Provincia

Se buscan padrinos para cuidar de las maravillas geológicas de Córdoba

  • El Instituto Geológico capta voluntarios para velar por un centenar de enclaves de interés 

  • El meandro de Montoro, la cueva del Yeso de Baena o el Adarve de Priego están disponibles

  • El cerro de las Ermitas, la laguna de Zóñar o el peñón de Belmez son otros lugares 

Interior de la cueva de los Murciélagos, en Zuheros. Interior de la cueva de los Murciélagos, en Zuheros.

Interior de la cueva de los Murciélagos, en Zuheros. / El Día

El meandro del río Guadalquivir en Montoro, la cueva de los Murciélagos de Zuheros, el Balcón del Adarve de Priego de Córdoba, el cerro de las Ermitas en Córdoba capital o la corta carbonífera de Peñarroya-Pueblonuevo. Estos son algunos de los enclaves para los que el Instituto Geológico y Minero de España, dependiente del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, busca padrinos en Córdoba. La iniciativa responde al nombre Apadrina una roca y ha sido lanzada en toda España con el objetivo de encontrar voluntarios que se responsabilicen de informar de la correcta conservación de sitios de interés geológico.

La idea original fue puesta en marcha a finales del año 2011 por la Asociación Geología de Segovia y ahora, coincidiendo con la celebración de la Cumbre del Clima en Madrid, se ha hecho extensiva a todos los sitios incluidos en el Inventario Español de Lugares de Interés Geológico (IELIG), que rozan el centenar en la provincia de Córdoba.

“A través de un sencillo sistema de registro, la propuesta consiste en apadrinar un enclave que, por su valor científico, didáctico, divulgativo o turístico, merece la pena ser conservado”, explica el Instituto. “No importa el motivo que te mueva a apadrinarlo, que esté cerca de tu pueblo, que lo hayas estudiado o que simplemente te guste. Cualquier motivo es bueno para que te animes a hacerlo”, invita el organismo. “Si aceptas ser padrino o madrina de una roca, adquirirás un compromiso mínimo con el lugar que hayas elegido que ayudará enormemente a su conservación”, insisten.

El acto de apadrinar es totalmente gratuito, y “jamás” habrá que hacer desembolso económico alguno para seguir haciéndolo. “Solo te pediremos que lo cuides y vigiles”, insisten. Y, ¿a qué se compromete uno con los lugares apadrinados? “Básicamente, a velar por su conservación”, explican. Para ello, el compromiso principal es informar de cualquier incidencia, así como reportar “alguna anomalía, agresión, expolio de minerales o fósiles o alguna otra amenaza para su conservación”. En el caso de Andalucía –también el País Vasco–, la información le será redirigido a la Administración autonómica en materia de geodiversidad para su oportuno asesoramiento o seguimiento, al estar las competencias transferidas.

El padrino o la madrina se compromete a visitar el sitio, al menos, con una periodicidad anual. Asimismo, el Instituto Geológico recogerá una vez al año, entre el 1 de octubre y el 30 de noviembre, la opinión sobre el estado de conservación y condiciones de observación. A cambio, los voluntarios recibirán aesoramiento para la presentación de alegaciones frente a posibles amenazas o incidencias que observes; un diploma en reconocimiento a la dedicación y el compromiso e información periódica sobre charlas, cursos y encuentros de intercambio de experiencias.

La provincia de Córdoba es rica en lugares de interés geológico, con un centenar de sitios clasificados que buscan padrino. Algunos de ellos son enclaves tan conocidos como la cueva del Yeso de Baena, el encajamiento del río Genil en Benamejí, el manantial de la Fuente del Río en Cabra o el de la Fuente del Rey en Priego de Córdoba. También la laguna de Zóñar, en Aguilar de la Frontera; el cerro de las Ermitas, en Córdoba capital, o el peñón de Belmez son otros de los sitios disponibles. El listado completo y el cuestionario se pueden consultar en el siguiente enlace.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios