Candidatura

El Valle de Noto de Sicilia, el gran referente para el barroco de la Subbética como Patrimonio Mundial

Panorámica de Ragusa. Panorámica de Ragusa.

Panorámica de Ragusa. / El Día

El gran referente para una posible candidatura del arte barroco de la Subbética como Patrimonio Mundial son las ciudades del Valle de Noto, en el Sur de Sicilia, protegidas por la Unesco en 2002. Popularizadas como monumentales platós de televisión por la serie italiana del comisario Montalbano, constituyen un ejemplo excepcional de los últimos coletazos de este arte, cuando en buena parte del continente europeo ya se expandía el neoclasicismo.

Los nobles sicilianos, la mayoría de ascendencia española por pertenecer aquel terreno a la Corona, afrontaron la reconstrucción de la isla tras el devastador terremoto de 1693 de la mano de los mejores arquitectos del momento. La monumentalidad de Noto, Scicli, Modica, Ragusa o Catania pervive desde entonces como excepcional testimonio del fin de una era retratada más tarde por Giuseppe Tomasi di Lampedusa en El Gatopardo.

Y en la actualidad, entre la decadencia y el esplendor, la zona resiste todavía alejada del turismo masivo con un compendio inabarcable de palacetes, iglesias, conventos y catedrales en las que sobresalen sus fachadas, como si las calles y las plazas fuesen escenarios teatrales. Esa es precisamente la gran diferencia respecto al barroco del Sur de Córdoba, en el que su gran valía se encuentra en el interior, en las pinturas, los estucos y el colorido que envuelven cúpulas, camarines, retablos y hornacinas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios