Alto Guadalquivir

El Ayuntamiento de Montoro cierra tres parques por la noche y avisa de sanciones

  • El Pleno aprueba una ordenanza sobre el uso de jardines con multas de hasta 3.000 euros

  • Las zonas de Romero Esteo, Clara Campoamor y Blas Infante son inaccesibles desde medianoche

Zona de esparcimiento de Romero Esteo. Zona de esparcimiento de Romero Esteo.

Zona de esparcimiento de Romero Esteo. / T. Coronado

Comentarios 0

Garantizar el descanso de los vecinos y, al mismo tiempo, fomentar un ocio responsable es el objetivo de una ordenanza recientemente aprobada por el Ayuntamiento de Montoro con no poca polémica y que en los últimos días ha empezado a aplicar una de sus medidas más controvertidas: el cierre de tres espacios públicos en horario nocturno.

En concreto, el parque Romero Esteo, la plaza Clara Campoamor y la zona de Blas Infante, también conocida como el barrio del Francés, tienen ya horario restringido: abren a las 08:00 y cierran a medianoche –a las 00:30 los viernes, sábados y vísperas de festivo–.

Según consta en la resolución firmada por el concejal de Urbanismo, Infraestructuras Públicas, Seguridad Ciudadana y Servicios Sociales, Antonio Javier Casado (PSOE), de octubre a mayo el horario será más restrictivo: de 08:00 a 22:00.

“Hemos adoptado el modelo y el horario de otras ciudades para que sea posible compaginar el derecho de los vecinos al descanso y, al mismo tiempo, permitir un ocio responsable y sano”, explica la alcaldesa montoreña, Ana María Romero, quien insiste en que el Ayuntamiento será “flexible” y en que “no se trata de una medida atípica”.

El debate, no obstante, está en la calle pese a que, según la regidora, la medida responde a una petición de los vecinos de las zonas afectadas, quienes llegaron incluso a solicitar al Ayuntamiento que eliminara estos espacios de esparcimiento.

El problema –relata un vecino de los bloques de Romero Esteo que ha puesto numerosas quejas– viene de años atrás, cuando grupos de jóvenes empezaron a tomar la zona hasta altas horas de la madrugada. El vecino relata que el problema no son únicamente los ruidos, sino el comportamiento incívico de algunos de estos usuarios, que han realizado pintadas en las paredes, lanzado petardos a los bloques o proferido insultos y amenazas a los residentes que les han llamado la atención.

Por lo pronto, el Ayuntamiento ha advertido que el incumplimiento de los horarios conllevará una multa de hasta 750 euros al incluirse en la ordenanza como una falta leve. Si bien las sanciones tipificadas como graves pueden alcanzar hasta los 3.000 euros, según consta en la ordenanza que, como subraya la alcaldesa, ha sido aprobada con la unanimidad del Pleno municipal.

La nueva normativa pretende erigirse como “un instrumento jurídico de protección de los parques infantiles y zonas públicas ajardinadas y concienciar a los ciudadanos de su uso y disfrute de una forma lógica y adecuada”. Así, el objetivo es “minimizar las molestias que su uso pueda ocasionar al resto de los ciudadanos cuando se utilicen de forma incívica e irresponsablemente”.

Para ello, el Ayuntamiento ha diseñado “una eficaz fórmula de intervención, mediante medidas legales correctoras y sancionadoras de estas conductas, y la preservación de los elementos vegetales para lograr que se mantenga la estética, la tranquilidad y la calidad ambiental característicos de estas zonas”.

La ordenanza clasifica las infracciones en tres tipos: leves, con multas de hasta 750 euros; graves, con sanciones de hasta 1.500, y muy graves, por comportamientos que pueden llevar aparejado el pago de hasta 3.000 euros.

Cortar flores, encender fuego en lugares donde no se permita, tirar basura en zonas ajardinadas o alcorques, pisar el césped o caminar por parterres son algunas de las acciones que se consideran infracciones leves. Si un ciudadano reincide en su actitud en el plazo de un año, podría enfrentarse a una infracción grave.

Las muy graves incluyen acciones como pegar carteles en lugares donde no se permita, como farolas; lavar vehículos, ropas, tender en el espacio público o tomar agua de las bocas de riego; acampar en los jardines o realizar necesidades fisiológicas en el espacio público.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios