Última hora La Policía Nacional detiene a dos nuevos empresarios por el caso Infraestructuras

Provincia

El Ayuntamiento pedirá a Cultura que autorice las visitas al Castillo

  • La propietaria de la fortaleza, declarada Bien de Interés Cultural, declina mantener una entrevista con el alcalde Una dispensa de la Junta permite que el monumento esté cerrado

El Castillo de Frías, en Montemayor, uno de los mejor conservados de la provincia, continúa inexpugnable asomado a la campiña. Tanto es así que ni los propios vecinos de la localidad, ni mucho menos los turistas, pueden visitar este recinto del siglo XIV. Pese a que su declaración como Bien de Interés Cultural (BIC) obliga teóricamente a los propietarios a abrir el monumento al menos cuatro días al mes, una dispensa total concedida por la Junta de Andalucía permite que el Castillo siga cerrado al entender la Administración autonómica que el complejo, en su totalidad, es utilizado como residencia particular.

El alcalde de Montemayor, Antonio García (IU), anunció ayer que mantendrá una reunión con la consejera de Cultura, Rosa Aguilar, el próximo mes de septiembre para pedirle que busque una fórmula que permita las visitas turísticas a la fortaleza, al menos en los días que determina la Ley del Patrimonio Histórico Español. García informó de que, desde que el nuevo equipo de gobierno llegó al Ayuntamiento el pasado junio, no han cesado las gestiones para conseguir este objetivo, que IU llevaba en su programa electoral.

La primera decisión fue solicitarle una reunión a la heredera del bien, María Concepción de Silva y Azlor de Aragón, para ponerse "a su disposición". La propietaria respondió en julio declinando la invitación, por lo que dio un cerrojazo a mantener cualquier vía de comunicación con el municipio. El siguiente paso que dará el equipo de gobierno es reunirse con la Consejería de Cultura, competente en la materia.

"Tener el Castillo cerrado es como un castigo a los vecinos, porque nadie ha tenido nunca la oportunidad de entrar y verlo", reflexionó el alcalde, quien avisó de que en los próximos cuatro años seguirá "peleando con las fórmulas legales pertinentes" para conseguir este objetivo. "Voy a mover todos los hilos disponibles", recalcó García, quien recordó que los últimos alcaldes montemayorenses han trabajado también por este objetivo sin lograr el priopósito.

El Castillo Ducal de Frías forma aparece en el escudo oficial de Montemayor y es parte fundamental del imaginario colectivo de la localidad, consideró el regidor. Tanto es así que innumerables negocios y empresas del municipio lo llevan como insignia, dijo, sin que -lamento- ni vecinos ni turistas tengan la posibilidad de conocerlo.

La fortaleza fue construida en el siglo XIV, en la repoblación de la villa, y se sitúa en lo más alto del monte que le da nombre, rodeado de arboleda. Considerado uno de los mejores ejemplos de arquitectura militar de la provincia de Córdoba, está formado por un recinto triangular en cuyos vértices se sitúan sus tres torres: las Palomas, la Mocha -así llamada por carecer de almenas- y la del Homenaje, la más alta, rematada con cuatro garitas en sus esquinas.

La Ley del Patrimonio Histórico Español determina que los propietarios y titulares de derechos reales sobre los BIC, o quienes los posean por cualquier título, están obligados a permitir y facilitar su inspección por parte de los organismos competentes, su estudio a los investigadores, previa solicitud razonada de éstos, y su "visita pública" en las condiciones de gratuidad que se determinen reglamentariamente, al menos cuatro días al mes, en días y horas previamente señalados. La misma normativa, no obstante, determina que "el cumplimiento de esta última obligación podrá ser dispensado total o parcialmente por la Administración competente cuando medie causa justificada", como ocurre con el Castillo de Montemayor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios