campo de concentración nazi de Mauthausen (Austria) ha colocado en el Centro de Visitantes gracias a las gestiones realizadas por la Asociación Triángulo Azul Stolpersteine de Córdoba.

Son "hombres y mujeres a los que les robaron un padre, un hermano, un hijo, un abuelo, la memoria de un bisabuelo y que 80 años después, que se dice pronto, pero se vive lentamente y con una enorme ausencia, han podido recuperar la memoria de su familiar", como han destacado este domingo Cristina García y Manuel Sánchez, del colectivo Stolpersteine.

Las víctimas son familias de todos los rincones de Córdoba, pero también de otras provincias andaluzas como Málaga, Jaén o Almería y de otros rincones de nuestra geografía, como Madrid o Barcelona, y familias que viven lejos, en Francia, Bélgica, Austria o Estados Unidos, pero que "nunca han olvidado de dónde provienen", ha recordado la asociación.

Stolpersteine ha denunciado el "silencio impuesto" y el "aguante" de las víctimas "ante palabras vacías de concordia ficticia".

"Porque, ¿qué mal hace una persona hablando de su padre, hermano, tío o abuelo? ¿Qué daño infringe a los demás querer llevar unas flores a una tumba y no a una cuneta? ¿Qué mal diabólico comete alguien que quiere recordar a su familiar con una pequeña placa en el suelo, porque las cenizas de su ser querido se las llevó el viento en Mauthausen, Dachau o Buchenwald? ¿En base a que razón tiene uno que olvidar a su familiar?", han cuestionado.

Las respuestas -explican- se encuentran en estos carteles, "testimonios-joya" que devuelven la fe en una humanidad "más demócrata, conocedora de su pasado, orgullosa de sus raíces porque saben que gracias a ellos tenemos hoy en día una sociedad democrática basada en derechos humanos, y sabedores de la importancia de conservar y mimar esa libertad y derechos adquiridos para que las ideologías extremistas no vuelvan a entrar en nuestras vidas".

Así que, a partir de ahora, Córdoba y la memoria de su deportación quedan impresas "en la retina de los visitantes que pasen por Mauthausen", destacan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios