Galardón

Un estudio sobre recuperación de variedades tradicionales de trigo, ganador del premio Andrés Núñez de Prado

  • La dotación económica que acompaña al reconocimiento es de 6.000 euros y tiene el fin de contribuir a la continuidad del estudio

Jurado del premio Andrés Núñez de Prado. Jurado del premio Andrés Núñez de Prado.

Jurado del premio Andrés Núñez de Prado. / El Día

El jurado de los Premios Internacionales en Investigación y Defensa de la Producción Ecológica Andrés Núñez de Prado, organizados por Ecovalia y la Familia Núñez de Prado, ha dado a conocer el fallo de esta edición. El trabajo denominado Variedades tradicionales de trigo. Una oportunidad para mejorar la sustentabilidad de los secanos mediterráneos y la agricultura ecológica, que versa sobre recuperación de variedades tradicionales de trigo para la mitigación y adaptación al cambio climático, de Guiomar Carranza Gallego, ha conseguido el premio en la modalidad de Investigación.

El reconocimiento incluye una dotación económica de 6.000 euros, con el fin de contribuir a la continuidad de los estudios vinculados con la producción ecológica.

Asimismo, el jurado ha otorgado un accésit que ha recaído en el trabajo Agricultura familiar en la Mata Norte de Pernambuco: construyendo sistemas agroalimentarios locales de base agroecológica, de Gizelia Barbosa Ferreira. En esta modalidad de Investigación el jurado ha concedido dos menciones, que han recaído en los trabajos: Efecto de las condiciones de crianza sobre la producción y la calidad de la carne de pollos ecológicos, de Ainhoa Sarmiento García, Carlos Palacios Riocerezo e Isabel Revilla Martín; y para el estudio Transformación de la producción convencional a ecológica. El caso de explotaciones agrícolas de secano y ganadería de vacuno de carne en la provincia de Cádiz, de Luis Gonzaga Mateos.

La modalidad de Defensa persigue reconocer la labor de quienes se implican de forma especial en el desarrollo y fomento de este sector. En la categoría de empresa, el jurado ha concedido dos galardones. El primero de ellos ha sido para IngeOliva (Cortijo el Puerto), empresa ubicada en Lora del Río y productora de aceite de oliva virgen extra ecológico.

El segundo ha recaído en La Espelta y la Sal, de Sigüenza (Guadalajara), que se dedican de manera artesanal a la transformación, empaquetado, distribución y venta de espelta y sus productos derivados. En internacional, se ha reconocido la labor de la entidad internacional Soil Association, que trabaja por el desarrollo de la producción ecológica.

Por último, en trayectoria se han concedido dos distinciones. La primera de ellas para José Antonio Morán, agricultor ecológico de Toledo desde el año 2002 y la segunda para Procam, empresa de Motril (Granada) que produce hortalizas ecológicas, así como productos subtropicales.

La entrega de los XXII Premios Internacionales a la Investigación y Defensa en Producción Ecológica se celebrará el próximo domingo 29 de noviembre en Baena. Al acto le seguirá el nombramiento de los nuevos socios de honor de Ecovalia: María Pía Sánchez Fernández; Francisco Javier Márquez Tenedor; Miguel Ángel Gómez Tenorio; Juan Silva Pozo; Andrés Pío Vallés Operé; y aleJAB.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios