Campiña Este

El Convento de Madre de Dios de Baena, una joya histórica que espera ser reconocida como BIC

  • Diferentes iniciativas han solicitado a la Junta a lo largo de los años la protección de este conjunto como Bien de Interés Cultural, y ahora lo pide el Pleno

Exterior del recinto conventual. Exterior del recinto conventual.

Exterior del recinto conventual. / S. Núñez

En el centro de la Almedina, sobrevolando buena parte de los tejados de Baena, el Convento de Madre de Dios es testigo de los siglos. En el interior de sus muros, dentro de esta joya fundada en 1510, una comunidad de monjas dominicas vive los rigores de la clausura. Hacen su día a día entre obras de arte, esculturas, pinturas y rejas de incalculable valor. Razón por la cual sorprende que el conjunto patrimonial no cuente con ninguna figura potente de protección. 

Ante este hecho, el grupo de IU en el Ayuntamiento baenense ha impulsado una moción, apoyada por el resto de partidos que conforman la Corporación municipal, para solicitar la declaración como Bien de Interés Cultural (BIC) de esta iglesia conventual, el coro y el archivo que alberga en su interior, un conjunto de bienes que, pese a su indefinible riqueza, aún hoy son desconocidos para gran parte de la población. Hace una década, el Grupo Cultural Amador de los Ríos ya inició esta solicitud, aunque a fecha actual, inexplicablemente, se encuentra sin respuesta.

Y es que, tal y como destaca este colectivo, este monumento es uno de los más tempranos ejemplos de arquitectura renacentista en la provincia de Córdoba. Pese a que la estructura del convento sufrió grandes daños durante la Guerra Civil y se produjeron reformas, la iglesia no ha sido alterada. Las obras de fábrica de la iglesia de Madre de Dios fueron iniciadas sobre 1525 por Hernán Ruiz I y continuaron en manos de su hijo, Hernán Ruiz el Joven, dos reconocidos artistas andaluces.

Detalle del artesonado. Detalle del artesonado.

Detalle del artesonado. / S. Núñez

A quien no haya tenido la posibilidad de visitarla, allá va una descripción. La iglesia tiene planta de nave única, crucero y dos capillas adosadas. Está cubierta con una bóveda de cañón con lunetos y, artísticamente, lo más notable es la solución que dio Ruiz el Joven a la capilla mayor, que concluyó en 1539, tras los diseños de Diego de Siloé. Se trata de una bóveda de horno de planta poligonal, cubierta por bandas verticales adornadas con motivos florales, que alternan con hileras de figuras que representan apóstoles, ángeles y querubes.

El crucero se separa del cuerpo de la nave por una reja del siglo XVI, que está relacionada con el taller del Maestro Bartolomé. El retablo mayor, realizado en mármol, está formado por banco, cuerpo único y remate en frontón. El espacio central está ocupado por una pintura de temática dominica, de mediados del siglo XVI y delante se encuentra un templete de metal dorado y mármoles policromados, que se remata con una cúpula.

Un conjunto apabullante

Todo el conjunto es apabullante. Se trata de una construcción muy particular y con unos elementos característicos de la época, como la techumbre de alfarje, entre la que destaca el artesonado mudéjar del coro o los restos cerámicos del XVI y la portada de delicada labra de piedra. La declaración como BIC de este templo supondría la aplicación de medidas especiales de protección, de manera que la Administración pública estaría obligada a establecer una estrategia de protección para su conservación, mientras que hoy está sin protección jurídica y sin una regulación en su visita.

Detalle de la puerta de acceso a la iglesia. Detalle de la puerta de acceso a la iglesia.

Detalle de la puerta de acceso a la iglesia. / S. Núñez

Esta solicitud a la Consejería de Cultura se enmarca dentro de la estrategia y la planificación sobre los recursos turísticos de Baena. Y llama la atención que, hasta la fecha, no se haya incluido ninguna figura de protección oficial sobre este importante complejo, que debería potenciarse y ponerse en valor no solo por su valor artístico o su potencialidad, sino por el nexo sentimental que lo une con los vecinos, subraya la moción aprobada en el Pleno por unanimidad.

De hecho, han sido varias y diversas las voces de la sociedad baenense que a lo largo de las últimas décadas han puesto sobre la mesa la necesidad del inicio del expediente de declaración de BIC, pero hasta el momento todas esas iniciativas han caído en saco roto. Esta inclusión permitiría además incluirlo en catálogos y circuitos turísticos.

IU asegura en su moción que, una vez conseguida la proclamación como BIC, el siguiente paso sería  lograr la declaración de Conjunto Histórico, que estaría constituido por la iglesia de Santa María la Mayor, el Convento de Madre de Dios y el Castillo de Baena, un conjunto monumental con pocas similitudes en el global de la provincia. Quizás este reto requiera de un esfuerzo ímprobo, pero el objetivo no es inalcanzable.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios