Provincia

Los delitos en el campo caen un 20% durante la última campaña agrícola

  • El dispositivo de seguridad contará este año con 800 guardias civiles pertenecientes a distintas unidades

  • Las denuncias por sustracciones se reducen en un 48% en sólo un año

Rafaela Valenzuela preside la comisión de coordinación de seguridad.

Rafaela Valenzuela preside la comisión de coordinación de seguridad. / juan ayala

El dispositivo de seguridad para la campaña agrícola que está a punto de iniciar contará con la implicación de 800 guardias civiles en el conjunto de la provincia de Córdoba, pertenecientes a las patrullas de Seguridad Ciudadana de las unidades distribuidas en toda la provincia, el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona), el Escuadrón de Caballería de la Agrupación de Reserva y Seguridad, la Unidad de Helicópteros y la Agrupación de Tráfico. Así lo detalló ayer el teniente coronel Juan Carretero tras una reunión de coordinación celebrada en la Subdelegación del Gobierno junto a administraciones y organizaciones agrarias para definir las necesidades del agro cordobés en esta materia durante la campaña 2018-2019. De las labores de investigación se encargará la Unidad Orgánica de Policía Judicial y los cinco equipos Roca que prestan servicio en el territorio provincial.

Carretero insistió en el mensaje de que garantizar la seguridad es "una cuestión de todos" y llamó a agricultores y ganaderos a utilizar la aplicación móvil Alertcops para denunciar las infracciones penales, lo que permite geolocalizar el lugar de los robos en tiempo real. Esta facilidad ayuda a "ganar unas horas preciosas para que las patrullas sean más eficaces", incidió el jefe de la comandancia. Carretero reconoció que, pese a que las sustracciones de cosecha o en las fincas no puede considerarse un "fenómeno delictivo con un gran volumen en el global", sí "preocupan" los daños y la sensación de vulnerabilidad de los propietarios. "Normalmente hablamos de personas que invierten todos sus sueños en la cosecha y que pueden perder todo el trabajo de un año", asumió.

Participarán el Seprona, los equipos Roca, el Escuadrón de Caballería o el Subsector de Tráfico

Frente a campañas pasadas que arrancaban con las señales de alerta activadas, la sensación general en estos momentos es de tranquilidad. Lo corroboran las cifras estadísticas del último año: los hechos denunciados cayeron un 48%, mientras que el total de infracciones penales conocidas se redujo el 20%. Los agentes llevaron a cabo 1.550 identificaciones y se contabilizaron 7.300 patrullas de servicio.

En la reunión de ayer, presidida por la subdelegada del Gobierno, Rafaela Valenzuela, participaron los representantes de las asociaciones agrarias Asaja, COAG, UPA, Cooperativa Agroalimentaria de Andalucía, Almazaras Industriales, la Federación Española de Entidades de Guardería (Fedguar); también asistieron el delegado territorial de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, Francisco Zurera y responsables de la Comandancia.

Valenzuela destacó "el buen trabajo de los efectivos de la Guardia Civil por preservar la seguridad en las explotaciones agrarias y ganaderas", y agradeció a las organizaciones agrarias "su excelente disposición y colaboración para conseguir el descenso de infracciones penales". La subdelegada recordó que el objetivo perseguido es doble: reducir la criminalidad y mejorar la seguridad subjetiva del sector agrícola y ganadero. Así, al igual que en campañas anteriores, además de las acciones preventivas se realizará una intensificación de la inspección en fincas y en primeros escalones de comercialización de la aceituna, así como en establecimientos de compra.

En estas líneas, Valenzuela recordó "la necesidad de que el agricultor denuncie todos los hechos delictivos que se hayan producido en sus respectivas explotaciones para optimizar de la mejor manera posible los medios que tenemos a nuestro alcance". Para ello, recordó la posibilidad de utilizar la ya citada aplicación telemática Alertcops o el teléfono 062.

El delegado de Agricultura de la Junta incidió por su parte en que desde el Gobierno andaluz se estará "en coordinación" con el resto de administraciones y organizaciones profesionales agrarias para "trabajar por y para el sector agrícola y ganadero". A esto añadió que su "preocupación" se dirige "de manera especial al sector del olivar y la aceituna, básico para la economía de nuestra provincia"; recordó que durante 2017 rondó una valoración de 1.000 millones de euros a precios de olivarero. "Es por tanto un activo de gran valor, que tenemos que proteger y para lo que mostramos nuestra colaboración a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para el desarrollo de su labor", subrayó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios