Provincia

La niña de Baena fue violada en dos lugares distintos y en pleno día

  • Los hechos ocurrieron sobre las 17:30 del 2 de julio en el patio común de unos bloques junto Polideportivo, donde la menor sufrió la agresión de cuatro jóvenes, mientras que lo otros dos abusaron de ella en la piscina

Comentarios 3

La niña de 13 años de Baena que presuntamente fue violada el pasado 2 de julio por cinco menores y un joven -el grupo tiene entre 13 y 22 años- recibió la agresión a plena luz del día y en dos lugares diferentes. Este último dato lo aportó la propia madre de la niña, María José Torres. Los hechos tuvieron lugar sobre las 17:30 de ese día en el patio común de unos bloques de vivienda ubicados entre las calles Espejo y Sargento Domingo Argundo, en uno de los laterales del Polideportivo Municipal de la ciudad del Guadajoz. En ese lugar, la niña sufrió la agresión de cuatro de ellos, mientras que lo otros dos abusaron de ella en los vestuarios de la piscina municipal, ubicada a tan sólo unos metros del polideportivo baenense.

Los padres detallaron que todo comenzó cuando la niña se encontraba en la piscina municipal y un conocido suyo con el que al parecer había tenido una relación se le acercó y le pidió que saliera con él con el propósito de reiniciarla. Fuera del recinto les esperaban varios menores y fue entonces cuando su amigo le chantajeó con enviarle a sus padres imágenes grabadas con un móvil sin el consentimiento de la niña y en las que presuntamente aparecían manteniendo relaciones si no accedía a que la violara el grupo de menores y el joven. "La niña accedió a salir del recinto porque el chico le gustaba y creía que le iba a pedir salir", puntualizaron los padres de la menor. Según informaron fuentes próximas a la investigación, una mujer de avanzada edad vio al pasar por los alrededores del patio común lo que en principio le pareció una "situación extraña, en la que un grupo de menores parecía que forzaban a una niña" vistiendo únicamente bañadores y chanclas. La mujer tardó unas cinco horas en dar cuenta de lo sucedido a la Policía Local, ya que no lo hizo hasta que su marido acudió al domicilio conyugal y le contó lo sucedido. Los agentes municipales remitieron la denuncia de la mujer a la Guardia Civil.

Una vez que se consumaron estas cuatro violaciones, el grupo volvió a la piscina municipal, donde los otros dos consumaron la agresión en los vestuarios de esas instalaciones. "Entiendo que mi hija no chillara y nadie la escuchara, ya que estaba amenazada", explicó la madre de la menor. Tres días más tarde, la niña le contó a su madre "que la habían violado seis niños", explicó María José. La reacción de los padres fue acudir en principio a la Policía Local "y allí nos dijeron que los hechos eran tan gordos que donde teníamos que ir a denunciarlo era a la Guardia Civil", detalló la madre. El instituto armado procedió a la detención inmediata de los presuntos agresores. María José aseguró que no les conocía, pero ya sabe que "uno de ellos es disminuido, o al menos eso dicen, por lo que no le va a pasar nada, como tampoco le va a pasar a otro de ellos, de 13 años, porque no tiene edad para ser imputado. Nosotros, no obstante, lo que queremos que se haga justicia", incluyendo un cambio en la Ley del Menor si es necesario para ello. El menor de 13 años y el disminuido están en libertad con orden de alejamiento de la víctima.

El Juzgado de Menores de Córdoba decretó además -el pasado 7 de julio- el ingreso en un centro de internamiento de menores para otros tres presuntos implicados, mientras que otro juzgado dictó prisión incondicional para el joven de 22 años, que responde a las iniciales A. C. R, que participaron en la agresión. La mayoría de ellos viven en la barriada de San Pedro de Baena. Concretamente, los menores se encuentran recluidos en régimen semiabierto en centros de la Junta de Andalucía de las provincias de Córdoba, Sevilla y Granada. Fuentes cercanas al caso han explicado que el internamiento de los tres menores tiene un plazo máximo de seis meses, si bien se espera que antes de ese plazo se celebre el juicio por la presunta violación. Fuentes judiciales detallaron que los tres menores internados no cayeron en contradicciones en su declaración y que no parecían ser conscientes de la gravedad de los hechos.

Ayer, la delegada provincial de Justicia y Administración Pública, Mercedes Mayo, justificó el internamiento en régimen semiabierto de los tres menores -que tienen entre 14 y 17 años- en que "es posible, ya que la calificación provisional del Ministerio Fiscal [que no la definitiva] en el auto de medidas cautelares ha sido como abusos continuados y no como violación". Ayer también, la coordinadora del Instituto Andaluz de la Mujer, Juana Baena, manifestó que este caso que es un "hecho lamentable que constata que la violencia de género no tiene edad" y que "no hay un perfil claro de maltratador".

Al conocer el suceso, la Asociación Pro-Derechos del Niño y de la Niña (Prodeni) pidió a la Administración que articule servicios de control en lugares de ocio públicos frecuentados en verano por adolescentes "para evitar que se produzcan situaciones de riesgo como la ocurrida en Baena". El portavoz de Prodeni, José Luis Calvo, indicó que existen lugares de ocio muy frecuentados por los adolescentes en verano como las piscinas públicas o la discotecas en los que los menores se relacionan con "total libertad y sin ningún tipo de vigilancia" que deberían de estar controlados o regulados para mayor seguridad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios