Infraestructuras

Córdoba cuenta con 177 kilómetros de autovía que pueden ser de peaje a partir de 2024

  • La A-45 y la A-4 son las dos carreteras principales de alta capacidad y que registran además un volumen considerable de tráfico

Circunvalación de la A-4 a su paso por la capital.

Circunvalación de la A-4 a su paso por la capital. / Miguel Ángel Salas

La polémica está servida desde que hace unos días el Gobierno central ha admitido que estudia implantar un peaje por el uso de las autovías. Esto quiere decir que se establecerán unas condiciones para que los usuarios de estas carreteras abonen un canon por utilizarlas. En el caso de Córdoba, que no cuenta en la actualidad con autopistas de pago, supondría que a partir del año 2024 contaría con una red de 177,7 kilómetros de vías de doble carril con un coste para los conductores.

Se trata de la Autovía de Andalucía (A-4), que atraviesa la provincia desde Villa del Río hasta La Carlota, incluida la Circunvalación de la capital, la Autovía de Málaga (A-45) entre la ciudad de Córdoba y la provincia costasoleña, la CO-32 entre la carretera del Aeropuerto y la A-45 y la CO-31, que bordea la capital y que une la N-432 y la A-4, según los datos del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

De esos casi 178 kilómetros, casi 85 discurren por el itinerario de la A-4, mientras que la A-45 hasta Málaga tiene una longitud de 83,5 kilómetros, que serían todos de pago si se cumplen las intenciones del Gobierno central. La CO-31 y la CO-32 presentan recorridos muy cortos, de apenas tres kilómetros la primera de las autovía y de 6,5 la segunda.

El Gobierno central ha justificado esta medida del peaje como parte del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia en la necesidad de cubrir el déficit de 8.000 millones de euros que acumula la conservación de carreteras y compensar el impacto que la circulación tiene en el medio ambiente. El Ejecutivo de Sánchez prepara una treintena de iniciativas estratégicas sobre movilidad sostenible, con 10.000 millones de inversión, y “una apuesta sin precedentes para facilitar las alternativas al vehículo particular".

Desde la Dirección General de Tráfico, su director, Pere Navarro, ha aclarado que hay excepciones que normalmente se excluyen de estos peajes, como los viajes cotidianos por temas laborales, por razones de estudios o por razones médicas.

Navarro es partidario de aplicar un sistema de pago por usar la red de carreteras del Estado porque así sucede en toda Europa. “En todos los países europeos se paga en la conservación y el mantenimiento de las carreteras de alta capacidad, en todos”, recalcó en su comparecencia ante la Comisión de Interior del Senado, para explicar las políticas del Gobierno en materia de seguridad vial y las últimas reformas aprobadas para reducir el número de víctimas de accidentes de tráfico.

La fórmula es que “quien contamina paga” y “el que usa paga”. Navarro aseguró que en España, tras el fin de las concesiones de las autopistas, este coste lo está asumiendo “el presupuesto del Estado”, por lo que “es un tema de Estado”. “Haríamos bien en ponernos de acuerdo todos para resolver este tema de Estado. No podemos cargar a los presupuestos del Estado la conservación y mantenimiento de autopistas y autovías y hacer que la pobre abuelita que cobra una pensión, que no tiene ni coche, esté pagando la conservación y el mantenimiento de las carteras de alta velocidad”, ha subrayado.

De este modo, Pere Navarro ha instado a los grupos políticos a ponerse de acuerdo en esta materia porque si no, según ha apuntado, Bruselas le dirá a España: “Te envío dinero, pero no es para que paguéis la conservación y el mantenimiento de la carretera".

Preguntado sobre si le preocupa que esta medida traslade el tráfico a las carreteras convencionales, donde hay una mayor siniestralidad, Navarro contestó que no y argumentó que “el viaje largo se hace por autopista o autovía”. “Nadie se va a meter a hacer un viaje largo por la carretera convencional”, ha zanjado.

Lo que aún está por ver es quién pagará por el uso de las autovías y cuánto, pero a buen seguro que el Gobierno tendrá en cuenta el volumen de tráfico de cada una de las carreteras. En el caso de Córdoba, la A-4 presente unos índices bastante altos, sobre todo en la circunvalación de la capital, con más de 36.500 vehículos de media al día. Esa cifra baja hasta los 18.000 en el paso de la Autovía de Andalucía por el Alto Guadalquivir, pero sigue siendo un número considerable.

En cuanto a la A-45, el tramo entre Córdoba y Montilla registra hasta 22.000 vehículos diarios y en la zona de Lucena y la Subbética, la intensidad es de unos 14.000 automóviles al día.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios