Agricultura

La crisis de los precios pone en riesgo 100.000 hectáreas de olivar en Córdoba

  • Las organizaciones agrarias y las cooperativas acudirán unidas el próximo jueves a una protesta en Madrid en defensa del sector en la que también estará presente la Diputación

Detalle del desayuno molinero organizado en Córdoba hace unos meses en defensa del sector del olivar. Detalle del desayuno molinero organizado en Córdoba hace unos meses en defensa del sector del olivar.

Detalle del desayuno molinero organizado en Córdoba hace unos meses en defensa del sector del olivar. / Juan Ayala

Unas 100.000 hectáreas de olivar están en peligro por la crisis de precios que sufre desde hace meses el aceite de oliva. Así lo defiende el sector productor. “Estamos hablando de olivar de sierra, de olivar en pendiente que soporta unos altos costes de producción y que va a acabar abandonado porque no es rentable”, ha defendido el secretario provincial y regional de UPA, Miguel Cobos.

En general, en estos momentos la industria paga al agricultor una media de dos euros por kilo de aceite, mientras que el coste de producción de ese kilo para el agricultor se sitúa en los 2,75 euros. “Pese a ser líderes del mercado mundial del aceite de oliva y encontrarnos en un panorama de producción y de comercialización favorables, esta situación no se ve reflejada en los precios debido a la especulación existente en el sector por parte de la industria, la distribución y la comercialización”, ha insistido.

Para protestar por este panorama, las organizaciones agrarias y Cooperativas Agroalimentarias se unirán en una movilización que tendrá lugar el próximo jueves 10 de octubre en Madrid. Una movilización a la que se ha sumado la Diputación de Córdoba, institución que acudirá a la capital del Reino de la mano de COAG, tal y como han anunciado el diputado provincial de Agricultura e Infraestructuras Rurales, Francisco Ángel Sánchez, y la secretaria provincial de dicha organización agraria, Carmen Quintero.

“Se trata de implicar de forma activa a las administraciones para que se involucren en la defensa del sector olivarero y, por ende, del mundo rural”, ha defendido el diputado. Mientras que Quintero ha profundizado en los objetivos de la manifestación y que redundan en “la activación del almacenamiento privado de aceite y en la actualización de los umbrales de referencia, así como en el establecimiento de un control del tránsito del producto importado, las producciones internas y marcar tanto el origen, como la calidad y trazabilidad de los aceites nacionales”.

Quintero ha coincidido con Cobos en señalar que las reivindicaciones de los olivareros incluyen la reforma de la normativa del aceite, además de la modificación de la ley de cadena agroalimentaria para prohibir y sancionar las malas prácticas como la venta a pérdidas o la utilización del aceite de oliva como productor de reclamo y el diseño de un plan anual de inspección y control de mercado.

Otras demandas, tal y como ha defendido Cobos, pasan por que el olivar tradicional con bajas producciones, del que defiende que por su poca rentabilidad para el agricultor van a acabar abandonadas unas 100.000 hectáreas, “reciba un apoyo adicional en forma de pagos básicos y pagos acoplados provenientes de la PAC”. “El abandono de los olivos va a suponer pérdidas de empleos, además de que supondrá un problema a la hora de la fijación de la población en mundo rural, en esos municipios de la provincia en los que lo más importante de su economía es el olivar; va a ser también un problema social. El sector vive su momento más complicado y a este problema hay que hacerle frente y hacerlo de verdad”, ha puntualizado el secretario provincial y regional de UPA.

En esa movilización en Madrid, los agricultores también protestarán contra los aranceles que quiere imponerle Estados Unidos al aceite de oliva y a la aceituna de mesa. “Los agricultores vuelven a ser las principales víctimas colaterales del conflicto comercial generado por sectores industriales o aeronáuticos”, ha sentenciado Cobos, quien ha insistido en que desde UPA Andalucía reclaman una respuesta contundente desde el Gobierno Español al más alto nivel, “a este anuncio que podría causar graves daños a la economía de Córdoba y de Andalucía, teniendo unos efectos que todavía no alcanzamos a vislumbrar”.

Ha recordado que Andalucía exportó a Estados Unidos en 2018 más de 100.000 toneladas de aceite de oliva por valor de más de 300 millones de euros, de las que entorno al 25% salieron de cooperativas cordobesas, superando los 100 millones de euros entre aceite de oliva y la aceituna de mesa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios