fuente palmera

El Ayuntamiento aprueba el proyecto de Los Fruteros tras 20 años de vicisitudes

  • El presupuesto material calculado es de 3,8 millones de euros, aunque se ejecutará por fases según la demanda

  • El plan parcial regula 134.010 metros cuadrados de terreno

Terrenos donde se ubicará el futuro polígono industrial. Terrenos donde se ubicará el futuro polígono industrial.

Terrenos donde se ubicará el futuro polígono industrial. / el día

Después de dos décadas de vicisitudes, esperas y problemas encadenados, el Ayuntamiento de Fuente Palmera ha aprobado definitivamente el proyecto de urbanización del polígono industrial Los Fruteros, con un presupuesto de 3,8 millones de euros y un plazo de ejecución de 18 meses. Las obras, no obstante, se harán por fases ante la dificultad de intervenir económicamente al mismo tiempo sobre los 134.010 metros cuadrados de extensión de la zona fabril. Harán falta al menos cinco fases para completar el polígono, si bien ello dependerá de la evolución de la demanda, según advirtió el alcalde, Francisco Javier Ruiz (IU), quien aseguró que diversos empresarios ya han mostrado su interés por establecerse en Los Fruteros.

La licitación de la primera carga de suelo incluye fondos del Plan Provincial de Obras para el cuatrienio 2016-2019 de la Diputación de Córdoba, con un montante de algo más de un millón de euros, de los cuales el Consistorio aporta 470.000 euros. A esta cantidad hay que sumar los 140.000 euros incluidos en el presupuesto municipal de 2018 para el soterramiento de la línea eléctrica. El polígono ya ha recibido los informes favorables tanto de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) como de la Junta de Andalucía. A partir de ahora, las distintas fases del polígono se irán acometiendo conforme a la demanda real.

El proyecto ya cuenta con los informes favorables de la CHG y la Junta de Andalucía

La historia de la zona fabril arranca en 2003, con un acuerdo entre el Ayuntamiento -presidido entonces por el socialista Antonio Guisado, condenado por prevaricación- y un particular, con quien firmó un convenio que implicaba el desarrollo de la zona mediante un sistema de cooperación.

El expediente se vio inmerso en una espiral jurídica y urbanística de irregularidades, incluida una compra en 2003 por parte de 19 particulares, quienes adelantaron hasta el 50% del coste de los terrenos, hasta sumar un importe de 630.000 euros. Un juzgado de Posadas abrió diligencias por una presunta comisión de delitos de malversación de caudales públicos y contra la ordenación del territorio, por los que imputó al entonces alcalde del municipio y al secretario accidental del Ayuntamiento, Carmelo Tubío.

Fue a lo largo de 2011 cuando la mayoría de compradores presentó a título individual solicitudes en el Consistorio con el fin de que se reconocieran sus derechos en la compraventa de esta superficie. Ante esta reclamación, la corporación encargó un informe al secretario y se suspendió la tramitación.

En marzo del año pasado, el Ayuntamiento y la Diputación daban un importante paso adelante, con la enterga del proyecto de urbanización del plan parcial. El objeto de dicho proyecto era la regularización de las fincas existentes, así como la distribución de las cargas derivadas de la ordenación urbanística y de su ejecución. Además, dicho proyecto recogía la localización del aprovechamiento urbanístico en suelo apto para la edificación, la adjudicación al municipio de Fuente Palmera de los terrenos de cesión obligatoria y gratuita y la adjudicación de fincas resultantes.

"Lo importante no es lo que ha ocurrido hasta ahora con el polígono de Los Fruteros, sino lo que va a pasar a partir de ahora, ya que cerramos una de las etapas más nefasta del urbanismo de la Colonia, que ha lastrado el desarrollo industrial y empresarial de nuestro municipio durante décadas, para encaminarnos a un futuro más próspero para todos los vecinos", subrayó el regidor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios