Día Mundial
  • El 41% del término municipal de Córdoba está clasificado como Área Importante para la Conservación de las Aves (IBA)

  • Castro del Río, Espejo, Baena, Valenzuela, Cañete de las Torres, Bujalance, El Carpio y Villafranca también tienen esta consideración

Por qué la Campiña de Córdoba es tan importante para asegurar la biodiversidad de las aves

Pollos de aguilucho cenizo, un alzacola y una cría de cernícalo primilla. Pollos de aguilucho cenizo, un alzacola y una cría de cernícalo primilla.

Pollos de aguilucho cenizo, un alzacola y una cría de cernícalo primilla. / El Día

Escrito por

· Ángel Robles

Redactor

Cuando se habla de conservación de la biodiversidad, la primera imagen que se viene a la cabeza es la de ecosistemas naturales poco alterados donde las especies más amenazadas pueden sobrevivir alejadas de las perturbaciones provocadas por el hombre. De hecho, lo más frecuente es establecer las áreas protegidas en bosques, ríos, humedales, marismas o ecosistemas de montaña, pero en muy pocas ocasiones se establecen áreas protegidas en paisajes dominados por la agricultura. ¿No hay vida entre los trigales que crecen o entre los campos de girasoles? ¿Carecen las especies que allí viven de valor?

Todo lo contrario. "Hay numerosas especies de aves, algunas de ellas amenazadas, cuyas poblaciones son más numerosas en zonas agrícolas, como por ejemplo la avutarda, el sisón, el cernícalo primilla, el alzacola rojizo, el alcaraván o la misma perdiz roja y, por lo tanto, la distribución de sus poblaciones apenas solapa con las áreas protegidas", advierte José Guerrero Casado, investigador del departamento de Zoología de la Universidad de Córdoba, miembro de la Sociedad Cordobesa de Historia Natural (Socohina) y estudioso de la biodiversidad en la Campiña de Córdoba, solo en apariencia una tierra sin más vida que la de los olivares, los trigales o las vides. 

En otras palabras: no es necesario ver especies tan populares como el lince ibérico, el águila real o el buitre leonado para determinar la importancia de una zona en cuanto a su biodiversidad, cuyo día mundial precisamente se celebra cada 22 de mayo. "Por estos motivos, es importante conocer qué zonas son importante para la conservación de estas especies y, para ello -relata-, la organización BirdLife International ha creado a nivel mundial las Áreas Importantes para la Conservación de las Aves y la Biodiversidad  (IBA, por sus siglas en inglés -Important Bird and Biodiversity Area-), que son aquellas zonas reconocidas bajo criterios científico-técnicos como esenciales para asegurar la conservación de las poblaciones de aves".

En España hay 469 de estas IBA, y una de ellas incluye la Campiña de Córdoba, la denominada IBA-ES232. ¿Por qué? "Es un hábitat propicio para varias especies de aves esteparias y típicas de medios agrícolas", insiste Guerrero, quien anima a los cordobeses a mirar también hacia la Campiña de la misma manera que se hace con la Sierra. La IBA de Córdoba abarca el 41% del término municipal y más allá, pues también se expande por Castro del Río, Espejo, Baena, Valenzuela, Cañete de las Torres, Bujalance, El Carpio y Villafranca de Córdoba.

En la provincia de Córdoba, hay otras seis IBA: Sierra Morena, el Alto Guadiato, Pedroches Occidental, la Campiña de Santaella, la Subbética y las zonas húmedas del Sur. Otras dos IBA afectan parcialmente al territorio provincial: la Sierra de Andújar (parte de Cardeña y Montoro) y la Alcudia (el límite de la provincia con Ciudad Real). De todas ellas, la de la Campiña de Córdoba es la más importante en extensión con 128.626 hectáreas. La siguiente es la de Sierra Morena, que coincide parcialmente con el parque natural de Hornachuelos (123.881 hectáreas).

Mapa IBA de la Campiña de Córdoba. Mapa IBA de la Campiña de Córdoba.

Mapa IBA de la Campiña de Córdoba. / Sociedad Cordobesa de Historia Natural

"La Campiña no se caracteriza por albergar muchas especies, sino por ser el hábitat de especies singulares, como, por ejemplo, la avutarda, el sisón, el alcaraván, el cernícalo primilla o el aguilucho cenizo, que encuentran en este tipo de ambientes su hábitat idóneo", explica Guerrero. En el recién actualizado Libro Rojo de las Aves de España, el sisón y la carraca están catalogados como en peligro de extinción, y el cernícalo primilla y el aguilucho cenizo, como vulnerables a la extinción.

La siguiente pregunta es: ¿Cuáles son los principales riesgos y amenazas para las especies, en un entorno tan manipulado por el ser humano? La agricultura intensiva, la prácticamente desaparición de la vegetación natural y los recientes cambios en el uso del suelo, como por ejemplo la proliferación de cultivos leñosos, especialmente el olivar", aclara el zoólogo. Y es que muchas de estas especies necesitan grandes superficies de herbáceas para anidar.

Las IBA fueron creadas a nivel mundial por la organización BirdLife International, y en España, es  SEO/BirdLife quien se encarga de identificar y hacerle el seguimiento. Se trata de una figura de reconocimiento de la importancia de un sitio para la conservación más que una figura de protección, y aunque algunas de ellas coinciden con espacios naturales protegidos, "la mera declaración como IBA no asegura su conservación". Guerrero, no obstante, pone el ejemplo de "varios países" que han utilizado las IBA  "como base para declarar nuevos espacios naturales protegidos".

¿Hace falta, por tanto, más implicación por parte de las administraciones? La respuesta es clara: "Algunas IBA, como el caso concreto de la IBA Campiña de Córdoba, vienen a suplir la falta de acciones conservacionistas en zonas agrícolas, ya que la mayoría de los espacios naturales protegidos y otras medidas de conservación no suelen tener lugar en estos ambientes. En este sentido, sí es verdad que hace falta más implicación de las administraciones para conservar la biodiversidad en zonas agrícolas como la IBA232", concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios