Pozoblanco

El cincuentenario de una joven cooperativa olivarera

  • Olipe celebra sus bodas de oro con la vista puesta en el futuro, que pasa por la agricultura sostenible y el aceite ecológico

Comentarios 1

Renovarse o morir. El movimiento cooperativo del Valle de Los Pedroches tiene claro con qué verbo quedarse de este aforismo moderno. Las cooperativas de Pozoblanco se niegan a envejecer, pese a que las dos ya han cumplido los 50 años. La primera, Covap, celebró el año pasado sus bodas de oro. La segunda, la cooperativa olivarera del Valle de Los Pedroches (Olipe) lo hizo ayer.

Lejos de la decadencia, Olipe, como Covap, muestra juventud y una adaptación a los nuevos tiempos inusual para su antigüedad. Hoy, la entidad cuenta con 700 socios que acuden a unas modernas instalaciones a molturar sus aceitunas. De ellos, más de medio millar cultivan olivar ecológico y ejecutan prácticas agrarias que respetan el medio ambiente. Nada de fertilizantes ni de productos sanitarios. Olipe ha hecho de la agricultura sostenible -un reto del siglo XXI- su bandera y, por tanto, su gran valor añadido.

En 1957, un puñado de olivareros -apenas medio millar- decidió fundar la cooperativa, después de siglos de molturar sus aceitunas en molinos de vetustas piedras aislados y repartidos por toda la sierra olivarera de Los Pedroches. Hoy, la planta de envasado de Olipe tiene capacidad para almacenar 1,8 millones de kilos de aceite de oliva en unos depósitos de acero inoxidable capaces de garantizar que el zumo de aceituna que la cooperativa lleva a los supermercados es ecológico al 100 por 100.

Ayer, en el recinto ferial de Pozoblanco, la entidad ofició sus bodas de oro, presididas por la viceconsejera de Agricultura de la Junta, Eva María Cano Pérez, y el nuevo consejo rector de la sociedad cooperativa. En el acto se entregaron placas y diplomas, se recordó la historia de la cooperativa y también se recordó a los pioneros. Mañana, Olipe abrirá sus puertas a la ciudadanía y ofrecerá un desayuno molinero en forma de banquete de bodas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios