EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

nuevos municipios | un día histórico tras tres décadas de reivindicaciones

Fuente Carreteros y La Guijarrosa ya son independientes

  • La Junta aprueba al fin la segregación de los ayuntamientos

  • Santaella estudia recurrir la decisión en el caso de que no se apliquen medidas correctoras para paliar la disminución de la población

En el Ayuntamiento de La Guijarrosa se brindó ayer con champán francés, el alcalde lanzó cohetes y hubo lágrimas que se enjugaron con alegría y alivio. Hubo quien sacó del armario la camiseta independentista e, incluso, el coche oficial de las protestas, armado con dos megáfonos y pegatinas de Yo love La Guijarrosa libre, estuvo preparado para festejar por las calles de la localidad su segregación de Santaella: "Hemos esperado 29 años, nueve meses y diez días", apuntó con precisión de relojero el alcalde, Manuel Ruiz (Candidatura Independiente), ojos enrojecidos por el llanto y señal de victoria en la mano.

El consejo de gobierno de la Junta aprobó ayer la creación de ocho nuevos municipios en Andalucía, dos de ellos cordobeses: La Guijarrosa y Fuente Carreteros. La Administración autonómica destacó que, tras una "prolongada experiencia de autogobierno" como Entidades Locales Autónomas (ELA), su constitución se llevará a cabo por segregación de los términos municipales matrices de Santaella y Fuente Palmera, respectivamente. La Consejería de la Presidencia, Administración Local y Memoria Democrática, encargada de tramitar los expedientes, considera que estas nuevas localidades tienen una "amplia experiencia de gestión como ELA y cumplen con todos los requisitos que marca la legislación andaluza de autonomía local". "Es la culminación de una reivindicación histórica que ha sido impulsada por el Gobierno de Susana Díaz. Gracias a la sensibilidad de la Junta, a partir de hoy nuestra provincia cuenta con 77 municipios", subrayó el presidente de la Diputación, Antonio Ruiz.

Fuente Carreteros inicia su andadura como municipio independiente con 1.115 habitantes -según datos de 2017 del Instituto Nacional de Estadística- y una superficie de 9,26 kilómetros cuadrados. Se constituyó como ELA en 1989 y dista del núcleo principal matriz 6,8 kilómetros.

Durante la mañana, la alegría era contenida en el Ayuntamiento mientras aguardaban a conocer la decisión del consejo de gobierno: "No me lo creo todavía", decía con cautela el alcalde carretereño, José Manuel Pedrosa (Olivo), mientras se sucedían las felicitaciones tanto de manera personal como por vía telefónica. Así, la incredulidad se iba transformando poco a poco: "Hasta ahora actuábamos como un Ayuntamiento de hecho, pero no de derecho", admitía, pues las competencias de régimen local las tienen asignadas desde hace cinco años. Concretamente, en el Consistorio -antigua casa que construyeron los colonos para el cura- existe un mosaico de azulejos con el nombre del medio millar de ciudadanos que firmaron en la década de los ochenta para lograr la ELA. Ante esta composición se produjo el abrazo entre Pedrosa y el alcalde de Fuente Palmera, Francisco Javier Ruiz (IU). "Es un procedimiento que se ha llevado de una forma exquisita", subrayó este último.

No hubo abrazo entre alcaldes en La Guijarrosa, ni siquiera una llamada telefónica, como a última hora de la tarde asumía el primer edil de Santaella, José Álvarez (PSOE), tras pasar un día "un poco jodido". "A nosotros se ha dirigido sólo el presidente de la Diputación, pero nadie de la Junta", se quejó. Desde su punto de vista, el procedimiento deja muchas incógnitas sin resolver, la principal el reparto a Santaella de los tributos. De hecho, Álvarez advirtió de que el Ayuntamiento estudiará recurrir la decisión en el caso de que no se establezca algún tipo de compensación para el municipio matriz por la pérdida poblacional.

Sí hubo llamada de la Junta de Andalucía a La Guijarrosa, en concreto de la consejera de Justicia e Interior, Rosa Aguilar, nada más terminar el consejo de gobierno para comunicar la noticia al alcalde guijarroseño, como él mismo confesó más tarde entre abrazo y abrazo. "Siempre nos han pedido calma y por fin ha llegado este momento", subrayó a las puertas del Ayuntamiento rodeado por un grupo de eufóricos vecinos. Una vez conseguida la segregación, los retos del Ayuntamiento serán la redacción de un plan general de ordenación urbanístico propio y la creación de un polígono industrial, se propuso Ruiz, quien no quiso despejar su futuro político con vistas a las elecciones municipales del próximo mayo. La Candidatura Independiente ocupa ahora cuatro sillones en el Ayuntamiento; el quinto pertenece al PSOE, que gobierna en Santaella.

"Aquí va a a tener un aliado y un amigo", se dirigió a Álvarez. "No vamos a mirar hacia atrás, sólo hacia el futuro", dijo intentando zanjar el polémico proceso de segregación, con "numerosas trabas y obstáculos" -se quejó- por parte del Ayuntamiento matriz y del consejo consultivo de la Junta.

Así que el 2 de octubre de 2018 quedará anotado en los anales de La Guijarrosa como "el día más importante de su historia", como dijo su alcalde. Por la tarde se organizó una fiesta en el patio del colegio que se alargó hasta la noche, aunque hay quienes no dudaron en cortar la jornada laboral desde por la mañana, en cuanto al Ayuntamiento llegaron las primeras confirmaciones oficiales sobre la segregación desde Sevilla. Eso sí, no había sido una madrugada fácil: "A las cuatro de la mañana estaba mandándome wasaps con el alcalde de Fuente Carreteros con la incertidumbre y con los nervios".

Igual o más insomnes serán las próximas noches, pues la feria en honor a Nuestra Señora del Rosario arranca mañana, día 4, con el municipio en ebullición. Los primeros brindis se vivieron ayer a mediodía en Casa Ani, punto de encuentro de guijarroseños de todas las edades, en la calle Santo Rosario. "Esto es un sueño hecho realidad", exclamó Beatriz Mariscal, una estudiante de restauración de 23 años que decidió volver de Córdoba para celebrarlo. "Hoy es un día para estar aquí", dijo ataviada con una camiseta con historia: "Cuando era pequeña y mi padre me llevaba a las manifestaciones por la segregación me llegaba hasta los tobillos". Carmen Céspedes, otra guijarroseña "muy involucrada" en la causa, recordó a "muchos antepasados que han luchado por que llegue este día y ya no pueden disfrutarlo". La tertulia se cerró con un brindis al que poco a poco se fueron sumando nuevos vecinos. Y una aclaración: "Que los vecinos de Santaella no se confundan. Contra ellos no tenemos nada ni queremos que esto se viva como un enfrentamiento".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios