Campiña Sur

Coronavirus en Córdoba: El alcalde de Fernán Núñez, "frustrado" por los incumplimientos de los vecinos

  • La Policía Local ha impuesto 30 multas el fin de semana por incumplir el toque de queda, el uso de la mascarilla o la limitación a la movilidad

  • Lamenta que una parte de los vecinos ignore las apelaciones a la responsabilidad y también la lentitud de la Junta en responder a las peticiones

Labores de desinfección en Fernán Núñez. Labores de desinfección en Fernán Núñez.

Labores de desinfección en Fernán Núñez. / El Día

En los albores de octubre, la tasa de contagios en Fernán Núñez se contenía por debajo del centenar. El avance del mes y la expansión del covid-19 en el entorno ocasionaban, en la segunda quincena, el incremento de este índice de referencia, sobrepasando el escalafón clave de los 500. Actualmente, abierto el mes de noviembre, este parámetro rebasa el millar –el número exacto es 1.097- y, en el conjunto de la provincia, entre los municipios mayores de 9.000 habitantes, solo Aguilar de la Frontera –con 1.433- presenta unas cifras más abultadas.

Los últimos 14 días han arrojado 106 contagios y, en una semana, las pruebas PCR y los test de antígenos han detectado 54. Sellado perimetralmente desde el pasado viernes, como los demás municipios del distrito sanitario sur, Fernán Núñez supera en 400 puntos la media de casos de coronavirus del área.

Es una descripción aritmética de una turbadora panorámica sanitaria “advertida” desde hace dos semanas por el alcalde, Alfonso Alcaide (IU). Desde el Ayuntamiento emplazan el origen de las infecciones en acontecimientos ligados a primeras comuniones, bodas y otros encuentros sociales y familiares porque el sector de la hostelería así como el ocio, reivindica el propio alcalde, acatan fielmente las directrices. Una consideración ratificada por la ausencia de multas a estos negocios en un fin de semana que ha contabilizado una treintena de sanciones a personas que han prescindido de la mascarilla, han vulnerado el toque de queda o la limitación a la movilidad exterior.

Periódicamente, tanto los canales oficiales del Ayuntamiento como el propio primer edil, en intervenciones protagonizadas en medios de comunicación o difundidas a través de las redes sociales, han emitido mensajes apelando a la responsabilidad, alertando de un riesgo cierto y cercano, acentuando las perjudiciales consecuencias que acarrea el virus, y solicitando la observación de las precauciones sanitaria.

Indicaciones y avisos desoídos por “una parte de la población” cuya actitud provoca que prosigan “disparándose los casos”. Alcaide reconoce sentir “frustración” porque “por activa y por pasiva” ha reclamado la interiorización de las restricciones impuestas y las recomendaciones aconsejadas, y “llega un momento”, confiesa, al contemplar determinados comportamientos inadecuados y el incremento de los positivos, que “ya no sabes qué decir ni cómo pedir el respeto a las normas”.

Salir a la calle solo por cuestiones imprescindibles

Únicamente le resta “rogar” a la población que permanezca en casa, salvo para desarrollar obligaciones y necesidades básicas.

Esta impotencia revelada, asimismo, se origina en la tardanza en emitir respuestas y en la tardanza al aceptar peticiones de las administraciones superiores. Este alcalde de IU critica que, 14 días atrás, “ya pedíamos a la Junta que nos dieran cifras reales porque no estaban llegando a tiempo” y la tesitura real en el municipio “era mucho más grave” que la reflejada en las estadísticas. Apunta, en el mismo sentido, que con anterioridad a registrar unos niveles tan desmesurados, suplicaban que “se nos aplicaran otras medidas más severas”.

De igual forma, tras “insistir” en la reducción al máximo del tránsito, precisa que “los ayuntamientos no tenemos herramientas para ir más allá” de lo contenido en los decretos”. Sin renunciar a su voluntad, vuelve a reclamar conductas “escrupulosas” con las pautas vigentes.

Urge a establecer ayudas para los sectores más perjudicados

Si la transmisión del coronavirus se extiende de forma aún más descontrolada, se muestra, abiertamente, partidario de un confinamiento domiciliario, disposición extrema ya implantada, señala, en otros países de Europa. Una determinación que propugna en el supuesto de que “las medidas ya adoptadas –como el cierre perimetral y las correspondientes al nivel 4 de alerta- no tengan el efecto deseado”. Admite que “nos va a doler muchísimo, pero si no queda otra, tendrá que llevarse a cabo”.

Finalmente, reclama urgentes programas de ayudas específicas a sectores que “lo pasan mal, muy mal”, como el turístico, el hostelero, el comercial, el transporte y el ocio. “Sé que lo van a pasar mal”, indica, pero “no se puede poner lo económico por delante de lo sanitario”, concluye, remarcando que, siempre ha manifestado su posición de implantar “cuanto antes” cualquier acción que contribuyera a aplacar el virus en Fernán Núñez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios