Subbética

Dimite la junta de gobierno del Colegio de Abogados de Lucena por discrepancias con el decano

  • La candidatura del decano a la presidencia del Cadeca, sin informar previamente a la junta, ha precipitado la renuncia de cinco de los seis miembros del órgano rector

  • Una junta provisional convocará elecciones para cubrir los cargos vacantes

Junta de gobierno del Colegio de Abogados de Lucena. Junta de gobierno del Colegio de Abogados de Lucena.

Junta de gobierno del Colegio de Abogados de Lucena. / M. González

La junta de gobierno del Colegio de Abogados de Lucena rompe definitivamente con el decano. En los últimos días, han dimitido cinco de los seis miembros del órgano rector: secretario, tesorero, bibliotecario y diputados 1º y 3º.

En una circular interna, el decano, Diego Chacón, ha ratificado su voluntad de continuar al frente de la institución colegial a pesar del cese del resto de los integrantes de su equipo –salvo el diputado 2º, hasta este momento- y apunta “que una eventual dimisión al cargo de decano, conllevaría también la de la presidencia del Consejo Andaluz de Colegios de Abogados”.

Al formalizar su salida más de la mitad de los cargos, decaen las atribuciones colegiadas de esta institución. Los estatutos determinan la constitución de una junta provisional conformada por los letrados ejercientes de mayor edad con el único objetivo de convocar elecciones para renovar las nombramientos vacantes. Esta institución se rige por un sistema de listas abiertas.

Algunos de los dimisionarios acumulan una larga trayectoria en la entidad colegial, desempeñando distintos cometidos en diferentes etapas, como el secretario, Jesús López de Ahumada; o el diputado 1º, Manuel Egea Manrique. Desde 2015, al acceder Diego Chacón al decanato, ingresaron en la corporación José Antonio Vigo Aguilera, diputado 3º; Francisco Rodríguez García, tesorero; y Pascual Ramírez López, bibliotecario.

Actualmente, Diego Juan Chacón y su junta de gobierno afrontaban el segundo período de gestión, tras la reelección colectiva asumida en 2019. El ciclo presente expira en diciembre del 2022.

El decano califica de "irresponsables e inesperadas" las dimisiones

Las fuentes consultadas confirman que la concurrencia de Diego Chacón a las elecciones del Consejo Andaluz de Colegios de Abogados, sin informar previamente a su junta de gobierno, ha supuesto el detonante de la dimisión en bloque. Las mismas fuentes señalan que, a principios de año, en multitud de ocasiones, diversos miembros de la junta le habían expresado al decano su desacuerdo con numerosas decisiones y determinadas actitudes y algunos de los cargos ya plantearon seriamente la dimisión. El grupo de dimisionarios ya pidió entonces al decano que renunciara al cargo. 

Finalmente, en la votación del pasado 27 de noviembre, el letrado ruteño, Diego Chacón, obtuvo la presidencia del Cadeca después de cuatro años como vicepresidente.

En el texto dirigido por el decano a los colegiados, Chacón Morales califica de “inesperadas e irresponsables” las dimisiones y las encuadra en un espacio temporal “coincidente con tres bajas por covid-19 del personal administrativo”. Esta última coyuntura mantiene cerrada la sede colegial.

Niega cualquier “conflicto personal, profesional, colegial o institucional” y acusa a los exmiembros de la junta de gobierno de “quebrantar los períodos de servicio regulados en nuestro estatuto particular”.

Diferencia “la gestión de la junta de gobierno de la decanal” y define como “positivas” ambas, relatando diferentes hechos, consumados desde 2015, como el acondicionamiento y la inauguración de la sede colegial; la multiplicación por cuatro de los recursos económicos; la solución de “los graves conflictos institucionales con el Consejo Andaluz de Colegios de Abogados y el Consejo General de la Abogacía Española"; la celebración de “relevantes” jornadas de formación “muy bien valoradas”; además de fiestas anuales con “destacadas Madrinas de Honor”; y excursiones, todo ello, concluye, “sin dejar de atender el resto de los servicios colegiales” de turno de oficio, asistencia a detenidos, disciplinarios, honorarios y ayudas económicas.

Posteriormente, los dimisionarios han señalado que el decano ha remitido una circular al censo colegial exponiendo que no existen conflictos colegiales que justifiquen estas dimisiones, que califica de inesperadas e irresponsables. Al respecto, los excomponentes de la junta de gobierno desmienten tales afirmaciones, exponiendo que "existen fundadas razones y que, además, son de sobra conocidas por el decano, pero que, precisamente por su naturaleza colegial, consideran que han de ser ventiladas en el propio Colegio de Abogados".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios