EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Provincia

Instrucciones para ver las estrellas

  • La Guía Astronómica Reservas Starlight recoge cómo observar los astros de la mejor manera en Sierra Morena y en la comarca del Valle de los Perdroches

Instrucciones para ver las estrellas Instrucciones para ver las estrellas

Instrucciones para ver las estrellas

Córdoba cuenta con dos zonas clasificadas como Reserva Starlight -designación impulsada por el Instituto de Astrofísica de Canarias, que cuenta con el respaldo de la Unesco y de la Organización Mundial del Turismo-, y es una de las provincias españolas con mayor espacio certificado como lugar idóneo para observar las estrellas. Quien hace esta afirmación es el director ejecutivo de AstroÁndalus, José Jiménez, entidad que ha elaborado la Guía Astronómica Reservas Starlight de Córdoba, editada por el Patronato Provincial de Turismo. La guía recoge información sobre qué es el astroturismo, dónde se puede realizar observación astronómica en la provincia y qué cielos nocturnos cuentan en Córdoba con la certificación Starlight por su calidad y su baja contaminación lumínica. Es decir, una compilación de los lugares y espacios de la provincia -un total de 25 municipios- donde se puede disfrutar de las estrellas que pueblan el cielo cordobés y que, además, ofrece la posibilidad de organizar un fin de semana turístico bajo la luz de los astros.

Jiménez destaca la importancia de que Córdoba cuente con dos zonas certificadas como Reserva Starlight: Sierra Morena y el Valle de Los Pedroches. "Contamos con zonas muy despobladas donde la contaminación lumínica es muy reducida; aquí es posible disfrutar de impresionantes estampas de la Vía Láctea cruzando el firmamento", describe, y subraya que otra de sus características es que "Córdoba cuenta con un rico legado cultural y natural". Por ello, continua, "para ver un cielo estrellado no hay que irse muy lejos, sino que podemos combinar experiencias turísticas muy variopintas como la cata de aceite, visitas a restos arqueológicos, senderismo, ornitología y, por supuesto, una noche bajo las estrellas".

Al detalle, la Reserva y Destino Turístico Starlight de Sierra Morena está compuesta por ocho localidades: Montoro, Obejo, Adamuz, Villaharta, Espiel, Villanueva del Rey, Villaviciosa de Córdoba y Hornachuelos. Todas y cada uno de ellas tienen espacios en los que dejarse llevar por el encanto de los astros, además de costumbres relacionadas con las estrellas. Por ejemplo, en Montoro hay una procesión "muy astronómica", según recoge la guía. Y es que, la cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno y Nuestra Señora de los Dolores está muy pendiente del sol en Semana Santa. La procesión sale en la madrugada del Viernes Santo a las 02;00, con lo que el recorrido se calcula para que a las 06:00 la imagen se encuentre en una "posición estratégica para que un rayo de sol ilumine el rostro de la figura".

El cielo cordobés, además, ha contado en los últimos años con episodios tan imposibles de creer como las auroras boreales que se pueden observar en países tan lejanos como Noruega. Ese fenómeno en Adamuz se han visto; en concreto, en 2012 en los Montes Comunales -fue, además, el primero que se ha registrado en la Península Ibérica-, aunque no fue hasta 2014 cuando sus descubridores se dieron cuenta. La guía explica que lo que se vio fue un airglow, "una especie de aurora boreal extremadamente tenue, tanto que es imposible verlo a simple vista en condiciones normales".

La Reserva Starlight de Sierra Morena está considerada como "el mayor parque astronómico del mundo, incluyendo las zonas del resto de provincias", según la misma guía. No en vano, tiene una longitud de más de 320 kilómetros desde la frontera con Portugal hasta los límites con las estribaciones de la sierra de Segura en Jaén. Sierra Morena obtuvo en 2013 esta certificación y cuenta con una gran oferta de actividades y opciones para disfrutar de una noche bajo el firmamento.

Hace un par de años fue cuando la comarca de Los Pedroches obtuvo esta certificación y sus 17 municipios: Cardeña, Conquista, Villanueva de Córdoba, El Guijo, Santa Eufemia, El Viso, Villaralto, Alcaracejos, Torrecampo, Añora, Pozoblanco, Pedroche, Dos Torres, Hinojosa del Duque, Fuente la Lancha, Villanueva del Duque y Belalcázar. Los Pedroches cuenta con numerosos puntos adecuados para observar las estrellas, entre los que destacan parques periurbanos, ermitas o antiguas minas que se distribuyen por la comarca. Cardeña es una de estas localidades donde detenerse a mirar hacia el cielo y, además, dispone de un observatorio astronómico situado junto a su entrada sur. Se trata del que fue el primer observatorio astronómico de la comarca de Los Pedroches. La guía considera también que la zona de la ermita de la Virgen de Luna es uno de los parajes donde se pueden encontrar en Los Pedroches "las mejores condiciones de observación astronómica, un sitio amplio y de fácil acceso". De hecho, este paraje es uno de los lugares donde la Escuela de Astronomía realiza sus sesiones divulgativas y talleres para niños y adultos.

La de Starlight es una acreditación que certifica que se trata de un espacio natural protegido en donde se establece un compromiso por la defensa de la calidad del cielo nocturno y el acceso a la luz de las estrellas y que tiene como función "la preservación de la calidad del cielo nocturno y de los valores asociados, ya sean culturales, científicos, astronómicos, paisajísticos o naturales". Estas certificaciones, además, constituyen una nueva apuesta de desarrollo económico de las localidades de ambas comarcas. Al respecto, Jiménez detalla que el "astroturismo sólo se puede practicar en zonas rurales de interior, es un recurso propio de nuestros pueblos de interior y parques naturales, ayuda a descentralizar el turismo y, lo más importante, hace que la gente pernocte en estos lugares, contribuyendo al desarrollo económico y la generación de empleo".

Según el director ejecutivo de AstroÁndalus, el turista que se decanta por esta opción es un visitante "curioso, interesado por disfrutar de una actividad divulgativa, amena y que se basa en el conocimiento". A su juicio, "a practicar astroturismo acuden personas de muy distintos tipos, pero si algo los une es la pasión por la naturaleza, por la cultura y por la búsqueda de experiencias emocionantes que dejen un recuerdo de por vida; mirar al cielo a través de un telescopio es una de ellas".

Además de los consejos para observar las estrellas del cielo cordobés en cada estación del año, en la guía aparece un apartado reservado para la conservación del cielo nocturno. Se trata de una medida que, según indica Jiménez, es "es absolutamente imprescindible". "No podemos hablar del turismo astronómico si contaminamos nuestros cielos y tapamos las estrellas con la luz de las ciudades, de la misma manera que no podemos hablar de turismo de naturaleza si talamos nuestros bosques", sostiene. Cuenta también que durante décadas "ha habido una gestión de los sistemas de alumbrado público nefasta, literalmente se han malgastado millones y millones de euros en lanzar luz hacia el cielo" y, por ello, asegura que "corregir la contaminación lumínica no es ir a oscuras por la calle, es sencillamente usar la luz donde hace falta, en el suelo". Iluminar hacia abajo, usar solo colores cálidos y no LEDs blancos son algunas de las propuestas que hace con las que, además, "ahorramos energía, evitamos la contaminación lumínica y reducimos drásticamente el gasto económico". En esta punto, considera que "estamos muy lejos de una correcta gestión de la luz como contaminante, pero sin lugar a dudas, el hecho de que la gente empiece a mostrar interés por el turismo astronómico, denota que además, es precio conservar este recurso como motor de desarrollo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios