Medio Ambiente

Ecologistas denuncia el uso de alambres de espino y numerosos incumplimientos en las vallas de los cotos

  • Un estudio del colectivo conservacionista inspecciona una decena de fincas de caza en Andalucía, dos de ellas en Córdoba: La Campana, en Villaviciosa, y Huerto de Cepas, en Espiel

Vallado de la finca La Campana, en Villaviciosa de Córdoba. Vallado de la finca La Campana, en Villaviciosa de Córdoba.

Vallado de la finca La Campana, en Villaviciosa de Córdoba. / El Día

"Incumplimiento sistemático" de la normativa legal de mallados; cierre y usurpación de caminos públicos y vías pecuarias; fragmentación del hábitat de grandes carnívoros en peligro de extinción como el lince y el lobo... Estas son algunas de las conclusiones de un informe técnico realizado por Ecologista en Acción para evaluar la situación de los vallados cinegéticos en Andalucía. El colectivo verde ha seleccionado diez fincas de siete provincias, entre ellas dos de Córdoba, y todas ellas ubicadas en espacios naturales protegidos.

Según ha explicado este miércoles Ecologistas, han analizado las características del vallado cinegético (altura, luz de malla, pasos de fauna,…), la adecuación a la normativa legal, el cumplimiento de otras normativas legales (vías pecuarias y caminos públicos, aguas, especies catalogadas…), afecciones a la fauna silvestre, al paisaje y también los conflictos existentes. Y las conclusiones "son contundentes" y "particularmente" llamativas en lo que se refiere al "incumplimiento" de las características de los vallados, por ser "claramente visibles" y por la "falta de actuación" de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, responsable de su autorización y vigilancia.

La mayor parte de los vallados inspeccionados superan la altura legal, tienen una luz de la malla menor que la autorizada, tienen instalados alambres de espinos, no disponen de pasos de fauna o algunos de los existentes son trampas para las especies que se suponen deben favorecer, están anclados al suelo o cortan camino públicos, vías pecuarias y ríos, según la radiografía ofrecida por Ecologistas. Además, en algunas fincas se ha detectado la presencia de especies cinegéticas alóctonas, como muflones, gamos, y comederos de jabalíes, hecho "incomprensible" si se tiene en cuenta que los propietarios de cotos y la Federación de Caza denuncian sistemáticamente la sobre abundancia de jabalíes para justificar su caza durante todo el año.

A esto hay que añadir una "normativa muy laxa", que permite vallar fincas de escasa superficie -incluso de menos de 500 hectáreas-, que son "auténticos corrales superpoblados". Ecologistas en Acción ha remitido el informe a los máximos responsables de la  Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible y ha solicitado que comunique las actuaciones que ha adoptado ante las infracciones a la normativa legal detectadas y de los expedientes sancionadores, incoados en los cotos de caza mayor.

En el caso de Córdoba, las fincas inspeccionadas son La Campana, en el término municipal de Villaviciosa de Córdoba, y Huerto de Cepas, en Espiel. Ambas se encuentran en la comarca del Alto Guadiato.

La primera se trata de un coto de caza privado con una superficie de 537 hectáreas y un perímetro de 10,8 kilómetros. Su aprovechamiento principal es la caza mayor y el secundario caza menor. La finca se encuentra en zona potencial de expansión del lince ibérico y dentro de una de las zonas de distribución del lobo ibérico. Además, se incluye en la Zona de Especial Conservación (ZEC) Guadiato-Bembézar. 

Ecologistas ha detectado "incumplimientos" en la malla, con la presencia de alambres de espinos, incluso en parte inferior, así como restos con extremos punzantes. Aunque por su altura pueda ser saltado por el lince ibérico, puede causar algún daño al mismo debido a la doblez en su parte superior y a los alambres de pinchos. Al ser ZEC, puede afectar negativamente a esta figura si esto no se corrige adecuadamente.

Respecto a Huerto de Cepas, en Espiel, dispone de un perímetro de 9,72 kilómetros y una superficie de 462 hectáreas. Su aprovechamiento principal es la caza menor y como secundario la mayor. La finca se encuentra en zona ZEC de Guadiato-Bembézar, y por lo tanto en la zona potencial de expansión del lince ibérico. La finca ya se denunció ante la Delegación de la Consejería de Medio Ambiente de Córdoba el 26 de agosto de 2004 por tener un cercado eléctrico junto al vallado cinegético, ambos no autorizados, así como en octubre de 1997 por, entre otras cosas, la colocación de 41 lazos ilegales.

Según la inspección realizada ahora por el colectivo conservacionista, ahora "incumple de forma generalizada" la luz de malla permitida. Además, debido a la falta de mantenimiento, a su baja altura y a que no tiene fuertes anclajes al suelo como piquetas y cables tensores, la fauna de caza mayor es capaz de abrirse paso por encima o por debajo del mismo; así, se observan excrementos de ciervo encontrados al lado de la vía del tren y pelos de jabalí en hileras de pinchos exteriores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios