Subbética

Lucena solicita a la Confederación más puntos de abastecimiento y adecuar el tramo urbano del río

  • El Ayuntamiento ha encargado a una empresa especializada la formulación de alegaciones basadas en fundamentos técnicos y jurídicos

  • La petición de construir balsas de riego con aguas invernales podría beneficiar directamente a la comunidad de regantes de Jauja

Cauce del río Lucena.

La aminoración del volumen hídrico accesible, la exploración de nuevas vías de captación de agua y la histórica pretensión de adecentar y regenerar el tramo urbano del río consolidan las alegaciones que Lucena presentará al Plan Hidrológico Nacional antes de que concluya este año.

Un informe redactado a principios de agosto por Aguas de Lucena ha antecedido y justificado el encargo realizado por el Ayuntamiento a la sociedad GIS, Ingeniería Civil, con la finalidad de redactar con fundamentos técnicos y jurídicos distintas solicitudes de modificación en el proyecto de gestión hídrica nacional. El precio de este servicio es de 6.000 euros más IVA. 

Esencialmente, la empresa municipal respalda la petición de construcción de nuevas infraestructuras, tales como balsas destinadas a la recogida de aguas invernales; la adecuación del curso del río Lucena, en el contorno del principal núcleo poblacional; el incremento del otorgamiento de agua, e impulsar estudios y trabajos encaminados a hallar más opciones de aprovechamiento hídrico.

En la última sesión plenaria, el alcalde, Juan Pérez, incidió en la trascendencia de “poder obtener una concesión” de 63 litros por segundo, “con independencia” de eventuales contingencias y otras “urgencias”. Actualmente, Lucena percibe agua para el suministro fundamentalmente desde el Manantial de Zambra. Los otros dos puntos se localizan en el pantano de Iznájar, en estos momentos con una “capacidad” real del 10%, puesto que la otra mitad, hasta el 20%, “es lodo y es agua que no se puede tratar y difícilmente apta para el consumo”, y “sobrantes” de la Fuente de Campo de Aras.

Directamente a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, ya que gestiona unos 280 millones, el regidor socialista ha requerido colaboración en la financiación de la reconstrucción de la traída del agua desde la aldea ruteña. La ejecución de esta obra de sobresaliente envergadura, ya redactada y presupuestada, asciende a más de siete millones de euros.

En esta misma semana, el primer edil lucentino ha abundado en que el Consistorio ha de defender “intereses generales”. Una premisa incuestionable que por razones indisolubles no obstaculiza que, si la administración local logra el beneplácito de la Confederación para construir depósitos artificiales donde almacenar aguas invernales, también resultara beneficiada la comunidad de regantes Paño Cabezas, radicada en la aldea de Jauja, y que, desde hace años, con diferentes movilizaciones, reclama este permiso específico.

El propio colectivo de este núcleo limítrofe con la provincia de Sevilla, según ha avanzado el alcalde, ya sondea “alternativas diferentes” como, por ejemplo, la cooperación con el municipio sevillano de Badolatosa “para el tratamiento de aguas residuales”.

“Si somos capaces de sustentar propuestas vinculadas a evitar la despoblación”, ha pormenorizado Pérez, al objeto de que la CHG, “en determinadas circunstancias pueda autorizar elementos como balsas de riego”, se alcanzaría “un paso importante”.

Con todo ello, tanto la presentación de alegaciones al Plan Hidrológico Nacional como las opciones diversas ideadas por la comunidad de regantes significan “ideas y propuestas complementarias" en este objetivo específico de garantizar el regadío de los cultivos en Jauja.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios