Provincia

El PSOE reclama más tiempo de alegaciones para la nueva ordenanza

  • Los socialistas afirman que la medida está encaminada "a recaudar dinero" · El texto, que entrará en vigor en enero del próximo año, se encuentra en periodo de exposición

El PSOE reclamó ayer al PP que prolongue el tiempo de alegaciones durante unos meses para dar a los ciudadanos el plazo suficiente para conocer la nueva ordenanza de convivencia y seguridad ciudadana recién aprobada en el Ayuntamiento por iniciativa popular con el único apoyo del PA. El viceportavoz PSOE, Francisco Javier Tarrías, recordó que la ordenanza "regula cuestiones que afectan a todo el municipio y donde debemos opinar todos". Tarrías ofreció una rueda de prensa junto a la ex alcaldesa de Priego, Encarnación Ortiz y la concejal Francisca Mantas.

Tarrías hizo hincapié en que se trata de una medida muy estudiada por parte de todos los grupos municipales y consideró que "no debía haberse aprobado de forma tan rápida, pues requiere una seriedad por parte del Ayuntamiento ya que se trata de muchos artículos". Además, el socialista indicó que desde su partido siempre se ha defendido la idea de que "los ciudadanos puedan conocer una medida antes de implantarla". Así desde el PSOE consideron que "deberíamos dar un paso atrás y esperar que los ciudadanos opinen", así como estudiar más la medida "ya que hay muchos puntos demasiado estrictos o que desde nuestro parecer no deben recogerse en una ordenanza".

La exalcaldesa manifestó que esta medida municipal está encaminada a "recaudar dinero". Ortiz reconoció que no entiende la premura con la que se ha tratado en los plenos y "la postura reivindicativa de algunos concejales que no han quieren escuchar al resto".

Esta norma que se aprobó en el pasado mes de junio, se desarrolla en 145 artículos que van desde las pautas de conducta en los espacios libres hasta los atentados contra la dignidad de las personas, la degradación visual del entorno urbano (tanto por grafittis, pintadas y otras expresiones gráficas como pancartas, carteles y folletos), el consumo de bebidas alcohólicas, entre otras.

Actualmente, se encuentra en proceso de alegaciones, y hasta el momento son varias las demandas que se han recibido, según detalló en su momento el concejal de Seguridad, Antonio Barrientos (PP). Esta medida prevé sanciones de hasta 3.000 euros en el caso de infracciones consideradas muy graves, tales como romper, incendiar o arrancar equipamientos de los servicios públicos, así como el mobiliario urbano o casos de abandono de vehículos en vías y lugares públicos.

El edil popular ya manifestó que la ordenanza tiene como principal objetivo mejorar la convivencia ciudadana y renovar la norma existente en el Ayuntamiento de Priego, "por quedarse antigua". Además, detalló que se trata en su mayoría de requerimientos de los propios vecinos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios